Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 5 2005 Los sábados de ABC 101 Las novelas de Verne alentaron la incipiente industria del merchandising como se demuestra en esta exposición En Amiens y Nantes hay incontables rastros vernianos, como este restaurante situado junto a la casa en la que nació La estatua de Verne en Amiens se construyó mirando a la casa de la torre, donde el escritor vivió largos años En la segunda planta, tercera altura, estaba su despacho. Verne se sentaba a escribir a las cinco de la mañana Verne, el hijo díscolo que arrojó su título de abogado a la papelera del olvido para dedicarse a escribir y a estudiar las nuevas tecnologías que nacían en aquel mundo finisecular, encontró al editor que cambió su vida, Hetzel, en 1862. Un año después publicó Cinco semanas en globo el principio de una amplísima producción. Escribía siempre con pluma, con una determinación casi febril, convencido, como Hetzel, de que había descubierto un terreno aún virgen. Sembró, y la cosecha, con la perspectiva que nos da el centenario de su muerte (1905) fue tan vertiginosa como sugieren sus títulos: Viaje al centro de la Tierra De la Tierra a la Luna La vuelta al mundo en ochenta días Veinte mil leguas de viaje submarino Un año alrededor de Julio Verne Royal de Luxe. El gran desfile del elefante mecánico llegará a Amiens del 16 al 19 de junio. Marte, exploración de un planeta Hasta fin de año, en el Museo de Historia Natural de Nantes. Recorrido verniano. Nantes reserva muchas actividades para septiembre. Entonces se abrirá el museo, y se inaugurarán diferentes exposiciones, como la titulada Verne, imágenes, mitos Les enfants du Capitaine Verne Imágenes y objetos alrededor de su obra, en Amiens. Les Trésors de Monsieur Jules. Los productos derivados y de merchandising que generó la obra de Verne, objetos procedentes de la colección Della Riva. Encuentro con Cascabel. Un personaje del circo del XIX, una obra de Verne y, de nuevo, el regreso de este mito, en el circo de Amiens, del 7 al 10 de junio. Impresionista Puvis de Chavannes. La pintura del tiempo de Verne, en esta exposición del Museo de Picardie, Amiens. Del 5 de noviembre al 12 de marzo. Para saber más: www. julesverne. fr. Maison de la France: 807 117 181 http: es. franceguide. com cipios del XX. Piero Gondolo della Riva explica que, con diecinueve años, compartió una cena en la casa del editor en Sèvres con los herederos de Verne y de Hetzel, rodeado de miles de objetos que hubieran hecho perder la cabeza a cualquier coleccionista. Con el correr de los años, pudo comprar muchos de ellos, que pasaron a decorar su palacete de Turín. ¿Por qué los he vendido? No tengo una respuesta rotunda, pero quizá pueda plantear dos razones: porque no quería que, tras mi muerte, se dispersaran, y porque pretendo dedicarme a otras cosas, sobre todo a un museo del futuro y la literatura que crearé en Turín El futuro era el presente En Amiens se ha inaugurado ya una segunda exposición, Les enfants du Capitaine Verne sobre la ficción y la realidad del escritor, sonidos e imágenes que nos trasladan al espacio, al mundo submarino o al centro de la Tierra. Un cóctel entre lo que el autor soñó y lo que la ciencia nos ha aportado en las últimas décadas. En realidad, Verne situó sus textos en el mañana menos de lo que se cree (sólo lo hizo en París en el siglo XX novela que no le gustó demasiado a Hetzel y que se publicó mucho después de su muerte, en 1994) pero el calificativo de visionario del futuro siempre le acompañó, como puede apreciarse en esta muestra abierta en el centro Imaginaire. En Verne, el futuro era el presente. O, por decirlo mejor, las posibilidades que se intuían con los adelantos técnicos que empezaban a existir en aquellos años de fiebre creativa. El escritor leía a diario una docena de periódicos y revistas científicas, se preocupaba, como concejal del Ayuntamiento, de la gestión de los espectáculos y las artes en la ciudad; inauguró el bellísimo circo permanente de Amiens; paseaba por la imponente catedral, patrimonio de la Humanidad, camino del teatro, inaugurado en 1780... Vivía, al cabo, su ciudad ideal El gran coleccionista Las plumas con las que escribió el autor estaban, por supuesto, entre los tesoros que guardaba en su casa de Turín el mayor coleccionista del mundo, Piero Gondolo della Riva, un piamontés adinerado que mordió el anzuelo Verne a los trece años. Cuatro décadas después había reunido en torno a 30.000 objetos, que ahora ha vendido a la ciudad de Amiens. Tenía todo, o casi todo, lo que se podía tener: primeras ediciones, manuscritos, muebles, carteles... Una parte de la colección, la relacionada con la fiebre de los productos de merchandising que inauguró el fenómeno Verne, se expone ya en la Biblioteca de Amiens. Della Riva nos guía, sin embargo, al sótano de la biblioteca. Un ascensor que sólo funciona con llave nos abre un territorio fascinante, casi tanto como la imaginación que derrochaba Verne. Vemos miles de objetos a la espera de decidir su destino, la casa del escritor o la propia biblioteca, desde el tintero que utilizaba Hetzel a la primera edición americana de The floating island o incluso dos decenas de series de cromos impresos y distribuidos en Barcelona a prin- La ciencia y Verne, en el centro Imaginaire de Amiens