Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 28 5 2005 ABC ENTREVISTA MICHELE NORSA Consejero delegado de Valentino Norsa maneja los hilos de Valentino, un negocio que oculta detrás de su cara más elegante una férrea disciplina industrial, económica y marketiniana Antes el lujo lo consumía la gente sofisticada; hoy basta con tener dinero Lo suyo es vender el lujo de Valentino, el modisto más sofisticado y glamouroso del mundo, el que viste a las royals a las estrellas del cine, a las elegantes, a las más ricas y famosas. Él es el alma de la marca y no regatea esfuerzos, conocimientos ni estrategias para vender, donde sea, esos preciados objetos de deseo a los que aspiran todas las mujeres del mundo: ropa, accesorios y perfumes de la casa italiana, cuyo grupo factura 1.650 millones de euros y cuya ropa se fabrica en un 75 por ciento en Italia. La firma trabaja con materiales exquisitos que elevan el precio final, y emplea una mano de obra artesana que hace imposible industrializar los procesos de la alta costura. Michele Norsa está abriendo tiendas de Valentino por todo Decir Valentino es decir Moda con mayúscula. Pero la firma necesita una mano que combine lo bello con lo útil. La mano es la de Michele Norsa TEXTO: CARMEN FUENTES FOTO: IGNACIO GIL el mundo y es de los que piensan que en una boutique lo más importante tiene que ser la unión del producto y el cliente, y no del arquitecto y el diseñador. Ha venido a Madrid para dar una conferencia sobre La gestión de la creatividad en el joven y ambicioso ISEM (Instituto Superior de Empresa y Moda) Con él hemos hablado del sueño de medio mundo: el lujo. ¿Cómo ha evolucionado en estos diez últimos años? -Positivamente, a pesar de las tendencias de los mercados, porque hay nuevos ricos. El desarrollo interior de algu- nos países como EE. UU. o España, donde hay también una emigración de gente que crea riqueza, es lo que anima el mundo del lujo. En Europa o EE. UU. hay más atención al precio, a la cantidad de consumo, pero hoy el lujo lo encarnan los nuevos ricos. ¿Qué tipo de lujo llega a la gente, y a qué gente? -Cuando se habla de lujo se incurre en errores porque en él se meten todo tipo de marcas. En el lujo incluimos una parte muy limitada de productos. Es también la que menos sufre en ciertos momentos porque manda la búsqueda de exclusividad. La parte alta de la moda es un sector que tiene un público mucho más amplio de jóvenes, de gente que está enamorada de la moda. La gente compra menos ropa, pero adquiere productos muy sofisticados y de gran imagen o productos muy baratos. Así que el lujo ha tenido esta ventaja en relación con la zona media del mundo de la moda, donde hay problemas de consumo. ¿Cuánto representa en volumen de negocios el lujo? -Es difícil precisarlo porque apenas hay estudios fiables, puesto que en el lujo entran también los perfumes, las ga- fas de marcas de nivel muy alto, etcétera. Es un mercado con algunos países de referencia. Por ejemplo, EE. UU. es el primer mercado del lujo, seguido de Japón. Son países con una riqueza consolidada. ¿Cuáles son los productos que más se venden? -Los perfumes, seguidos de los relojes. Luego, vienen la ropa y los accesorios, objetos que dependen de los mercados. En Asia se venden más los accesorios; en Europa y en EE. UU, la parte de accesorios es menor que la de la moda. ¿Qué productos de lujo evolucionan más? -Los accesorios, porque están al alcance de la mano de mucha gente, y son productos que tienen menos relación con la forma del cuerpo, y la forma de vivir, característicos de la moda. Un bolso pe-