Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 29 5 2005 ABC Militantes del PSC amagan con la escisión si el PSOE no frena la deriva nacionalista Denuncian la complicidad socialista en las restricciones de los derechos individuales b Este colectivo ha enviado una segunda carta a los dirigentes del PSOE en la que piden a Zapatero que tome la iniciativa ideológica para garantizar la Cataluña plural MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Son pocos, pero están dispuestos a hacerse oír. Un grupo de militantes del Partit dels Socialistes de Catalunya, críticos con la deriva nacionalista de esta formación y del Gobierno de Pasqual Maragall, ha decidido trasladar su malestar a la dirección del PSOE. Dentro del socialismo catalán han convivido tradicionalmente dos sensibilidades distintas pero complementarias desde el punto de vista electoral- -la opción catalanista y burguesa, representada por Pasqual Maragall, y la vertiente denominada españolista liderada por el primer secretario y ministro de Industria, José Montilla, que es quien realmente controla el aparato del partido- Ahora, sin embargo, ese equilibrio podría romperse porque un centenar largo de militantes, agrupados bajo la denominación socialistas en positivo no se consideran representados por sus dirigentes. Este sector, que se siente huérfano del PSOE, condena lo que considera una deriva nacionalista por parte del PSC y lamenta que Maragall, condicionado por los independentistas de ERC, ponga el acento en asuntos como la financiación autonómica o la redacción de un nuevo Estatuto, limitándose a continuar la línea soberanista que impuso CiU durante sus 23 años de gobierno. Los integrantes de esta corriente crítica firmaron hace días una carta, que posteriormente remitieron a varios di- rigentes del PSOE, en la que denunciaban el sometimiento del PSC a las tesis catalanistas que excluyen a todo aquel que no comparta el pensamiento oficial. Pero como la dirección del PSOE negó tener constancia de esta misiva, han decidido enviar otra, no ya de 4 páginas, sino de 8. En este escrito, al que ha tenido acceso ABC, se describe lo que este grupo califica como una espiral de silencio de la que participaría el PSC, y que impide el debate sobre ideas en Cataluña. Las causas de la lengua y la construcción nacional forman parte de esos temas tabús sobre los que no existe siquiera la posibilidad de mostrar el menor desacuerdo subrayan los firmantes, que se muestran convencidos de que si el nacionalismo está triunfando en Cataluña es gracias al concurso indispensable de nuestros compañeros del PSC Maragall y Montilla, el tándem que dirige el PSC YOLANDA CARDO La implicación de los intelectuales críticos, detonante del proceso Aunque no es la primera vez que un sector reducido del PSC coquetea con la posibilidad de una escisión, en esta ocasión las especulaciones coinciden en el tiempo con el nacimiento de una plataforma de opinión que otorga verosimilitud a estos movimientos. Esta plataforma, integrada por intelectuales, periodistas y escritores críticos con el nacionalismo, como Albert Boadella, Iván Tubau, Xavier Pericay, Arcadi Espada, Félix de Azúa, Francesc de Carreras, Horacio Vázquez Rial, o Eugenio Trias, presentará el próximo 7 de junio un manifiesto en el que se lamenta la decadencia política y económica de Cataluña, la corrupción generalizada y el odio contra todo lo español que fomenta el propio gobierno de Maragall. Si bien ellos se limitarían a asumir el papel de ideólogos este grupo de intelectuales urge a la creación de un partido que se oponga a los intentos de romper cualquier vínculo entre catalanes y españoles Síndrome de Estocolmo En la carta se denuncia también la persecución del castellano, la ausencia de pluralismo y las restricciones de los derechos individuales Tantos años de normalización- -argumentan- -han viciado el ambiente político catalán de tal manera que ha sido imposible la incorporación natural de aquellos que por sus orígenes, cultura o lengua materna no entraban dentro de los parámetros que definen al catalán fetén Crítico también con una eventual definición de Cataluña como nación, este colectivo recrimina al PSC el síndrome de Estocolmo de algunos dirigentes que no han nacido en Cataluña, en clara alusión a Montilla o a los alcaldes del área metropolitana. Estos dirigentes del PSC justifican hoy, solamente en privado, su seguidismo catalanista por las dificultades que entraña ir contracorriente de un régi- men bien consolidado durante los últimos 25 años explican. La misiva concluye con una petición de amparo al PSOE y al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para que tome la iniciativa ideológica y ejerza cuantas acciones sean precisas para conseguir que la Cataluña plural y diversa se vea representada en sus normas jurídicas ABC ya publicó el pasado 14 de mayo un artículo de Ágora Socialista corriente crítica del PSC, en el que, bajo el título No en nuestro nombre se censuraba la propuesta de financiación del gobierno tripartito por considerarla poco solidaria con el resto de España. Desde este colectivo se critica, además, las frivolidades del Govern de Maragall y las últimas iniciativas de carácter estrictamente simbólico y nacionalista, como las polémicas en torno a las banderas, la discriminación de los escritores catalanes que escriben en castellano o los planes para prohibir las corridas de toros.