Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 5 2005 Nacional GOLPE A LA PEDERASTIA EN ESPAÑA 15 Lo más perturbador es que no llevan su psicopatía escrita en la cara M. A. B. MADRID. Francisco Duque, psicólogo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, no dejó de darle vueltas al asunto mientras iba rumbo a su trabajo. Comparto el espanto que sintió el ministro del Interior confiesa. Su experiencia clínica le aporta algunas respuestas, pero reconoce que este caso merece una larga y profunda reflexión por parte de los especialistas. ¿Existe realmente un arquetipo de pederasta? No nos dejemos sorprender por la edad de estos violadores. Las personas, hoy, se hacen mayores muy pronto. Que no haya precedentes conocidos de veinteñeros dedicados a estas prácticas abyectas no quiere decir que no existan. Estos han sido descubiertos porque tienen un punto exhibicionista, YOLANDA CARDO pero, ¿cuántos más habrá por ahí? En opinión de este experto, los detenidos tienen un perfil de personalidad psicopática, con tres características muy marcadas: necesidad inmediata de satisfacerse, nula resistencia a la frustración e incapacidad de sentir empatía por sus víctimas. Se dice que no son personas, pero, desde su percepción, los que no son personas son los contrarios. Los cosifican. Pensemos, por ejemplo, en los asesinos en serie. O en los terroristas que provocaron la matanza del 11- M. Esa gente tiene en cuenta sus propias emociones, no las de los demás. Los muertos son para ellos como los bolos que derriban en una bolera. Cuantos más, mejor Cuando se descubre a gente de esta calaña casi siempre salen vecinos o conoci- dos que se hacen cruces pero si parecía un chico muy normal Lo más perturbador es que los psicópatas no llevan su condición escrita en la cara comenta Duque. Y aporta algunas claves para explicar su comportamiento. La sociedad es súper tolerante con la búsqueda del placer. La vida, como decía el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, está llena de derechos, mientras los deberes se negocian Internet apoya el ansia de notoriedad de estos tipos. No sólo cometen estas tropelías por pura satisfacción personal, sino para prestigiarse delante de otros individuos de su especie Para Duque, su tratamiento es muy complejo. Pueden coger una buena racha, pero luego llega un nuevo cortocircuito