Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 28 5 2005 ABC INNOVACIÓN, PRODUCTIVIDAD Y EMPLEO JESÚS BANEGAS NÚÑEZ Presidente de la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC) stá tomando cuerpo, en los ámbitos económico y político, la necesidad de impulsar el crecimiento de nuestra economía sobre la base de mejorar su productividad que, según los últimos datos proporcionados por la OCDE, se situó por crecimiento medio anual, en el periodo 1994- 2003, en el penúltimo lugar de una larga lista de treinta países encabezada por Irlanda. Para mejorar la productividad es esencial contar con creciente capital tecnológico- -fundamentalmente, inversiones TIC- un alto nivel de capital humano- -habilidades y competencias profesionales- -sustentado en una adecuada educación académica y una formación profesional permanente; hacer de la innovación la razón de ser de las empresas; y, por último, pero no menos importante, disfrutar de un marco de relaciones laborales flexible y adaptativo. Según un reciente informe del INEM, sólo el 36 por ciento de los trabajadores españoles hace su labor con las nuevas tecnologías TIC, ya que el mercado de trabajo se basa fundamentalmente en los sectores que emplean mucha mano de obra de baja cualificación Huelga decir que la capitalización tecnológica- -especialmente de las PYME- -es una condición tan necesaria como urgente de abordar en nuestra economía. Sin formación profesional actualizada el capital tecnológico sirve de poco y la productividad permanece estancada. El aprendizaje a lo largo de toda la vida se ha convertido en un instrumento esencial para el crecimiento y prosperidad de los países. A nivel de la UE actual de 25 miembros, el porcentaje de población con edades entre 25 y 64 años que participan en actividades de formación resulta ser- -como media- -el 9 por ciento; con Suecia a la cabeza, con un 34,2 por ciento y España muy por debajo de la media, con apenas un 5,8 por ciento. La innovación se ha convertido en la religión industrial del nuevo siglo; sin ella, no sólo no cabe competir con éxito, sino que las empresas difícilmente pueden sobrevivir. Pero innovar, tal y como formulara hace más de medio siglo el maestro Frank Schumpeter, es un proceso de des- E Sin formación profesional actualizada, el capital tecnológico sirve de poco y la productividad permanece estancada trucción creativa que sólo puede abordarse con flexibilidad organizativa. El círculo virtuoso del crecimiento económico, que además de posibilitar la creación de empleo aumenta la renta de los trabajadores, no puede disociarse de cambios y pérdidas ocasionales de empleo que terminan- -en plazos cada vez más cortos- -generando más empleos y mejor remunerados. Una de las consecuencias, tan lógica como positiva, de la creación schumpeteriana de riqueza es que los países que más empleo crean son los que más destruyen; siendo el saldo, obviamente, positivo. Dentro de un marco de referencia caracterizado por la integración de España en una economía global y abierta a la libre competencia, y contando con una moneda, el euro, que no podemos devaluar a nuestro antojo, la única manera de competir es vía innovación; justamente la que hace ya mucho tiempo utilizan- -y con éxito- -los países con los que nos vemos obligados a competir. No existiendo modelo paradigmático alternativo alguno que pueda tomarse en consideración, debe quedar claro que para que la innovación pueda fructificar es necesario contar con un marco de relaciones laborales adecuado a sus circunstancias; una de las grandes reformas pendientes de nuestra economía. Deberíamos mejorar el equilibrio entre seguridad y flexibilidad, atenuando la dualidad existente entre contratación temporal y definitiva, tendiendo hacia la simplificación y acercamiento entre las diferentes modalidades contractuales en vigor. Carece de sentido que las normas que regulan el empleo temporal resulten más atractivas para los empleadores que aquellas que resultan necesarias para adecuar su dimensión en función de los cambios tecnológicos asociados a la innovación empresarial. La movilidad geográfica y la contratación a tiempo parcial debieran funcionar como en los países europeos. La negociación colectiva tendría que reformarse para incorporar fórmulas más libres y realistas con la situación de las empresas, su productividad y competitividad. Los planes de formación en el seno de las empresas, históricamente postergados, no pueden esperar más tiempo para tomar el protagonismo que merecen. Si queremos caminar por la senda de la innovación y la productividad; únicas vías de crecimiento del empleo, de los salarios reales y de la calidad de vida, no podemos quedarnos atrás: es responsabilidad de todos procurar las reformas de las relaciones laborales que hagan viable nuestras mejores y más nobles ambiciones. Cultivo de cannabis en Holanda para uso terapéutico EPA La Justicia británica rechaza el consumo de marihuana como alivio contra el dolor EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La Corte de Apelación británica rechazó ayer autorizar el consumo de marihuana como alivio contra el dolor crónico de pacientes, y estimó que no debe admitirse una conducta ilegal con la argumentación de que evita un mal mayor. La sentencia, dictada por tres jueces, denegaba la apelación elevada por cinco personas a las que se les impuso multas o trabajos comunitarios por consumo o importación de marihuana. La Corte de Apelación fundamentó su decisión en la Ley de Abuso de Drogas del año 1971, que establece que la prohibición respecto a la marihuana no puede vulnerarse en atención a los supuestos beneficios que puede aportar a determinados pacientes. Aunque la Policía evita la detención de personas que posean dosis para consumo personal, éste sigue siendo catalogado como delito. Entre las cinco personas que apela- ron sus sentencias condenatorias, están tres pacientes con dolores crónicos. A uno de ellos, de 38 años, se le amputaron las dos piernas y tiene la sensación del dolor de los miembros desaparecidos; otro, de 53, tiene una enfermedad en los huesos y el páncreas, y un tercero, de 25 años, sufre de habituales dolores de espalda. Por importación de cannabis están condenados un médico de una clínica de Londres que atiende enfermos de sida y esclerosis, así como su ayudante. El tribunal británico también consideró que no debía haberse absuelto a una sexta persona por tenencia de droga para ser suministrada a enfermos con fuertes dolores. Los jueces no entraron a valorar el efecto de la droga e indicaron que el deseo de evitar el dolor no puede ser una excusa para vulnerar la ley. No pueden escapar de su condena quienes consumen o suministran cannabis apelando a que actúan por necesidad precisa la sentencia. Investigan cegueras en consumidores de fármacos contra la impotencia ABC MADRID. La Agencia para el control de fármacos y alimentos de Estados Unidos (FDA) investiga 42 casos de ceguera registrados en consumidores de sildenafilo y tadalafilo Viagra y Cialis fármacos contra la disfunción erectil. Los casos se refieren a varones con neuropatía óptica isquémica no arterítica, una patología que puede darse en pacientes diabéticos o con enfermedad cardiovascular. Estas do- lencias son las mismas que pueden causar impotencia y llevar a los pacientes a tomar los fármacos. Una portavoz de la FDA aseguró que todavía no tiene pruebas de la vinculación, aunque analiza con los fabricantes si es necesario modificar su ficha técnica. Pzifer aseguró ayer que conocía los casos desde 2000, pero los desvinculó con el consumo de los medicamentos por la afinidad de las causas de esta enfermedad visual y la impotencia.