Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 5 2005 Nacional 17 DETENCIÓN DE DOS MILITANTES DEL PP Miguel Ángel Fernández Rancaño Jefe superior de Policía de Madrid El jefe de la Brigada me dijo que había relevado del atestado a H. C. porque no quería colaborar y tenía apatía y desgana No estaba muy conforme y pedí al inspector jefe que viniera verme Rodolfo Ruiz Jefe de la Brigada de Información Ignoro quién informó al delegado del Gobierno de las detenciones. Quien despacha es el jefe superior de Policía, sería él No ordené al Sr. C. -segundo instructor- -que abandonara el despacho ni lo cesé de nada Tercer secretario policial Inspector Sólo hay un instructor y siempre ha habido uno solo. Fui nombrado secretario el día 22, sábado, y posteriormente el comisario me ratificó en el cargo. Desconozco la existencia de segundos atestados Segundo Secretario Policial Policía El jefe de Sección quiso imponernos unas actuaciones que creíamos que no eran legales- -efectuar las detenciones- porque si no íbamos a tener problemas, y como no las tomamos, fuimos relevados No sabía que se iba a detener a nadie, por lo que no lo pude transmitir a un superior El jefe de Policía de Madrid contradice ante el juez al delegado del Gobierno por Constantino Méndez de los arrestos de los militantes del PP y asegura que en ningún momento le dijeron que hubieran agredido a Bono P. MUÑOZ C. MORCILLO MADRID. El jefe superior de Policía de Madrid, Miguel Ángel Fernández Rancaño, declaró ayer ante el juez que no sabía que se iba a detener a nadie por lo que no pude transmitir a ningún superior la inminencia de detención alguna Esa afirmación relacionada con los arrestos de dos militantes del PP tras la supuesta agresión al ministro de Defensa cuestiona la versión ofrecida en su día por el delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez. Éste aseguró el 24 de enero (dos días después de la manifestación de la AVT) que habría detenciones de hoy para mañana y justificó en su testimonio ante el juez el 13 de mayo que se basaba en la información que le daba Rancaño. El jefe superior de Madrid explicó en su comparecencia como testigo algunos de los episodios que se produjeron entre el día de la manifestación (sábado 22) y el 25, cuando fueron detenidos Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz. Según su declaración, el sábado el inspector de servicio le informó de que había habido insultos, amenazas y algún intento de agresión. En ningún momento me dijeron que hubieran agredido al ministro Más tarde el jefe de la Brigada de Información le comunica que había abierto diligencias por este asunto. El martes por la mañana el mismo comisario le dice que hay dos personas identificadas- -y él a su vez se lo comunica al delegado del Gobierno- -y no vuelve a saber nada del asunto hasta las 18.30 de la tarde, cuando le llama de nuevo el jefe de la Brigada. Quiere contarle que ha habido un incidente en esas dependencias policiales por lo que había decidido relevar al jefe de Laboral del atestado- -el inspector jefe H. C. -como jefe de grupo porque no quería colaborar y tenía apatía y desgana H. C. manifestó en su declaración judicial que fue cesado tras negarse a detener a los afiliados populares y esta b Rancaño se enteró Los protagonistas Ayer declararon como testigos ante el juez el jefe superior de Policía de Madrid, Miguel Ángel Fernández Rancaño, y el policía que actuó como segundo secretario en las diligencias tras la supuesta agresión a Bono. Este agente fue relevado de las mismas junto al instructor, el inspector jefe H. C. por negarse a detener a los dos militantes del PP, según han constatado los dos ante el magistrado. Como imputados en el caso prestaron declaración el jefe de la Brigada de Información de Madrid, Rodolfo Ruiz, y el inspector que actuó como tercer secretario en las diligencias. El instructor que le acompañó en las mismas tras el relevo de los dos anteriores también está imputado. Los afiliados del PP los han denunciado por detención ilegal, violación de derechos fundamentales, coacciones y prevaricación. sación que sostuvo con el delegado del Gobierno el domingo. Rancaño transmitió a Méndez que en principio era un tema sencillo porque es en vía pública, con muchos testigos y grabado por los medios Me refería al proceso de investigación, en ningún momento quise manifestar con ello que se fuera a detener a alguien rápidamente explicó el jefe superior al juez. Rancaño aseguró al juez que el martes 25 habló a última hora con Méndez y éste le dijo que había habido dos detenidos -lo reiteró en dos ocasiones- -pero desconoce cómo había obtenido el delegado del Gobierno esos datos Méndez preguntó al jefe superior cómo eran los arrestos y él le contestó que sería porque habrían admitido su participación en algún hecho delictivo y por eso el instructor habría decidido detenerlos Le indicó asimismo que esto era lo que se hacía habitualmente en este tipo de situaciones. El ministro Bono el día de la manifestación de las víctimas del terrorismo EFE Declaraciones contradictorias La cápsula de seguridad del ministro estaba muy bien formada y no pudieron llegar a él versión la corroboró ayer el inspector que actuó como secretario junto a él. Este policía declaró como testigo que el jefe de sección- -ahora imputado- -quiso imponerles unas actuaciones que ellos creían que no eran legales porque si no iban a tener problemas, y como no quisieron tomarlas fueron relevados Tanto el instructor como el secretario alegaron que no había causa para detener a Barrios y De la Cruz porque la cápsula de seguridad del ministro estaba muy bien formada y no pudieron llegar a él El jefe superior de Madrid continuó su relato de lo ocurrido ante el juez diciendo que no estaba muy conforme con la información sobre el cese- -asegura que desconocía cuál era la causa- -y pidió al inspector jefe que fuera a verlo. Rancaño quiso tranquilizarlo y le brindó su apoyo. A preguntas del fiscal, el máximo responsable de la Policía madrileña aseveró que no sabía que se iban a producir detenciones y matiza la conver- Las declaraciones tanto del jefe de la Brigada como del tercer secretario de las diligencias resultaron contradictorias con las prestadas por otros agentes con anterioridad. Así, el comisario Rodolfo Ruiz (imputado) afirmó que en ningún momento se nombró instructor a H. C. que él no le ordenó que abandonara el despacho ni lo cesó, abandonó las instalaciones de policía pero no a indicación suya Acusó a H. C. de haber cometido muchos fallos y el de la manifestación fue la gota que colmó el vaso porque hizo una previsión de 100 personas Negó asimismo haber ordenado al tercer instructor- -según él el único- -que detuviera a nadie.