Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 28 5 2005 ABC Nacional Arnaldo Otegi, escoltado por Joseba Permach, en el momento de abandonar la prisión de Soto del Real IGNACIO GIL Otegi dice al salir que sus 40 horas en prisión no alteran la oferta de diálogo al Gobierno Aclara que preguntó por el fiscal general del Estado para saber si avalaba su ingreso en la cárcel b La orden de excarcelación llegó a Soto del Real a las cinco de la tarde, después de que la defensa del batasuno completara la fianza exigida por la Audiencia Nacional J. SÁINZ N. VILLANUEVA N. COLLI MADRID. Poco más de cuarenta horas. Ése fue el tiempo que el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, acusado de ser dirigente de la organización terrorista ETA, ha permanecido en prisión. Menos tiempo aún- -apenas dos mañanas- -tardaron los abogados de la formación ilegalizada, cuyos bienes y cuentas llevan embargados y bloqueados desde marzo de 2003, en reunir los 400.000 euros (66 millones de pesetas) que el juez exigía como fianza. A partir de ahora, Otegi deberá cumplir dos medidas cautelares dirigidas a eliminar el riesgo de fuga: presentaciones en el Juzgado más próximo a su domicilio todos los lunes y viernes y entrega de su pasaporte, pues tiene prohibido salir de España sin permiso judicial. Al salir de la prisión, Otegi aprovechó para lanzar su discurso, primero en euskera y después en castellano, an- te los periodistas que aguardaban su excarcelación desde por la mañana, a los que no dio opción de hacer preguntas. Visiblemente cansado y sin hacer más aspavientos que el habitual puño en alto, el batasuno transmitía dos mensajes ante los micrófonos: que su ingreso en prisión no interferirá en un posible diálogo y un llamamiento a la participación en la manifestación convocada para el próximo 4 de junio en Bilbao- -contraprogramada a otra de la AVT en Madrid- -bajo el lema Ahora el pueblo, ahora la paz Ni la decisión del fiscal ni mi encarcelamiento- -afirmó Otegi, rebajando el tono amenazante del mensaje de Joseba Permach un día antes- -alteran nuestra apuesta por la paz. Creemos que los planteamientos de Anoeta siguen vigentes a la hora de buscar el diálogo para encontrar una solución al conflicto El portavoz proetarra hizo mención al severo régimen de aislamiento al que, por su seguridad, le sometió la dirección de la prisión y tuvo un recuerdo para los presos de ETA que continúan entre rejas. También se refirió a la falta de asistencia social de la que, según dijo, se quejaron unos reclusos árabes y otros de Madrid, en concreto de El Pozo, con los que según él coincidió. Sin embargo, fuentes penitenciarias aseguran que es prácticamente imposible que Otegi, en régimen de aislamiento y durante el poco tiempo que ha permanecido en el centro, tuviera contacto directo con otros internos. En declaraciones hechas en euskera sólo a los medios vascos, el dirigente batasuno quiso aclarar las posibles dudas que ha podido suscitar su mención al fiscal general. Por ello, precisó los motivos por los que preguntó por Cándido Conde- Pumpido tras conocer que la Fiscalía solicitaba su ingreso en prisión incondicional: Lo único que quería saber es si la petición estaba avalada por el fiscal general del Estado, teniendo en cuenta que vivimos un momento muy delicado y que nosotros estamos haciendo una apuesta clara por la solución del conflicto Doscientos mil euros en metálico Los trámites para la excarcelación de Otegi se pusieron en marcha a media mañana, después de que su defensa sumara al aval bancario de 200.000 euros conseguido el jueves otros 200.000 en metálico para completar así la fianza exigida por el juez. Recibida la confirmación de que Otegi había reunido todo el dinero, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska dictó el mandamiento de libertad y lo hizo llegar al Juzgado de Colmenar Viejo, por ser éste el más cercano al centro penitenciario de Soto del Real. El original del documento no llegó a la cárcel hasta las cinco de la tarde, hora a la que todos los días un funcionario del citado Juzgado lleva los exhortos de libertad recibidos de todos los órganos judiciales de España. El portavoz proetarra hizo mención al severo régimen de aislamiento al que fue sometido por su propia seguridad Con su disposición a negociar rebajó el tono de amenaza utilizado por Batasuna ante su ingreso en prisión