Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional DOMINGO 29 5 2005 ABC Herria Marrumba Ilunbe hasta cerca de un centenar de herrikos acogen huchas para financiar la trama ETA- Batasuna, exhiben fotos de algunos de los presos de la banda más sanguinarios, blindan reuniones de los dirigentes del MLNV y adoctrinan a los jarraitxus La floreciente economía (sumergida) de las herriko tabernas TEXTO: J. PAGOLA FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. La calle Juan de Bilbao, en el centro de la parte vieja donostiarra, ha sido tradicional feudo de los proetarras. Y lo sigue siendo. La Herria situada en el número 14, recibe a partir de las siete de la tarde a su clientela más fiel: jarraitxus de ambos sexos de entre 20 y 30 años. Pronto el local se llena, sobre todo en fin de semana, y hacia las diez alcanza su máxima afluencia. Entre los jarraitxus a veces se cuela gente madura, probablemente padres de etarras en prisión. En la barra se exhiben las fotos, en color, de una decena de presos de ETA; entre ellos, Ignacio de Juana Chaos, sanguinario pistolero del comando Madrid Xabier Alberdi, el secretario del grupo de concejales de HB en San Sebastián que acabó con la vida de cinco personas; Valentín Lasarte, otro asesino en serie, y Mikel Arretxe. De una de las paredes del local cuelga un cuadro de la bahía de La Concha con los rostros de más etarras. Uno de ellos parece ser Antxon Tolosa, muerto en el monte Urgull el 13 de julio de 1983 al estallarle el artefacto que manipulaba. También en la barra, los responsables de la herriko han colocado cuatro huchas, de diferentes colores, como si se tratara de códigos para indicar causas distintas. Los responsables antiterroristas calculan que por este procedimiento las herriko tabernas obtienen importantes sumas de dinero negro, que lo mueven en una economía sumergida. La implicación de Otegi Una de las acusaciones que pesan sobre el portavoz de la ilegalizada Batasuna y que motivó su ingreso en la cárcel, aunque sólo durante 40 horas, es su pertenencia a ETA. Como dirigente de la banda terrorista contribuyó a su financiación a través de las herriko tabernas tal y como señala el juez en el auto en el que dictó su ingreso en prisión. Tanto el portavoz proetarra como el también ex parlamentario vasco Jon Salaberria- -ahora en busca y captura- -eran miembros de la mesa nacional de Batasuna, con presencia directa en el comité nacional de herrikos (la mayoría de las cuales está ahora bajo control judicial) Durante su declaración ante el juez, el miércoles, Otegi aseguró que desconoce ese comité nacional y negó que las herrikos sean sedes de Batasuna. Venden chubasqueros, sudaderas, pitilleras, mecheros... pero no dan recibo de compra. ¿Quién lo controla? En las barras de los locales hay cuatro o cinco huchas de diferentes colores, como si fueran códigos dientes a la cocina, los servicios (komuna) y el almacén, hay una cuarta, en la pared situada enfrente de la barra, que no se abre. La puerta esconde una habitación que ha acogido, y sigue acogiendo, reuniones de diferentes dirigentes de KAS. Probablemente allí se ocultaría el material para la confección de artefactos caseros incautado en este local en tiempos no lejanos. En la pared situada frente a la puerta de entrada se exhibe un amplio cartel de Riko tabernas Al fondo de la barra están expuestos los souvenirs Mecheros con diferentes lemas inscritos: JotaKe Independentzia Euskal Presoak Euskal Herria Askatasuna ilegalizada Pañuelos de cabeza con el anagrama de las Gestoras pro Amnistía pitilleras, monederos o bolsos con leyendas similares. Se exponen, también, ikurriñas y banderas de Batasuna con el fondo amarillo, a tres euros. ¿Me das un pañuelo de esos y tres mecheros? La mujer de pelo rojo encargada de la barra accede a ello. Todo, incluyendo un bocadillo y el vino, es alrededor de doce euros. Pero ningún recibo ni factura. ¿Cómo entonces se declaran los beneficios? ¿Quién controla la caja? ¿De qué medios dispone la autoridad judicial para controlar la administración de las herrikos no clausuradas? Expertos antiterroristas están convencidos de que la caja diaria de estas herriko nada tiene que envidiar a la de cualquiera de los bares típicos de la parte vieja donostiarra. Habría que llamarlas las riko tabernas aseguran con