Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 29 5 2005 ABC Nacional Rajoy avisa a Zapatero de que el PP no va a aceptar nunca la rendición de España Pide al jefe del Ejecutivo que no se pase de listo y deje de experimentar en política antiterrorista b El líder popular lamenta la polé- mica en torno a Cándido CondePumpido y señala que la estrategia del Gobierno ha acabado por poner en tela de juicio hasta a la Fiscalía CRISTINA DE LA HOZ SANTIAGO. Fue una intervención breve pero de inconfundible sabor electoral. Mariano Rajoy intervino ayer durante la tradicional romería popular de Monte do Gozo, en Santiago de Compostela, adelantada al mes de mayo- -otros años se ha celebrado en septiembre- -en plenos prolegómenos de la campaña para los comicios gallegos del 19 de junio. Como ya hiciera en otros actos celebrados recientemente en Galicia, el líder del PP se esforzó por transmitir un mensaje que trasciende a la mera pugna por mantener la mayoría en la nueva Cámara autonómica, todo ello muy en clave de política nacional. Así, Rajoy se refirió al cambio de estrategia que en lucha antiterrorista el PP dice que ve en el Gobierno, para advertir que alguien debería decirle al inquilino de La Moncloa que no es bueno pasarse de listo ni tampoco muy fácil pasar a la historia Que lo serio, continuó, es gobernar con los pies en el suelo y perseguir y acabar con los terroristas. El presidente del PP habló mucho de experimentos por los que, dijo, está haciendo el Ejecutivo con el terrorismo. Eso ha llevado a Rodríguez Zapatero a romper un acuerdo (el Pacto por las Libertades) que era eficaz a pactar con los que critican la detención de Otegi; y a dar alas y protagonismo a ETA. Asimismo, no duda de que el Gobierno está hablando con la banda terrorista, a pesar de los reiterados desmentidos al respecto. En cambio, rebajó bastante el tono respecto al papel que juega o deja de jugar el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido. Mientras que el viernes le pedían desde la sede del PP explicaciones sobre si era o no interlocutor con la banda terrorista- -lo que el fiscal negó- ayer Rajoy dijo que no sabe qué pensar, aunque sí lamentó que en todo este proceso se haya acabado poniendo en tela de juicio a una institución como la Fiscalía. Tras reiterar que a ETA hay que derrotarla, porque lo único que busca la banda es la rendición del Estado abundó en las descalificaciones a Zapatero. Desde que no es de fiar hasta que anda en tratos con gente no recomendable pasando por que no está a la altura de las circunstancias de lo que debe ser un presidente del Gobierno Estas consideraciones le sirvie- ron para advertir a su público de que, después del lío descomunal que según él ha montado el líder socialista en el conjunto de España, quiere armar en Galicia otro mayor La alerta sobre el gobierno bipartito que el PSOE intentaría con el BNG en caso de que Manuel Fraga perdiera la mayoría absoluta, sobrevoló sobre prácticamente todas las intervenciones. Allí donde el PSOE se alía con los nacionalismos locales montan un circo y hacen todo menos gobernar dijo el líder popular, sin olvidarse de aludir, por ejemplo, al espectáculo de la corona de espinas protagonizado por Pasqual Maragall y Carod Rovira. Rajoy se preguntó cómo los socialistas se van a ocupar del AVE si están todo el día discutiendo de lo que es España y haciendo experimentos con la Constitución o con el dinero de las autonomías Frente a este panorama contrapuso la figura de Manuel Fraga- un presidente como Dios manda -e ironizó sobre el candidato socialista, Emilio Mariano Rajoy y Manuel Fraga se saludan en la romería que celebró el PP en Monte do Gozo, en Santiago Dejarse la piel su compromiso ante 30.000 afiliados Rajoy está dispuesto a dejarse la piel en esta campaña, según la literalidad de sus palabras. Y no es para menos. Al macroacto de ayer en Santiago se unirá una presencia casi constante durante la campaña gallega. Un total de diez días dedicará el líder popular a la que también es su tierra. No se tratará del mitin de rigor. Durante esas diez jornadas se recorrerá la geografía gallega, en una especie de campaña paralela a la que haga Fraga. Sin plan b -en la dirección del PP aseguran que no hay otra previsión más que el triunfo por mayoría absoluta, de ahí la plena dedicación de Rajoy- la romería de ayer movilizó a muchos de los pesos pesados de Génova. Ahí estaban el secretario general popular, Ángel Acebes, y los secretarios ejecutivos Ana Pastor, Soraya Sáenz de Santamaría y Sebastián González, amén de miles de personas, que la organización estimó en 30.000. No faltó tampoco el quién es quién del PP gallego, muy atento a las palabras de Fraga sobre su próxima sucesión, de la que no adelantó nada más que la certeza de que algún día tendrá que abordar el problema. La tradicional romería popular se adelantó por exigencias del guión electoral (normalmente era en septiembre) Fraga y Rajoy se la juegan, al menos así lo afirmaron muchos cuando vincularon el destino de ambos en la cita del 19 de junio. El triunfo en Galicia, dijeron, es el triunfo de España. El triunfo de Fraga es el de Rajoy. La ecuación a la inversa también es posible.