Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 Sociedad 53 Ciencia El carguero, en cifras Dimensiones: 9,7 metros de longitud, 4,4 metros de diámetro en su parte más ancha y con paneles solares 22,2 metros de envergadura. Peso: 5.320 kilogramos. Propulsión: Cuatro motores principales y 28 auxiliares para el control de altitud. Paneles solares: 4 Capacidad de carga: 7.667 kilogramos. De ellos, hasta 5.550 kg. serán de materiales secos 849 kg. de agua y 100 kg. gases. Equipo humano: Alrededor de mil expertos en distintas disciplinas de cinco países participan en esta misión. Participación industrial: 30 empresas europeas (ocho españolas) junto a ocho rusas y estadounidenses, bajo la dirección de la firma EADS. Duración de las misiones: Acoplamientos de 6 en la estación espacial. Los ocupantes de la base podrán entrar en su sección presurizada, de 43 metros cúbicos, para extraer la carga que deseen e introducir los residuos generados en la actividad diaria de la base orbital. Los cuatro motores principales de este carguero serán utilizados también para corregir la altitud y posición de toda la base. A los seis meses, Julio Verne se desacoplará, transportando seis toneladas de basuras y equipos desechables que arderán, junto a la nave, al entrar en la atmósfera terrestre. Por el momento, esta labor de avituallamiento es realizada por el carguero ruso Progress cuya capacidad de transporte es tres veces menor a la que tendrá el vehículo automático europeo. Se trata del vehículo más complejo construido hasta ahora por la Agencia Espacial Europea, que todavía carece, no obstante, de una nave capaz de transportar astronautas, a diferencia de Estados Unidos y Rusia. Un estudio español refuerza la teoría de la rápida extinción de los dinosaurios Un meteorito trajo su fin de forma fulminante según los investigadores del yacimiento de Agost, en Alicante, muestra que tras el impacto desaparecieron el 90 de foraminíferos que vivieron con los últimos dinosaurios VÍCTOR M. OSORIO MADRID. Un grupo de investigadores españoles ha hallado evidencias que refuerzan la teoría de que la extinción de los dinosaurios se produjo de forma rápida debido a un gran meteorito de varios kilómetros de diámetro que cayó en la península del Yucatán (México) hace 65 millones de años. Tras el análisis de los restos encontrados en el yacimiento de Agost, en la provincia de Alicante, la conclusión es que el impacto se produjo y tuvo un efecto global según publica el Journal of Iberian Geology La clave han sido fósiles de unos diminutos organismos marinos llamados foraminíferos, cuya presencia es continua en todos los niveles geológicos, razón por la que permiten saber qué es lo que pasó y sus causas según Eustoquio Molina, director de la investigación y profesor de la Universidad de Zaragoza. El estudio de estos organismos, a los que se ha bautizado como las cobayas de la paleontología revela una extinción catastrófica e instantánea después de la caída del meteorito, que generó una nube oscura que cubrió la Tierra durante meses o años. En la capa de arcilla del corte de Agost aparecen señales claras de ese impacto, como unos niveles b El análisis Huellas del gran impacto Castalla Zona ampliada Agost Localización del yacimiento Caravaca El estudio de fósiles de diminutos organismos marinos llamados foraminíferos, en el yacimiento geológico de Agost, confirma que hubo una gran extinción masiva hace 65 millones de años Murcia Elche Alican Alicante Lorca Infografía Los foraminíferos son microscópicos organismos unicelulares que flotan entre el plancton excesivos de iridio (un elemento que traen a la Tierra los meteoritos) y residuos de níquel y vidrio que llovieron de esa nube contaminante. Los foraminíferos son animales marinos unicelulares que flotan entre el plancton y construyen microscópicas conchas de carbonato cálcico, que al morir se depositan en el fondo del mar. Lo que hoy es el corte de Agost, en los tiempos de los dinosaurios era el fondo del mar de Tetis, un gran océano interior alrededor del cual se situaban los continentes. La sección estudiada quedó a la vista durante la construcción de una carretera. El corte del terreno corresponde al límite entre el Cretácico y la Era Terciaria y, en ese punto, los investigadores vieron que desaparecía por completo el 90 de las especies de foraminíferos que convivieron con los últimos dinosaurios. El hallazgo ha convertido a la zona en uno de los mejores lugares del mundo para resolver el largo enigma de su extinción.