Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 99 Deportes El Barça gana al Estudiantes (83- 79) y recorta distancias (1- 2) en el playoff de cuartos de la ACB Blair, a Benítez: El país está orgulloso de ti La hazaña del Liverpool no dejó indiferente a nadie en Inglaterra. En un mensaje al club de Anfield, la Reina Isabel II dijo: Felicidades por la victoria sobresaliente de anoche. Un logro magnífico que se recordará muchos años tanto en Liverpool como en todo el país El primer ministro británico, Tony Blair, envió un mensaje al entrenador, el español Rafael Benítez, expresándole su alegría por el triunfo: Increíble. Sorprendente. Brillante. Todo el país está orgulloso de ti También el líder de la oposición conservadora, Michael Howard, elogió la remontada de su equipo. 3- 0 en el descanso y pensé: se van a disolver todos mis sueños Pero en el segundo tiempo fueron increíbles ciudadanos que habían seguido desde Liverpool la retransmisión de la final habían prolongado la fiesta hasta la madrugada. El jolgorio seguiría después de que terminaran las más de dos horas del recorrido de la caravana con los jugadores. Un día con sus dos noches parecía insuficientes para saciar las ansias de exultante felicidad. Orgullo y agradecimiento es lo que confesaban sentir muchos seguidores. Orgullo porque el Liverpool volvía a la senda de la gloria futbolística, la única que puede exhibir una ciudad sin gran poderío económico o cultural y la única que puede revitalizarse porque la otra, los Beatles, es algo del pasado. Y también agradecimiento a Benítez por haber levantado al equipo. El autobús de los campeones tardó más de dos horas en realizar su recorrido ante la multitud AP ¡Qué día tras aquella noche! Más de 400.000 aficionados tiñeron de rojo Liverpool en la fiesta para recibir al campeón de Europa al grito de ¡Be- ni- teees, Beniteees! EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Una marea roja. Liverpool fue ayer un inmenso Kop, la mítica gradería del Anfield que jaleó tantas jornadas históricas del club y que ahora, ampliada a toda la ciudad en fiesta, celebraba la resurrección del equipo. Hasta Lázaro habría aplaudido la sorprendente reaparición había titulado el diario de mayor tirada del Reino Unido sobre la gesta de Estambul frente al Milán. En esas bíblicas alusiones, Rafael Benítez es el Mesías y su nombre fue el más coreado por la multitud. El grito de ¡Be- ni- teees, Be- niteees! además, por supuesto, del de ¡campeones, campeones! acompañó en todo el recorrido al autobús descubierto en el que la plantilla y el equipo técnico se fue pasando la Copa ante la aclamación de los aficionados. Allí estaban el entrenador y el resto de sus Benitles irremediable apelativo en la ciudad de los Beatles (Paco Ayestarán, Paco Herrera y José Manuel Ochotorena) y allí estaban también los jugadores españoles del equipo (Luis García, Xabi Alonso, Josemi, Antonio Núñez y Fernando Morientes) Pero como una de las habilidades de Benítez ha sido que esa fuerte presen- cia española no actúe como camarilla, sino que se haya integrado plenamente en el equipo, los hinchas no distinguieron grupos en sus aplausos. Ante el alcalde... del Everton Esa compenetración entre unos y otros tuvo su simbología en el protagonismo compartido por Benítez y el adorado capitán de los rojos Steven Gerrard. Sus declaraciones en el calor del triunfo de que no abandonará el equipo para irse al Chelsea ¿cómo puedo pensar en dejar el Liverpool tras una noche como ésta? dijo ante las cámaras) habían sido la guinda de una jornada de ensueño. Gerrard y el portero Dudek recibieron especial aclamación por su actuación en Estambul. Benítez y Gerrard bajaron la Copa del avión en el que a media tarde regresaron de Estambul, donde el equipo fue recibido por el alcalde de Liverpool, fan del Everton pero inmensa- mente satisfecho por el triunfo del nombre de la ciudad, y ambos la levantaron en la parada que hizo el desfile en la entrada del Anfield. Este último fue el momento apoteósico de la jornada. Al campo llegaba la quinta Copa de Europa, nada menos que 21 años después de la lograda en 1984, en la época gloriosa del club. Las otras se alcanzaron en 1977, 1978 y 1981 (contra el Real Madrid) Más de cuatrocientas mil personas- -uno de cada cinco ciudadanos no acudió ayer a su puesto de trabajo- -salieron a la calle llevando miles de banderas rojiblancas y haciendo sonar cientos de bocinas. Entre ellas estaban los más de treinta mil aficionados que se habían trasladado a Estambul, que pudieron llegar a tiempo a pesar de los retrasos con que salieron los 24 aviones especiales que les habían trasladado a la ciudad turca. Empalmaban la celebración, como otros muchos con- The IncREDibles La cita estaba ayer en Liverpool, pero la noche de la victoria fue celebrada en todo el país. En los pubs ingleses, seguidores del Chelsea, del Arsenal o incluso del Manchester United, a pesar de la tradicional rivalidad de ciudades vecinas, habían seguido el partido, habían sufrido con los tres goles del Milán y luego saltado de alegría al final de la tanda de penaltis. La prensa británica tampoco ahorró expresiones épicas. Con sus habituales juegos de palabras, los grandes titulares reflejaban la heroicidad de la remontada en Estambul. The Sun puso en su portada The Incredibles destacando la palabra red (rojo) y abrió otras páginas con Stevie Wonder por el juego maravilloso de Steven Gerrard, Twistambul en referencia al vuelco protagonizado en la ciudad turca, y Pride of Jerzyside aludiendo al orgullo en Merseyside (nombre con que se conoce al núcleo urbano de Liverpool, a orillas del río Mersy) por las paradas del portero Jerzy Dudek. Para el también sensacionalista Daily Mirror la jornada había sido un European Kop Uno de cada cinco ciudadanos faltó ayer a su puesto de trabajo para festejar el título Gerrard: ¿Cómo puedo pensar en dejar el Liverpool tras una noche como ésta?