Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura FERIA DEL LIBRO DE MADRID SÁBADO 28 5 2005 ABC ALMUDENA GUZMÁN Poeta El Hombre me parece horroroso, pero aún hay lugar para los héroes El príncipe rojo (Hiperión) V premio Claudio Rodríguez, es un libro atípico en el panorama de la poesía española actual. Alejado de la vida urbana, su autora recrea en sus versos climas de aliento bíblico y medieval para expresar su rabia ante las injusticias TEXTO: TULIO DEMICHELI FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Almudena Guzmán tiene ya una larga trayectoria poética que se ha visto distinguida con los premios Puerta del Sol y Altair y ha sido finalista del Hiperión y el Ciudad de Melilla Hasta ahora, ha publicado Poemas de Lida Sal (1981) La playa del olvido (1984) Usted (1986, que llega en 2005 a la 5 edición) El libro de Tamar (1989, prologado por Claudio Rodríguez) y Calendario (1998) ¿Escribe usted poesía femenina -Supongo que cuando me pregunta eso da por sentado que sí hay diferencias. En cualquier caso, a un hombre nunca se le pregunta si escribe poesía masculina sólo se le hace a una mujer. A mí me da igual, jamás he reparado en esas cosas y lo único que me interesa es escribir cada día mejor. -Imagino que ha cambiado el color azul de los príncipes ideales por ironía. -Lo hice por la sangre y también para reírme un poco. A mí esa imagen que siempre se da de un príncipe rubio con los ojos azules, algo blandengue, desde que era pequeña no me gusta. Me gustan los príncipes justicieros. ¿Qué introduce o qué cambia El príncipe rojo en su poesía? -No hay cambio de estructura, porque yo siempre he escrito mis libros como si fueran una historia. Es completamente unitario. No me suelen gustar los libros de poemas que no tienen esa unidad y por eso intento que los míos la tengan. A mí también me encanta la narrativa y, a lo mejor, puede verse esa influencia. Lo que sí es cierto es que se trata del libro más mío. Me ha costado escribirlo seis años y creo que es el más extremo, en donde yo me he soltado más en estos tiempos tan hipócritas. -Más que un príncipe romántico, el suyo es un príncipe medieval. ¿Por qué no uno actual? -Si hablamos de la Hu- manidad, del hombre en general, me parece horroroso, pero siempre hay excepciones que le honran. Así que, ciertamente, hoy puede darse, aún hay lugar para los héroes. Pero ésta es una historia para denunciar injusticias, tanto las generales, como las concretas de los pueblos armenio, kurdo, etc. y, si la situaba en la actualidad, tu- Almudena Guzmán ve la sensación de que iba a salir muy panfletaria, obvia y reconocible. La Edad Media ejerce sobre mí una extrañísima fascinación, sobre todo por sus iconos, los caballeros andantes, los castillos. También he querido fundir la Biblia y la poesía popular, que me apasiona, por esa síntesis tan perfecta y tan misteriosa que tiene de sencillez, frescura y profundidad- -En cualquier caso, El príncipe rojo se aleja de las corrientes poéticas hoy mayoritarias, tan apegadas a la cotidianeidad y a la vida urbana. ¿Por qué su tono bíblico? -Me salió así para expresar aquellos sentimientos de odio, rabia o venganza ante las situaciones injustas. Desde muy chiquitita he tenido la suerte de que en el colegio leíamos la Biblia y la comentábamos, algo que hoy en día ya se ha perdido, y que me parece una de las mutilaciones culturales más horrorosas de la educación actual. Al comienzo del libro hay una cita: Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mi redención ha llegado (Isaías 63,4) que es su piedra de toque. Por eso, resulta muy raro encontrar a alguien en la poesía joven (entre comillas, porque no soy joven ni por trayectoria ni por años) que haga esto. Sea como fuere, se trata de un libro muy cotidiano pero de una cotidianeidad esencial, depurada, no anecdótica. He pretendido que este libro suene un poco a la inspiración de los versículos de los profetas. ¿Es usted religiosa? -Soy una persona muy religiosa, no en el sentido católico, sino en el sentido profundo del término. Básicamente, me considero animista. Yo creo que Dios existe en la Naturaleza: en los árboles, en el sol, en el mar... -Eso suena a panteísmo spinozista... al Deus sive natura -Más que la filosofía de Spinoza, aquí está reflejada la antigua religión de los iraníes, que era el mazdeísmo, y que fue reformada por Zoroastro. Decía que el mundo es una lucha del bien contra el mal y que al final ganará el bien. Yo no estoy tan segura... Pero aparte de que en el libro hablo todo el tiempo del mal y del mal; también hablo del bien, porque sigue existiendo, aunque sea muy reducido, y hay que valorarlo como el más preciado de los tesoros. A él y a los seres humanos que lo encarnan y que son los que hacen habitable y hermosa la tierra. ABC, presente en la Feria ABC DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Como es tradicional, ABC presenta en la Feria del Libro de Madrid (hasta el próximo 12 de junio) su stand (situado en el pasillo central del recinto) para atender las peticiones o dudas que planteen los lectores y paseantes del Retiro. Así, cualquier persona podrá personalizar la portada del día que desee (el de su boda, el del nacimiento de sus hijos... desde que se fundó ABC, o solicitar un determinado ejemplar, que se le proporcionará magníficamente encuadernado. En el stand se distribuirá gratuitamente el ABCD las Letras y las Artes y la Guía de Madrid. Junto a su stand ABC desembarca en la Feria del Libro con cerca de setenta colaboradores y firmas habituales, que harán las delicias de todos los lectores y paseantes del Parque del Retiro durante las dos próximas semanas, en las distintas casetas donde firmarán ejemplares de sus últimas obras. Libros donde palpita el gran valor de la palabra y que abarcan todos los géneros de la creación intelectual. De la novela a la poesía, del ensayo más riguroso a la crítica más exigente, del relato festivo, de misterio o de intriga, a la reflexión más profunda, la Feria del Libro se convierte en un inmenso ABCdario. Entre los autores, varios premios Cervantes, académicos, maestros del periodismo y de la palabra, ensayistas, críticos, autores noveles o jóvenes consagrados.