Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 29 5 2005 ABC (Viene de la página anterior) Nato Rapid Response Force (NRF) de la OTAN, ¿hay capacidades suficientes para lo que se exige, se está a la altura? -Tiene suficientes, sin tener todas, y tampoco las tendrán los siguientes. La NRF se diseña en estado ideal, y a continuación se viste con lo que tenemos. Siento mucho pudor al decir que la NRF española va a ser mejor o peor, pero es una gran NRF. Ya tenemos la organización creada y pronto constituiremos la guardia de la Alianza. Durante el semestre que desempeñamos esta función creo que no va a ser necesario desplegar la NRF con el total de sus efectivos para una crisis, pero seguro que habrá que poner en marcha alguna organización operativa. -Como por ejemplo las elecciones afganas de septiembre... -Es posible, pero habría que añadir la decisión política que la ponga en marcha. En todo caso, la multinacionalidad ha traído a las Fuerzas Armadas valores añadidos que antes no tenía: sólo disponíamos de nuestras propias unidades nacionales en las que, si tenías carencias las tenías. Ahora con el espíritu de la Alianza, si existe una sección NBQ magnífica, pongo por caso, en la República Checa, se puede contar con ella. Eso hace que las unidades salgan más redondas, a base de descubrir tus defectos y las virtudes de otros puedes cuadrar unidades muy eficaces. -En ese marco, ¿cuáles serían las virtudes de las Fuerzas Armadas Españolas dentro de la OTAN? -España tiene una Fuerza Naval que, sin dar juego al chovinismo, es la de mayor calidad en Europa. En el Ejército del Aire podemos hablar de nuestros escuadrones de F- 18, y en el Ejército de Tierra, pocos países de la Alianza tienen su capacidad de integrarse en organizaciones internacionales. Por esto podemos redondear una NRF... Si me quejo de algo, y me quejo, es que en la NRF la multinacionalidad no está en los niveles en los que debiera. La NRF se pensó como una fuerza que tuviera hasta un 51 por ciento de una determinada nación, la nación marco, y el resto sería proporcionado por otros países. Y en la nuestra, España está dando bastante más de ese 51 por ciento. He escrito a todos los Jefes del Estado Mayor de la Defensa de la OTAN y mandos estratégicos haciéndoles ver que esta no es la situación deseada. Que si yo pongo 9.000 soldados en la NRF, es porque alguien no está haciendo sus deberes, y hay que hacerlos. -Usted acompañó a José Bono en su viaje a Estados Unidos, país al que usted acusó de mantener unas relaciones, digamos, asimétricas con España. Tras esta visita, ¿han cambiado las cosas? -He aprendido que los balances en las relaciones entre dos países no son compartimentos estancos. Esto no es una balanza de pagos. Las relaciones bilaterales son más amplias. En el ámbito concreto de lo militar, pueden presentar desequilibrios, pero a lo que hay que tender es a ver las relaciones en su conjunto, y hoy, en el ámbito de la Defensa están en su sitio. Si quiere un ejemplo, los aviones C- 17 norteamericanos llevarán material español a Afganistán. El general confirma el interés de la OTAN por contar en septiembre con un nuevo batallón español Las relaciones militares con Marruecos son mucho mejores que con ciertos países de la OTAN ¿Enviará España un batallón para proteger los comicios provinciales en Afganistán como en las elecciones presidenciales de octubre? -Sé que a la Alianza le gustaría contar con un batallón español porque el propio comandante supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa, general James Jones, un experimentado marine, me llamó desde Mazar- i- Sharif la vez anterior para decirme que no había visto nunca un batallón como el que allí puso España. De la eficacia que se demostró, nace la intención de la OTAN de tener otro batallón en las próximas, pero aún no tengo orden alguna para alistarlo. -En términos de riesgo, ¿qué misión se avecina para España? ¿obligará a cambiar las reglas de enfrentamiento? -Hay más dificultades en el cumplimiento de la misión, no sólo porque el entorno sea menos seguro, sino porque el entorno físico es durísimo. Pero los riesgos para la seguridad personal de cada uno de los soldados son parecidos a los que tenían en Kabul, y los estamos compartiendo con nuestros aliados. Las Reglas de Enfrentamiento como siempre, enfatizarán la propia defensa. No podemos permitir abandonar la autodefensa y siempre se usará la fuerza mínima compatible con el cumplimiento de la misión. -El Congreso aprobó que España podría tener en el exterior hasta 2.600 soldados y hay alrededor de un millar. Con este margen, ¿hay nuevas misiones en el horizonte? -Pienso que las Unidades Militares no son un personaje en busca de autor. Nosotros no estamos buscando misiones, estamos dispuestos para ir a ayudar a otros si se dan las condiciones adecuadas, y si el Gobierno de la nación lo establece. Los soldados cumplen sus misiones con riesgos, con incomodidades, con sacrificios y, en consecuencia, deben actuar cuando alguien lo necesita. -Si España abandona Haití a finales de año, ¿no serían demasiados dos repliegues tan seguidos? -De Haití se han replegado los franceses y los norteamericanos, entre otros países. En lo que respecta a España, si nuestras fuerzas estuvieran allí haciendo nada, que no lo están, pero si se diera esa circunstancia, pues volverían a casa, que es lo más natural. La misión que se está desarrollando es en favor de unas personas que están amenazadas y que viven en condiciones muy precarias y queremos hacer más por ellos. ¿Qué diría a quienes piensan que los Ejércitos se parecen cada vez más a una ONG? -En el espíritu del militar está el servicio a sus semejantes. Si los Ejércitos se convierten o no en una ONG es una polémica vacía en la que otros nos quieren meter. Nosotros queremos ser útiles a la sociedad a la que servimos, y se es útil yendo a una operación para salvaguardar la soberanía nacional o presentando la bandera de España mientras ayudamos a una población necesitada. No hay ni un segundo, ni un milímetro de frustración por ayudar en el tsunami, o por estar llevando alimentos o plasma en los Balcanes. ¿Cómo valora un año después la vuelta de Irak? -La eficacia de nuestros ejércitos es muy alta. Los soldados se replegaron en algunos casos viéndose obligados a combatir y volvieron sanos y salvos; eso demuestra su condición. Pero lo que realmente me ha dado más orgullo es la grandeza de espíritu con que lo hicieron. No es retórica, a veces me pregunto ¿estaré yo a la altura de los hombres y mujeres a quienes mando? ¿seré yo tan buen JEMAD como aquel que es jefe de pelotón, o de compañía, o el otro buen piloto o marinero? Lo pienso en muchas ocasiones porque son muy buenos. -En este año, ha mantenido con Marruecos un contacto muy frecuente y muy estrecho, ¿cómo definiría las relaciones con el vecino del sur en el ámbito de Defensa? -Las relaciones militares con Marruecos son absolutamente excepcionales: los oficiales marroquíes están en nuestra Escuela de Estado Mayor con absoluta naturalidad, intercambiamos compañías de carros para instrucción, paracaidistas, etc... Es muy difícil encontrar un país, que no sea del entorno de la Alianza, con quien mantengamos mejor relación. Diría incluso que esa relación es mucho mejor que con ciertos países de la OTAN. Esta circunstancia hay que entenderla como un magnífico instrumento de estabilidad. A veces me pregunto, ¿estaré yo a la altura de los hombres y mujeres a quienes mando? porque son muy buenos Hay más dificultades en la nueva misión en Afganistán, porque el entorno físico es durísimo