ironía. Además de las puertas correspon- Segi, la trama juvenil ilegalizada. En la Herria se distribuye el boletín Alde Zaharra (Parte Vieja) al precio de 51 céntimos. En el número correspondiente a abril la portada repasa los resultados electorales con protagonismo para EHAK. El boletín da por hecha la absorción ya que en el cuadro en el que se comparan los resultados de ahora con los anteriores comicios autonómicos, en la casilla que en 2001 correspondía a EH, en la de 2005 se la otorgan a EHAK. En cambio, cuando se trata de Aralar, se indica en el apartado de 2001 que esta formación no se presentó entonces. Cerca, en el edificio de enfrente, está la Arrano Beltza otra clásica aunque ésta permanece clausurada. Contiguo hay, sin embargo, un almacén con más souvenirs de Batasuna. ¿Quiénes son los proveedores de tanto material? ¿Dónde están? ¿Hay talleres clandestinos? Demasiados interrogantes. En la misma calle está el bar Belfast No aparece en el censo oficial de herriko tabernas Pero en su interior se despliega una escenografía que en nada les tiene que envidiar: lemas a favor de la independencia y del hermanamiento Irlanda- Euskadi Algunos de los clientes acaban de estar en Herria Y, muy cerca, el bar Aurresku incluido en una lista de tabernas recomendadas por Ikasle Abertzaleak (el sindicato de los estudiantes batasunos) Las fotografías de presos de ETA, la hucha con la inscripción amnistía o un cartel que anuncia un campeonato de fútbol, el II Memorial Olaia Castresana, la etarra que se suicidó en la prisión de La Santé, delatan algo más que complicidad con la trama etarra. Demasiado corta, la calle Juan de Bilbao, para albergar tanto herriko sucia o blanca Rifa y souvenirs En la calle del Ángel, también en la parte vieja donostiarra, cerca del portalón por el que se accede al muelle, está el bar Arrano La hucha con la inscrip- La estrategia de la doble red de bares Sospechamos que el entorno de Batasuna ha fomentado la constitución de bares, al margen de la red de herriko tabernas con el objetivo de aumentar los beneficios económicos y de eludir ser objeto de una investigación judicial. Así, sus titulares y gestores no están vinculados a Batasuna o grupos afines reconocen fuentes antiterroristas. Se trataría de algo así como la doble red de bares dicen, con la clara intención de marcar un paralelismo con la estrategia electoral de la doble lista Los expertos aseguran, además, que las herriko tabernas obtienen importantes beneficios que nadie controla y que destinan al mantenimiento del MLNV. ción amnistía desvela también la conexión. ¿Ese papel en el que pone mariskada es para una rifa? Sí ¿Me das uno? No, es para la gente de la casa responde la mujer de la barra, desconfiada. Papeletas como esa, de color rosa, había también en la Herria Marrumba en el número 12 de la calle Nueva, en el barrio de Gros, parece ser una de las más cañeras en el universo de las herrikos Salvo excepciones, predominan los jarraitxus De nuevo, sobre la barra del bar, las fotografías de una decena de presos. En esta, sin embargo, no está la de De Juana Chaos, pero sí, como añadido, Iñaki Kañas Cartón, del comando Ipar Haizea Hay desplegada también una pancarta en favor del reagrupamiento de los presos etarras en el País Vasco. La máquina de tabaco la han convertido en un panel para insertar consignas. Por ejemplo, la que advierte de que Gure borroka zuren miseria (Nuestra lucha es vuestra miseria) Aparece la cabecera de un periódico con la palabra apuntatu Al otro lado de la entrada hay unas vitrinas donde se exhiben souvenirs chubasqueros con las palabras amnistía y Askatasuna a un precio de unos 45 euros; sudaderas por 35 euros. ¿Tienes chubasqueros de mi talla? El jarraitxu encargado de la barra, con sus dos pendientes clásicos- -en el mundo de la borroka parecen ser la etiqueta de calidad, el denominado label vasco responde, simpático, que sí y se apresura a coger uno del interior de un cajón. De nuevo, ningún recibo que acredite el precio. Sobre la barra se han colocado hasta cinco huchas, todas ellas encadenadas a uno de los grifos que suministran las cañas de cerveza. Como en Herria son de distintos colores, aunque en una aparece inscrito amnistía y en otra, gaztea (juventud) Al fondo del local hay un pasillo. A la izquierda, la komuna A la dere-