Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 27 5 2005 ABC SE DICE SE COMENTA MANIOBRAS ORQUESTALES Ifema es uno de los motores económicos de la región, con más de 70 ferias al año. Los ingresos de la institución se elevan a más de 130 millones de euros anuales y se ha convertido, sin duda, en la joya de la corona de la economía madrileña. Su control es un objetivo más que apetecible para políticos, antes y ahora. No son de extrañar, pues, las silenciosas maniobras que, de vez en vez, se desarrollan para intentar su asalto y convertirla en satélite afín. ¿Ha comenzado ya la carrera? MADRID AL DÍA Y TÚ MÁS José Bono aseguró el miércoles que Esperanza Aguirre es de las que besan de día y muerden de noche La presidenta regional le contestó inmediatamente que sus palabras eran de un machismo innato y que eso no lo diría de Zapatero, aunque lo pensara Ayer fue la portavoz adjunta del PSOE en la Asamblea, Ruth Porta, quien entró en el rifirrafe y subrayó que para machista, la propia Esperanza Aguirre, por esconderse bajo las faldas de su feminidad, cuando se critica su gestión ¿Alguien da más? CASA BALTASAR IGNACIO RUIZ QUINTANO U LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Insultos racistas Quiero comunicar que me siento contenta con la decisión, al fin, de que nuestro Ayuntamiento haya hecho eliminar unas pintadas extremistas y totalmente racistas en mi calle. Ahora se pasea mejor sin tener que leer esas horribles consignas nazis, pero aún tengo algo más que pedir. Las conductas de ciertos jóvenes que actúan en el entorno de los colegios y que se dedican a exhibir verbalmente convicciones similares a las pintadas. Si no desaparecen las agresiones verbales, creo que no estamos en el buen camino y en ese caso, preferiría seguir leyendo las pintadas a escuchar los insultos de los niños. María López- Jaraba Mora mos de actuación, eficiencia y agilidad de respuesta ante los problemas evidentes. Reclamamos, en definitiva, una política y una Administración al servicio de la mayoría de las personas y no de los intereses de unos pocos. Santiago Anes Benito El abono joven, gratis Todavía me acuerdo de las promesas electorales. Las hicieron Esperanza Aguirre y Rafael Simancas, sonrientes. Decían los dos que si salían elegidos como presidentes lograrían el billete gratuito para jóvenes y personas de la tercera edad. Al menos, para los jóvenes, todo ha quedado en aguas de borrajas. Las promesas se las llevó el aire, en una de las elecciones más confrontadas y polémicas, burlándose de los ciudadanos, jóvenes y mayores, para más inri. Pero no olvidamos y seguimos reclamando, no digo ya un billete gratuito (algo utópico o más propio de países nórdicos) pero sí cabría una reducción de los precios, o una revisión de las edades máximas (muchos jóvenes mayores de 21 años seguimos estudiando o tenemos sueldos ridículos que no nos dan para mucho) Miguel Durango Gómez Un colegio en el sur Durante las últimas semanas algunos vecinos de los barrios del sur de Madrid asistimos abochornados al espectáculo de declaraciones y contradeclaraciones de cargos públicos. Es evidente que Madrid es la ciudad de los polos. Es una ciudad de fuertes contrastes y de una gran disparidad social. Característica, por otro lado, propia de una gran metrópoli. Es verdad que todavía hay fuertes carencias de equipamientos y servicios públicos, pero con todo, el mayor problema es de funcionamiento. Un ejemplo del abandono de las administraciones es el Colegio Pradolongo en el que hace más de 12 años la Comunidad de Madrid prometió un gimnasio. Sin embargo, el proyecto ha quedado en el cajón. Este año, enviaron una carta con la fecha de las obras (marzo de 2005) pero hace unas semanas han vuelto ha confirmar que otro año más no será posible cumplir el compromiso. El colegio tiene además otras carencias, como la falta de un salón de actos, salas de usos múltiples, unas clases adecuadas para alumnos de tres años, o un comedor acondicionado para los 350 alumnos (en el que tiene ahora sólo caben 60) Todos los servicios de que se dispone son desarrollados por la AMPA. ¿Dónde están todos lo recursos que nos dicen que se ponen, dónde se concretan las políticas sociales? Reclamamos una Administración que se anticipe a los problemas y ponga en marcha mecanis- no de mis sueños de millonario es poder leer una tarde Guerra y paz en Casa Baltasar, calle de don Ramón de la Cruz, 97, así, según entras, a mano derecha, y a mano derecha otra vez, en la mesa que da a la ventana, mientras te vas poniendo lambistón con esos tocinillos de cielo que Carlos, el artífice de Casa Baltasar, sirve astutamente con un golpe de jerez, que es el vino que no lo hace ni éste ni aquel fabricante: lo hacen los dioses. Lo decía Villalón. Decía que la elaboración del jerez es una tarea mínima y andalucísima de dejar hacer a la Naturaleza; tarea negativa, de pereza y descanso. Y decía que el vino de jerez se hace solo, a sí mismo, bajo los arcos húmedos y catedralicios de las bodegas, en las largas siestas de las andanas. Primero, el mosto; luego, después de desliado la añada; luego, el trasiego a las criaderas; luego, a la solera... ¿Cuál ha sido el esfuerzo del hombre en todo el tiempo? Nada: el gesto mínimo y soñoliento de trasegar con la cuba de una bota a otra. Labor andalucísima; un gesto, que es la labor de un año. Luego, ya en la nueva bota, durante meses, dejarlo estar ¿Quiénes hicieron este vino de maravilla? Los dioses, nada más que los dioses... Lo dicho: un golpe del vino que hacen los dioses sobre el tocinillo de cielo que hacen en Baltasar... y a leer Guerra y paz Pero Guerra y paz sólo se deja leer después de que uno haya almorzado como un quinto, y aquí se almuerza- y se cena- como un quinto: guisos y potes asturianos, y ensaladas, y carnes, y lenguados, y quesos, y tortillas de bacalao... ¡Qué olor! Dicen que el olor es como la generosidad de las cosas impacientes de entregarse. Después de Guerra y paz también le gustaría a uno poder cenar aquí unas sopas de ajos como las que en octavas reales recetó Ventura de la Vega y un buey asado como el que en hexámetros recetó el buen Homero. A lo mejor todo esto puede parecer demasiado literario, pero es que, bien mirado, al menos la mitad de la literatura- y de la filosofía- del mundo está influida por el hambre, que la gente bien llama apetito.