Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 5 2005 53 El Consejo Escolar reclama que la Religión no tenga asignatura alternativa Cuatro millones de personas se benefician de la red sanitaria El epicentro de la Fundación Vicente Ferrer se encuentra junto a la ciudad de Anantapur, una localidad de segunda fila atestada de coches, motos y bicicletas, donde tiendas, puestos ambulantes y pequeñas viviendas han surgido sin orden ni concierto, un absoluto caos que quiere despegar al desarrollo. Anantapur es la capital de una región rural cuya extensión es similar a la de la provincia de Cáceres. Cuatro hospitales y un centro de planificación familiar, construidos por la Fundación Vicente Ferrer- -con la colaboración de entidades como la farmacéutica Novartis- intentan cubrir las necesidades sanitarias de cuatro millones de personas. El hospital regional de Bathalapalli es la joya de este gran proyecto. Atiende a entre 400 y 800 pacientes cada día y en él ya se han realizado más de 5.000 Aldea de Borampalli. Cuatro días a la semana se distribuye en los pueblos un huevo cocido entre niños, embarazadas y mayores para compensar las carencias de su dieta Hospital de Bathalapalli. La Fundación ha formado a cientos de comadronas que se distinguen por un sari verde. Hay una por cada aldea, que cuida de las embarazadas y de sus bebés intervenciones quirúrgicas. Cuenta con unidades de medicina interna, pedriatría, neonatología, cirugía, cuidados intensivos y una sala de urgencias. Un grupo de 19 médicos trabaja en este centro y vive en las inmediaciones para atender las incidencias a cualquier hora. La Fundación ha formado al personal asistencial y de mantenimiento. Junto al hospital, un centro para enfermos de sida intenta controlar el avance de la enfermedad. Desde él se presta atención médica a los afectados y se mejora su calidad de vida. Al mismo tiempo, se educa a la población sobre la enfermedad y se enseña el uso del preservativo. Centro de niños ciegos en Bathalapalli. Sesenta y ocho niños con dificultades de visión o ciegos se forman y desarrollan en esta escuela lias más desfavorecidas son propiedad de la mujer explica Sasi. Ellas también se van haciendo fuertes a través de los denominados sangham grupos de unas quince mujeres presentes en cada aldea. Sasi describe la encomiable labor de esas asociaciones: Las mujeres se reúnen y cuentan sus problemas. Cuando un hombre se gasta en vicios el dinero que gana una mujer, ella lo expone al sangham que después reprime al marido. Si no hace caso, llegan grupos de otras aldeas a protestarle Más tarde una voluntaria confirma esas palabras: Incluso ya se están dando casos en que los sangham plantan cara a los maridos que maltratan a sus esposas Los mayores logros Dos millones de personas y más de 1.500 aldeas se benefician de los 120.000 apadrinamientos que la Fundación Vicente Ferrer ha conseguido captar en España desde 1969. Aún queda mucho por hacer, pero hasta ahora estos son los logros cumplidos: Sanidad. Cuatro hospitales y un centro de planificación familiar cubren las necesidades sanitarias de millones de personas en la región de Anantapur. Educación. La Fundación ha construido 1.597 escuelas de apoyo para los niños más pobres que encontraban problemas de adaptación y preparación en los colegios públicos. Gracias a este proyecto 135.000 pequeños han accedido a la educación. Mujer. Se han constituido 3.128 shangams que aglutinan a más de 40.000 mujeres. Cerca de 900 pueblos poseen un fondo para el desarrollo de la mujer. Ecología. Más de cien mil personas se benefician de un fondo permanente para la sequía. Se han plantado cerca de cinco millones de árboles. Vivienda. Se han entregado más de 11.000 viviendas a las familias más desfavorecidas. Discapacidad. La Fundación ayuda a más de 18.000 personas discapacitadas para su integración en la sociedad. Ha construido además 16 escuelas- residencias para niños especiales. Las viviendas que entregamos a las familias más desfavorecidas son propiedad de la mujer Raji cree en la necesidad de controlar la natalidad: En esta generación es mejor tener dos hijos y un futuro avances que han ido acompañados de una verdadera revolución social. La mujer comienza incluso a hacer frente a las lacras más enquistadas en una sociedad cuyo progreso se ve frenado por el cerrado sistema de castas. Raji, una joven de 28 años con dos hijos, está convencida de que el control de natalidad en la India resulta imprescindible para el despegue de su país. En esta generación, mejor tener dos hijos y un futuro afirma. Un objetivo que se extiende gracias a la labor de las comadronas y enfermeras formadas por la Fundación. El pueblo elige a una joven para que sea la matrona de la aldea. Ellas atienden a las mujeres embarazadas, les explican la dieta Lacras enquistadas Cuando existe, la solidaridad es la cara amable de la sociedad india, porque ocultos todavía subyacen los peores males, algunos se dejan ver a través de los ojos de muchos voluntarios. En la intimidad y al calor de la noche, alguien desvela sus momentos más angustiosos en la India: la desolación de las víctimas del tsunami que lo han perdido todo; los niños discapacitados escondidos en las aldeas; las mujeres violadas en el silencio más absoluto y otras que son raptadas y no se vuelve a saber de ellas... Pero los muros se derrumban. Prueba de ello, y a simple vista, son los logros de la Fundación Vicente Ferrer, que deben seguir, la higiene que han de mantener, cuidan de los recién nacidos... Incluso convencen al marido y a los suegros para que den permiso a la esposa y se pueda practicar la ligadura de trompas cuando ya ha tenido dos hijos. Es lo mejor para el futuro de los niños y de la familia Raji también es traductora de la Fundación, un trabajo que le llena de orgullo. Los maridos han aprendido y ya no ponen obstáculos a nuestro trabajo Su compañera, Bhavani, es otro ejemplo de los avances sociales en Anantapur. Después de casarse y dar a luz a dos hijos, su marido le animó a estudiar. Durante un año se alejó de su hogar y se preparó como profesora. Regresaba algunos fines de semana para ver a mi familia recuerda. Bhavani está convencida de que es la mujer quien debe dar un giro a su propia vida, a través de la educación de sus hijos y de ella misma. Eso sí, con mucha paciencia y trabajo dice. Muchas mujeres se casan con 14 años y cuando llegan a los 18 ya tienen tres hijos. La vida que les espera es horrible. Hay que hacerles entender eso Una labor que acaba de comenzar. Una verdadera revolución social que en Anantapur hace honor a su nombre: una Ciudad del Infinito para los intocables. Información: www. fundacionvicenteferrer. org. Teléfono: 902 22 29 29