Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 5 2005 33 La Línea 3 de Metro suspenderá su servicio desde el próximo 11 de junio por las obras de mejora Aguirre da por zanjado el caso Severo Ochoa y se remite a lo que digan los tribunales ció que esos números le salen mezclando lo privado y lo público y en la realidad la EMV sólo entregó 1.446 viviendas en 2004 A Trinidad Jiménez le salen menos aún: sólo 118 en los cinco distritos del centro. Para cumplir su promesa de 75.000 pisos protegidos, dice la socialista, el alcalde necesita 49 años Cobo intervino pero no sacó de dudas: a él le salen 7.865 viviendas acabadas. Las protegidas, reconoce, son pocas, pero se está haciendo un esfuerzo que no se reconoce protestó. Pese al sol, ayer llovían críticas en la Plaza de la Villa: contra las obras, la deuda y la gestión poco transparente de un alcalde que para la oposición está muy alejado de la realidad Señor alcalde, aterrice TEXTO. S. M. Deuda La mayor de España Debemos mucho y deberemos más. Es la conclusión de PSOE e IU, que el PP rebate como puede. Sabanés critica que seamos la ciudad más endeudada de España no para aumentar y mejorar servicios, sino para conseguir mejores sedes y contratar cargos de confianza, además de por la M- 30. Trinidad Jiménez se puso a comparar: con lo que se ha incrementado el gasto en publicidad, podrían construirse 42 escuelas infantiles; con la compra de edificios institucionales, podrían levantarse 5.700 viviendas protegidas. A cobo no le sorprende la deuda: Esta es la ciudad más grande Pero, matiza, la deuda por habitante es mayor en Zaragoza, Valencia, Barcelona... Si me acepta un consejo, alcalde, aterrice Se lo dijo Inés Sabanés, portavoz de IU, durante el primer debate sobre el estado de la ciudad. El salón de plenos vivía con cierta expectación el estreno institucional de este formato, que se quedó sin duda corto en su planteamiento. Y eso que el alcalde regaló a la oposición un segundo turno- -cinco minutos oficialmente, que en realidad se doblaron- -para defender sus posiciones. Antes sólo habían tenido una intervención. El alcalde fue el primero en hablar. Lo hizo durante 30 minutos- -no tenía límite de tiempo- repitiendo casi punto por punto el balance de dos años de gestión que había presentado apenas tres días antes. Tras él, intervinieron los tres portavoces- -de PP, PSOE e IU- por un tiempo de 15 minutos cada uno. Ahí se acababa el acto, pero el regidor concedió otro turno de réplica, aunque no lo contempla el reglamento como se apresuró a aclarar. El discurso que siguió al suyo fue el de la portavoz de IU Inés Sabanés, y sonó como un jarro de agua fría ante tanta bonanza dibujada por el regidor. Dialogue más con los vecinos- -dijo- que andan atribulados tratando de entender si la ciudad que usted describe tiene algo que ver con la que viven a diario A Ruiz- Gallardón le pidió que baje a la realidad, que abandone el blindaje Porque, advirtió, a lo mejor le pasa como al rey del cuento, que estaba desnudo y nadie entre los suyos se atrevía a decírselo Toda una osadía, en opinión del vicealcalde Manuel Cobo, viniendo de quien tiene el 7 por ciento de los apoyos, decirle eso a quien tiene más del 50 Imaginación Y así, entre cruces de acusaciones, números y sarcasmos, transcurrió este primer debate. No hubo acritud; el tono elegido por Cobo- -la mejor defensa es un buen ataque- -lo impidió. Véase el botón de muestra: a Jiménez le dijo que está mucho más en el aire que el señor Ruiz- Gallardón, en tiempo físico y real Sabanés aseguró al alcalde que lo que mejor funciona en Madrid es su imaginación sólo un segundo antes de asaetearle con una batería de reproches contra la gestión popular: Conseguir información se ha convertido en un rastreo penoso por las dependencias municipales cada año se cierran cines y salas de música que se sustituyen por centros comerciales esta ciudad está tan a la vanguardia que es pionera en inaugurar bibliotecas sin libros Trinidad Jiménez todavía confiaba en la ciudad: Tal vez deje de ser un caos en algún momento El alcalde estaba, pero en otro nivel: sobre el estrado que separa la mesa de presidencia del resto de asientos. Desde allí, presenció las réplicas y contrarréplicas entre los grupos políticos sin intervenir. A las puertas del salón, los concejales calificaban a los adversarios. Difícil sacar conclusiones: todos barrían para casa.