Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 5 2005 Opinión 7 El primero es el de que tienen cuentas que ajustar con su presidente y el Gobierno. Jacques Chirac fue reelegido presidente con el 82 por ciento de los votos, en vista de que existía una amenaza de la extrema derecha. Resulta evidente que la mitad de esos votos procedieron de la izquierda, pero Chirac actuó como si su mandato hubiera sido inequívoco y nombró uno de los gobiernos más conservadores que ha habido en Francia en medio siglo. Que paguen los pobres es su programa fiscal. Apesta a usurpación y está incitando a muchos de los franceses a expresar su irritación con su voto. LA ESPUMA DE LOS DÍAS EL NON AÑANA sabremos si esa Francia de la grandeur del cartesianismo y del liderazgo estético nos deja colgados de la brocha de la Constitución europea llevándose la escalera del europeísmo, o bien nos da el apoyo de un mínimo sí consolador y solidario. Los franceses deben recordar que Claudel- -no sé si antes o después de que el Magnificat en Notre- Dame le restituyera al catolicismo- -afirmaba que penser, c est dire non y se han puesto a decirse que non los unos a los otros, los socialistas entre sí, los de la Europa social a los de la Europa de mercaderes, y todo indica que los franceses están también dispuestos a decírselo al proyecto de Carta MagMANUEL na europea, que es más ÁNGEL MARTÍN suyo que de nadie. Como era de esperar, son las claves internas las que tendrán algún valor explicativo de los resultados de mañana, porque parece que está en juego la opción entre un modelo socioeconómico cerrado y estatista, y otro más liberal y multilateralista. Sea cierto o no, los franceses se lo han creído. Si ganan les nonistes Chirac y Raffarin lo tienen crudo, pero también los socialistas se dejarán alguna pluma en la refriega. Volveremos a las playas de Niza y, si a ninguno de los genios políticos se le ocurre una pirueta de creatividad constituyente, habrá que repetir el referéndum con otros actores y en otro escenario. Si sale el oui seremos transitoriamente felices por tener un primer compagnon en el viaje hacia lo desconocido. A los que votamos sí en España, la victoria del non nos va a sentar como un tiro. A los españoles nos ha ido bien subidos a ese ovni institucional que es la Unión Europea y, puestos en el dilema, algunos preferimos la disciplina europea al manga por hombro nacional, y un lejano gobierno de burócratas a un cercano hatajo de populistas. Peor supongo que le va a saber el non a Rodríguez Zapatero, porque el alineamiento internacional es como la amistad, y uno acaba gozando la salud de los amigos y sufriendo sus enfermedades, ganando con sus victorias y perdiendo con sus derrotas. Zapatero ya perdió con Kerry las elecciones americanas y me parece que también perdió en la elección papal de Ratzinger. El referéndum español casi lo gana la abstención, y edulcoró el resultado con la victoria de los socialistas portugueses. Algo de derrota moral se derivó de la reelección del bélico Blair, y acaba de perder con Schröder las elecciones de Renania del Norte- Westfalia, en cuyo último mitin socialista participó activamente, lo mismo que en el de este referéndum francés que se decide mañana. Si saliera el non ya serían muchas las decepciones por simpatía, sobre todo cuando no vislumbramos muchos oui afines en el horizonte internacional. M ÁNGEL CÓRDOBA sin duda el país que ha aportado la mayoría de las ideas y los protagonistas de este proceso. Entonces, ¿qué está ocurriendo? En Francia, como en el resto de Europa, siempre han existido nacionalistas desenfrenados, los soberanistas que dicen no a Europa en nombre de la defensa de la nación, pero, ya pertenezcan a la extrema derecha o a la izquierda comunista, apenas representan el veinte por ciento del electorado. Aparte de eso, dos factores explican el extraño fenómeno revelado por las recientes encuestas de opinión en Francia. El otro factor es el de que Francia, como el resto del mundo, padece una forma de mundialización mal gestionada. A consecuencia de ello, Francia sufre un aumento de la desigualdad, un desempleo elevado y aún en aumento, constantes reestructuraciones de empresas que entrañan despidos, amenazas