Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIERNES 27 5 2005 ABC Rapapolvo de Bush a su amigo Mubarak L. DE VEGA EL CAIRO. Hosni, eso no se hace parecía querer decir el presidente norteamericano, George Bush, a su homólogo egipcio. En una conferencia de prensa junto al líder palestino, Mahmud Abbas, el mandatario estadounidense dejó claro que la forma en que se ha celebrado el referéndum en el país del Nilo no es la democracia que quieren exportar a los países árabes. Éste no es el camino para las elecciones libres dijo refiriéndose a cómo las fuerzas policiales reprimieron el miércoles las llamadas al boicot de la oposición. La idea de la gente expresándose en contra del Gobierno- -añadió- -y siendo golpeada a cambio, no es nuestro punto de vista de la democracia Pero el presidente Bush no ha perdido todavía la confianza en el rais egipcio, uno de sus mejores aliados en Oriente Próximo, y se mostró esperanzado en que celebre elecciones abiertas a todos Un taxista lee ante la imagen de Mubarak el diario Al Wafd que titula en su portada Un escándalo de referéndum Pocos creen que el gobierno egipcio tenga las manos limpias después de anunciar que el referéndum para cambiar el sistema electoral contó con un apoyo de casi el 83 por ciento de los llamados a las urnas El sí egipcio huele mal TEXTO Y FOTO LUIS DE VEGA ENVIADO ESPECIAL EL CAIRO. Para unos ha sido la fiesta de la democracia Para otros, una farsa electoral Los primeros son el gobierno de Hosni Mubarak. Los segundos, la oposición unida en bloque contra un presidente que se eterniza en el poder. Entre la fiesta y la farsa, el referéndum del pasado miércoles. Los egipcios debían decir si querían o no modificar el artículo 76 de la Constitución para que, de ahora en adelante, los comicios presidenciales cuenten con más de un candidato. Curiosamente, fue la oposición la que pidió boicotear el proceso y las fuerzas oficialistas las que apoyaron la participación. ¿Por qué? Porque los detractores del régimen consideran el proceso una jugada política de Mubarak, ya que los requisitos para ser candidato a presidente no los podrán cumplir los opositores. poco ante lo que consideran un pucherazo impune y anunciado a los cuatro vientos. El opositor Abdelkhalim Kandil, portavoz del Movimiento por el Cambio Kifaya (Basta) no pudo reprimir una gran carcajada cuando se enteró por ABC de las cifras. Con este porcentaje parece como si el referéndum se hubiera celebrado en Marte en lugar de en Egipto comentó. Los del Ministerio del Interior son unos genios que se han convertido en adictos a cambiar los resultados electorales añadió Kandil. Policías antidisturbios y matones de paisano, a sueldo del PND, apalearon en la calle a los opositores Lo cierto es que, ya en la mañana de ayer, los rotativos afines al poder no escatimaban elogios al proceso. Se hablaba de participación en masa de los ciudadanos, algo que, al menos en El Cairo, no se vio en ningún momento, salvo cuando llegaban a los colegios electorales los autobuses cargados de funcionarios con la consigna de votar sí Al menos, a algunos medios de comunicación egipcios, que no comulgan con el rais les queda aún imaginación a la hora de informar sobre cómo se las trae el gobierno a la hora de convocar a la población a las urnas. Dos reporteros del diario de centro- derecha Al Wafd siguieron los pasos de un grupo de militantes del oficialista Partido Nacional Democrático (PND) Cogieron su tarjeta de elector y se fueron por distintas mesas de la capital, donde llegaron a votar media docena de veces sin que se confirmara su identidad. Un fraude sencillo y barato recogido en su portada con el titular: Un escándalo de referéndum Presidenciales en septiembre Mientras los reporteros de Al Wafd trabajaban, policías antidisturbios y matones de paisano, a sueldo del PND, apaleaban en la calle a los opositores que pedían el boicot. Si las expectativas de las principales fuerzas contrarias al régimen- -la plataforma Kifaya y los influyentes Hermanos Musulmanes- -se confirman, las elecciones presidenciales de septiembre pondrán la guinda a lo que consideran una pantomima de referéndum. Hosni Mubarak, de 77 años, saldrá casi con toda seguridad elegido nuevamente como jefe de Estado por un quinto periodo de seis años. Serán tres décadas de presidente arrasando en cada votación. Toda una fiesta de la democracia. Pocas sorpresas Cuando en la tarde de ayer el Ministerio del Interior hizo público el comunicado con los resultados de la consulta impopular muy pocos se sorprendieron. Una participación del 53,46 por ciento y un apoyo al sí del 82,86 por ciento. Las protestas de partidos políticos, intelectuales, sociedad civil y medios de comunicación han servido de