Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 Toros 69 No se resquebrajaron ni un milímetro las estructuras de valor sereno y cuajado del torero cuarentón. ¿Cuarentón? ¡Cuántos quisieran su juventud torera! seros lo derribó. ¡No pasa nada, no pasa nada ¡Todos fuera! No se resquebrajaron ni un milímetro las estructuras de valor sereno y cuajado del torero cuarentón. ¿Cuarentón? ¡Cuántos quisieran su juventud torera! En una media distancia, sobre la izquierda, lo reventó en unos naturales eternos, y cantó la gallina del jandilla, que para más no dio y ya se le colaba sin querer más batalla. Tras un ayudado, lo cuadró perfectamente, pero la estocada se le cayó a los blandos, que ya está dicho. Primó el rigor sobre la sensibilidad de concederle la Séptima, que puede esperar, como esperamos la Séptima (de Europa) tantos años los madridistas. El resto se resume pronto. Sólo uno de los otros toros se prestó con claridad. Fue el sobrero, de El Torreón, ¡que es la ganadería de Rincón! Bueno, muy bueno su pitón izquierdo. Pero Tejela, después de comprobar su calidad a la verónica, no midió un segundo puyazo y se quedó con la miel en los labios y unos cuantos esbozos de su izquierda. Poco, demasiado poco. Otro de Guadalest no le sirvió. Tampoco el de Jandilla que se trajo el confirmante Miguel Ángel Perera, muy parado, el toro, y sin descolgar. El sexto, de Concha y Sierra, embestía a trallazos, con genio. Perera, de soberbio concepto, le puso valor, y las veces que le consiguió esquivar los tornillazos con el trapo por debajo de la pala las cosas salieron limpias. Nada fácil. Don Juan Carlos felicita a César Rincón después de entregarle la Oreja de Oro al triunfador de la Corrida de la Prensa BOTÁN El Rey entregó la Oreja de Oro a Rincón Su Majestad el Rey entregó a César Rincón el trofeo Oreja de Oro al triunfador de la Corrida de la Prensa, que Don Juan Carlos presidió desde una barrera del 10 El Rey, a quien los tres toreros brindaron uno de sus toros, presenció el tradicional festejo acompañado del presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, y el matador retirado Curro Vázquez. César Rincón fue galardonado por partida doble: el toro Torquito de El Torreón- -propiedad del colombiano- -y lidiado por Tejela en tercer lugar, obtuvo el Premio Valedor al mejor astado. Rincón manifestó que vivió una tarde muy especial: Aunque en un día tan señalado mi gran ilusión era abrir la Puerta Grande, estoy muy emocionado REAL MAESTRANZA DE SEVILLA Salvador Cortés pide sitio FERNANDO CARRASCO SEVILLA. No es normal que un tío, con mayúsculas y en el buen sentido de la palabra, que viene a Sevilla a tomar la alternativa en plena Feria de Abril y es capaz de cortarle las orejas a uno de sus toros, no vuelva a vestirse de luces hasta mes y medio después. Ese tío se llama Salvador Cortés. Tercera corrida como matador de toros y aldabonazo del de Mairena del Aljarafe otra vez. Y en esta ocasión ante una astifina y temperamental corrida del Conde de la Maza, donde Cortés reivindicó que hay que darle sitio, que lo pide con la verdad de su toreo largo y templado; de sus muletazos templados en los que embarca las embestidas y es capaz de correr la mano de manera tersa y suave, quedarse quieto y engarzar los pases. Es verdad que al toro, un condeso que fue protestado por cierta blandura, había que hacerle las cosas muy templadas y sin darle ningún tirón. Y eso fue lo que llevó a cabo Salvador, puesto y con sitio, seguro de sí mismo. Dejó tres series diestras suaves a la par. Impuso su autoridad lo mismo que al natural, donde llevó a su enemigo atrás de la cadera. La clave estuvo en la distancia, en el reposo entre serie y serie y el sitio. Mucho sitio. Como el que pide este torero que se gana los contratos a pulso. Una de las orejas de ley de verdad. Una pena que el sexto fuese un barrabás. Ahí sobresalió la firmeza y el aguante del torero. Si hay justicia en esto del toro, a Salvador Cortés hay que darle su sitio porque lo pide con la mayor y la mejor de las verdades: la del toreo. Real Maestranza de Sevilla. Jueves, 26 de mayo de 2005. Corrida del Corpus Christi. Más de media entrada. Toros del Conde de la Maza, bien presentados, astifinos y con complicaciones; destacaron 3 y 5 Octavio Chacón, de burdeos y oro. Estocada (ovación) En el cuarto, pinchazo y estocada (ovación) Manuel Escribano, de verde y oro. Pinchazo y estocada contraria (ovación) En el quinto, media tendida y tres descabellos (silencio tras aviso) Salvador Cortés, de burdeos y oro. Estocada (una oreja) En el sexto, media perpendicular y descabello (ovación de despedida) Córdoba Finito corta dos orejas de ley en una tarde de verdades a medias A. DORADO. La tarde transcurrió entre verdades a medias. José Luis Torres tomó la alternativa con un toro muy noble, con el que luego no logró acoplarse más que en alguna ocasión. El público le pidió la oreja sin mayoría. Por agravio comparativo, después le tuvo que conceder dos a un Ponce que, técnico e inteligente, vendió una faena pulcra pero fría. Finito toreó al quinto con el capote de maravilla y le realizó una faena extraordinaria. Toros de Juan Pedro Domecq y Buenavista. Ponce, dos orejas y ovación tras aviso. Finito, ovación y dos orejas. Torres, oreja en ambos. Por otra parte, en Granada, toros de Luis Algarra. El Cordobés, silencio y oreja. El Juli. oreja y oreja. El Fandi, tres orejas. Chacón se fajó con el que abrió plaza. Anduvo con profesionalidad y contundente con la espada. Sin resultados positivos en el cuart. Escribano no estuvo afortunado en su primero. El quinto arreó en banderillas. Hecho insólito en este tercio, puesto que no había forma de cuadrar al toro para el tercer par; dejó de sonar la música y el torero desistió de ponerlo. El toro se hizo el amo.