a los servicios públicos y programas de asistencia social y una sensación general de inseguridad. El mundo ha experimentado una desreglamentación económica en gran escala, prescrita por la doctrina monetarista apoyada por las fuerzas conservadoras predominantes en los países desarrollados de Norteamérica, Europa y el Lejano Oriente. Ese tsunami económico nos ha llegado de los Estados Unidos: nada en él es positivo para Europa, pero las fuerzas de derecha en todos nuestros países, que se han unido en la mayoría que gobierna Europa, se han congregado en su apoyo. El deseo de rechazar ese estado de cosas es el que, por encima de todo lo demás, explica el no que muchos franceses quieren gritar, pero, si lo hacen, cometerán un gran error. Sólo Europa en conjunto, centrada políticamente en la idea de una mejor reglamentación, es lo suficientemente grande para bloquear el tsunami neoliberal, pero necesita gran claridad doctrinal, una firme voluntad política y una constitución. De hecho, el rechazo de la Constitución de la UE es una forma segura de acabar con el dinamismo europeo y debilitar la capacidad de Europa para defenderse. El debate en Francia sigue siendo enconado y nada está perdido aún. Los franceses tienen aún tiempo para serenarse... y las encuestas de opinión indican que están empezando a hacerlo. Europa lo merece. Project Syndicate, 2005 PALABRAS CRUZADAS ¿Cree que el encarcelamiento de Otegi se ha basado en argumentos sólidos? PARA PARAR UN TREN STE personaje nefasto pertenece a una formación política ilegalizada que comparte los criterios y estrategia de una banda terrorista, y si se había salvado hasta ahora de la Justicia era por su aforamiento. Una vez perdido, la Audiencia Nacional entra en escena y le obliga a comparecer ante un juez, que decide prisión con fianza aunque Otegui clame que eso no se puede consentir y que llamen al fiscal general del Estado. Que ha dicho que el juez es independiente de decidir, faltaría más. Grande Marlasca tenía argumentos sobrados para mandar al interlocutor (según Otegui) a prisión. Sólo podía encausarle por uno de los varios sumarios PILAR abiertos contra él, el de las herriko taberCERNUDA nas, aunque quedan pendientes el de Ekin y el de la ilegalización de Batasuna. Pero las pruebas que demostraban las actividades non sanctas de las herriko tabernas, que es lo que se veía ahora, eran apabullantes. En ellas se han preparado atentados y se ha recaudado dinero para los terroristas. En las herriko se celebraban reuniones clandestinas, se guardaba material explosivo, se distribuían los boletines de ETA y se guardaba y distribuía documentación con apología del terrorismo. Material para empapelar a Otegui hay para parar un tren. El asunto de las herriko incluso es menor comparado con otros episodios delictivos de su biografía. ¿PARA ESTO TANTO FOLLÓN? E M IS estudios de leyes concluyeron al abandonar la Facultad de Derecho. No soy, pues, jurista, y veo cómo los juristas discrepan sobre este tema. Conozco, eso sí, algo de la extraña historia de este encarcelamiento de ida y vuelta, y tiendo a pensar que, si estamos hablando de un etarra peligroso, poca ha sido la fianza y menos aún la cárcel para castigar su delito. Y si no, ¿qué está pasando aquí? ¿Se ha impuesto la voluntad de un juez a la del fiscal general del Estado? ¿Se ha tratado de hacer naufragar un conato de negociación del Gobierno con ETA? ¿Se trataba de hacer pagar a Otegui lo que, por cierto, no han pagado los otros FERNANDO batasunos incursos en la misma causa? JÁUREGUI Pienso que estas dos noches en prisión ni van a reinsertar al montaraz- -por llamarle lo menos- -Otegui, ni van a servir para prestigiar a la justicia española, tan irregular, tan guadianesca. A cambio, puede, eso sí, que se haya puesto un palo en la cuestionable rueda de los futuros contactos con ETA, contactos pienso que necesarios, pero que de manera tan endeble ha planteado Zapatero. Todo el episodio me ha parecido, en fin, un mal negocio. Para ese viaje, señoría, sobraba tanta alforja: ha creado usted un héroe, una víctima que, a cambio de su nueva popularidad, ha pagado el escaso precio de dos noches en la trena. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate