Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 27 5 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO 90 millas Herencia flamenca El camino a medias JOSÉ MANUEL CUÉLLAR ¿La familia? Mucha y bien, gracias JAVIER CORTIJO Director: Francisco Rodríguez Intérpretes: Alexis Valdés, Claudia Rojas, Jorge Herrera Nacionalidad: España Cuba. 2005 Duración: 110 minutos Calificación: Loable intento éste de Francisco Rodríguez. Es la historia de unos balseros cubanos en su intento de llegar a Miami. Sólo 90 millas, que es la distancia que divide la rutina de un mundo mejor, pero son 90 millas que bordean el infierno. Rodríguez ha intentado relatar la necesidad primero, la ilusión de la aventura después y cómo todo se va tornando en amargura y dramatismo finalmente. La película va pasando por todos estos estados de ánimo, pero en cada uno de ellos la sensación es de que todos- -técnicos, actores, directores y equipo en general- -se quedan a medias. A medias del presupuesto, a medias de plasmar los tintes de humor y los tintes dramáticos, a medias de evitar la rutina de casi dos horas enfocando a una pequeña balsa, a medias de plasmar el dolor de los seres perdidos, que se van perdiendo a cuenta gotas. Tan a medias como se quedan los balseros sin saber si seguir o rendirse y dar la vuelta. Hay de todo, pues, en este trabajo del madrileño Rodríguez. Lo peor es que apenas solventa con justa medida los problemas de rodar en el agua mientras que la labor de dirección artística se resiente. Pocas veces se consigue la atmósfera de auténtico terror y desesperanza, de verdadero drama que deben sufrir unos seres humanos en esas condiciones. Como toda esta clase de narraciones, constreñidas en un escenario único y sin variantes, se hace complejo eludir la monotonía, aunque siempre hay quien tiene recursos y oficio suficiente para salir airoso, como es el caso de Claudia Rojas, impagable actriz que es capaz de sacar petróleo en pleno océano con una fuerza y calor mayor que la que nos ofrece el sol. Uno de los filones del cine documental de ayer y de hoy son las variaciones con más o menos finura estilista de las entreñables home- movies Desde la vertiente catastrófico- hogareña de Capturing the Friedman al reencuentro- catarsis de Después de tantos años o al gazpacho politoxicómano de Tarnation por poner tres ejemplos recientes. Y aunque ancho es el docu- saga familiar, pocas etnias se amoldan a su territorio como la gitana, rica en clanes y árboles genealógicos de la estatura de secuoyas. Así, este trabajo de Michael Meert se encuadra en el marco de un daguerrotipo más o menos hagiográfico sobre los Carmona, desde sus raíces de madera noble (los Habichuela) a sus últimas hojas de hierba fresca (los Ketama) Estamos, pues, ante un álbum frondoso y entrañable que poco tiene que ver con otros ejercicios jondos como la antropológica y seminal Duende y misterio del flamenco del gran Neville; su discípula exportable Flamenco de Saura, o la palmera y faralaes Around flamenco Por suerte, tampoco se llega al nivel de peloteo recalcitrante de aquella Caballé. Beyond the music aunque pretender enlazar a Ketama con la dichosita movida madrileña rechina un pelín. Y, cómo no, nada de leyendas negras como la mala vi- Los Habichuela, en plena juerga flamenca Director: Michael Meert Con: Ketama, Juan Habichuela, Pepe Habichuela Nacionalidad: España Alemania, 2005 Duración: 90 minutos Calificación: da juerguista o el racismo de una u otra dirección, recordado de puntillas por la esposa paya de Antonio Carmo- na. Mejor se baten las palmas y los palos en las escenas finales de la esperada reunión multigeneracional o con las batallas pioneras del tío Miguel, mucho más auténticas que su tupé. En fin, un retrato que interesará a los flamencólogos y poperos por partes iguales aunque, sobre todo, fascinará a demógrafos y familiaristas en general. Un rey en La Habana Vuelo en clase turista (sexual) F. M. B. Antes de venir a España, Alexis Valdés estudió cine en La Habana. En su debut como director se lleva de vuelta a Cuba todos los tópicos de un género que cada pocos años da un nuevo fruto, siempre exótico y dispar. Un español repulsivo y de falsa fortuna consigue los favores de una mulata (Yoima Valdés, quien como mínimo es hermana del director y guionista) ennoviada a su vez de un actor pobre pero honrado, a quien da vida el omnipresente Valdés. Si Woody Allen, con lo feo y canijo que es, se lleva al huerto a la chica cuando se le antoja, no iba a ser menos el bueno de Alexis, que tiene mejor planta (y es cubano, qué narices) En sus primeros compases, esta comedia habanera hace algún requiebro existencialista que, si bien da una miaja de vértigo, alienta esperanzas sobre el tono de la cinta. Pronto se descubre que la mayoría eran vanas, en cuanto el argumento torna hacia el esperpento: el español muere de una sobredosis de viagra en su primer esfuerzo sexual y al actor y cornudo casi consentido le queda la ingrata tarea de suplantarlo para robar un dinero en el que quieren meter mano hasta las mafias búlgaras. No se puede negar que regalarle a un enano una pelota de baloncesto es Yoima Valdés y José Téllez Dirección: Alexis Valdés Intérpretes: Alexis Valdés, Yoima Valdés, José Téllez, Carmen Machi, Manuel Manquiña, Antonio Dechent Nacionalidad: España, Cuba, 2005 Duración: 95 minutos Calificación: un chiste de altura, ni que situar el centro de operaciones de los delincuentes en un puticlub es un rasgo de coherencia, pero la incorporación de la mitad gallega del reparto ya resulta del todo descorazonadora. No por la calidad de los intérpretes, a prueba de bodrios, sino porque sus papeles, si exigen algún esfuerzo, es el de tapar su talento. Una cada vez más gritona Carmen Machi o los muñecos que tienen por personaje Antonio Dechent y Manuel Manquiña no son nada al lado del truco de contratar a Anthony Blake y Juan y Medio. Por lo menos ya se desveló el misterio de dónde consiguió al enano con el que hizo creer a algunos que había adivinado el gordo de la lotería de Navidad.