Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 5 2005 Madrid 41 Un rumano muestra un pasaporte con visado de hace una semana. Habla el español casi perfectamente Los aluniceros suelen provenir de la zona sur de la capital y revientan comercios de los barrios más ricos miro de la Cruz- que casi el 80 por ciento de los delitos y faltas del distrito de Chamartín lo cometen extranjeros También hay que tener en cuenta, a la hora de echarse a la calle en busca de delincuentes, las características de cada territorio. Por ejemplo, en Chamartín, a diferencia de lo que ocurre en algunos distritos del sur, es muy difícil ver toxicómanos en plena calle. Es más usual el robo en viviendas o el temido alunizaje Como el que a punto estuvo de terminar con el escaparate de una tienda de informática en la calle del Corazón de María. Los malhechores intentan sacar un coche aparcado justo ante el local para empotrar un todoterreno. La alarma del vehículo sonó, y eso sirvió para que desistieran de su intento. El coche apareció con una de las lunas bajada, casi a mitad de la calle y con numerosas huellas- -eso sí, de guantes- -en su carrocería. Los tan temidos aluniceros suelen pertenecer a bandas de peligrosísimos delincuentes que provienen del sur de la ciudad- -el distrito de Villaverde es su cuna -y se acercan a los barrios de mayor poder adquisitivo- -como Salamanca y Chamartín- -a cometer sus palos El conductor de un coche busca la documentación requerida por los agentes La Policía registró el interior de varios vehículos Paran a más y más ciudadanos. Hay de todo: payos y gitanos, españoles y extranjeros, hombres y mujeres, niños de papá y currantes que se dirigen a Mercamadrid... hasta un famoso futbolista español, que viaja en el deportivo que le ha prestado un amigo y al que le falta parte de la documentación. Otro universo es el de los objetos que portan estas personas: hachís, papel de liar, un bastón de madera, objetos de oro de dudosa procedencia, alguna navaja más y una ristra de preservativos. Quién diría que todo eso cupiera en un bolsillo. Incluso otro sospechoso, nada más ser requerido por la Policía, reconoce sin ningún pudor que ha estado en la cárcel. Eso sí, poco tiempo y por llevar una navaja arguye. El historial informático de los agentes va por otros derroteros: tenencia ilícita de armas, agresión sexual y estafa. Otro de los delitos que más concienciación y atención requieren son los de violencia doméstica. La alarma salta muy cerca de El Viso. Un miembro de una pareja le ha puesto el ojo morado al otro: la agresora es la mujer. Según relatan, se acaban de conocer y habían acudido al domicilio del hombre. Allí, sobre las tres de la madrugada, él le pide a ella que abandone la vivienda. Ella se niega por temor a transitar por la calle a esas horas, y le calza un derechazo en plena cara. El hombre, de origen suramericano, asegura que entre él y la chica no hay relación formal alguna. Así consiguen- -indica un agente- -que no se trate el asunto, en caso de denuncia, como violencia doméstica, y sólo se tratará como una falta mente, casi con total seguridad, montará en un avión especial fletado por el Gobierno para devolverlo a Colombia. Es el primer detenido de la noche. Sin embargo, el reciente proceso de regularización masiva de inmigrantes auspiciado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales está provocando que, mientras estas personas documenten que su solicitud está en proceso, no se les pueda extraditar. Es el caso de un joven rumano que muestra un pasaporte con un visado de turista sellado hace tan sólo una semana. Habla el español casi con total perfección. La situación de la seguridad en Madrid, por las razones que sean, está sufriendo una continua metamorfosis debido a las nuevas formas de delincuencia. Tanto- -explica el inspector Edel- Hachís, joyas, armas... Mientras, el dispositivo de la avenida de Alfonso XIII da sus últimos coletazos. Hay overbooking de coches en la vía. En una hora, las grúas municipales han requisado cinco vehículos. Un chico no lleva la documentación. Pasaba en moto, acompañado de un amigo que, en un lamentable estado, reconoce que tiene un antecedente. Se ofrece a ir a casa de su amigo a buscar la documentación. Las infracciones se cuentan a pares. El conductor de la moto no dormirá en su casa. Segundo detenido en 45 minutos.