Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 27 5 2005 ABC Internacional Chirac advierte de que la victoria del no dividiría a Europa y debilitaría a Francia El presidente francés hace un último esfuerzo a favor del sí en el referéndum de la UE b El gobierno y todos los partidos se comportan como si anticipasen el rechazo de la Constitución europea; los últimos sondeos prevén un 55 por ciento para el no JUAN PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. Jacques Chirac dirigió ayer un mensaje solemne a la nación, afirmando que la victoria del no en el referéndum sobre el Tratado constitucional de la UE aislaría y debilitaría a Francia, dividiendo a Europa; mientras que, a su modo de ver, el si daría fuerza a Francia para defender sus intereses en una Europa capaz de afrontar los nuevos desafíos mundiales. Chirac utilizó un lenguaje comedido, sin dramatizar el posible rechazo, que los mercados financieros anticipan y los sondeos pronostican. Según un estudio de Le Figaro, el no podría vencer por 55 contra 45. El gobierno y todos los partidos políticos se comportan como si anticipasen un rechazo que el jefe del Estado desdramatiza. A tres días del voto decisivo, Chirac pronunció un breve discurso solemne, retransmitido por todas las cadenas de radio y televisión, en tono coloquial muy alejado del dramatismo luciferino de sus anteriores intervenciones, cuando sus severas advertencias relanzaron la dinámica del no Sus argumentos reposan en una denuncia sin matices de las amenazas ultraliberales Si Francia rechaza el proyecto de Tratado constitucional, Europa quedará en manos ultraliberales. Francia estará aislada y tendrá menos fuerza para defender sus intereses. Europa estará dividida y será menos fuerte Por el contrario, la victoria del sí a su modo de ver, aportaría estas ventajas: Francia tendría más fuerza para defender sus servicios públicos y su concepción de la política agraria común, de la que nuestros agricultores son los primeros beneficiarios Sin dramatizar, Chirac advirtió que el no pronosticado por los sondeos empantanaría a Francia y Europa, cuya unión quedaría rota, a falta del impulso de una nueva solidaridad Una familia francesa seguía ayer en televisión el discurso de Jacques Chirac a la nación a favor de la Constitución de la UE de tal indicador, Sarkozy se ha visto obligado a reaccionar, con mucho pudor, a los rumores sobre una posible crisis matrimonial: Mi familia atraviesa dificultades, que estamos superando. Sólo pido respeto para mi familia Que el líder del partido de centroderecha haga tal advertencia, contra los rumores filtrados por sus propios amigos políticos da una idea del dramatismo de fondo de la crisis. AP Si Francia rechaza la Constitución, Europa quedará en manos ultraliberales La mayoría de los votantes de izquierda se inclina a favor del no Desde el Elíseo se trabaja desde hace días en un importante cambio de gobierno. Jean- Pierre Raffarin, primer ministro, será destituido. Y los rumores aventados para desestabilizar a Sarkozy forman parte de una guerra sorda entre los aspirantes al cargo. A la izquierda, François Hollande, primer secretario del PS, ya trabaja en el día después con un partido dividido y un número dos, Laurent Fabius, EL FESTIVAL DE EUROVISIÓN Y LA NUEVA UE ALBERTO SOTILLO Consternación entre los del sí Su serenidad de fachada contrasta con la consternación que impera entre los partidarios del si que dan signos de anticipar la victoria del no A la derecha moderada, las filtraciones del pesimismo personal de Nicolas Sarkozy han precipitado una caída significativa del euro. Todos los analistas afirman que los mercados financieros anticipan la victoria del no Al margen lemania, 4 puntos; Francia, 11 puntos; Reino Unido, 18 puntos; España, 28 puntos. Los países que de siempre se consideraron grandes de los que cortan el bacalao en la UE, ocuparon las cuatro últimas plazas en el reciente festival de Eurovisión. Una competición con un inquietante parecido con las A deliberaciones y votaciones del Consejo de la UE. Y en la que desde hace años los que triunfan son ucranianos, malteses, lituanos, moldavos y turcos con sus tambores y sus atuendos de exótica película de aventuras. De la catástrofe se salvó Italia sólo porque no participó. Ese festival de puertas abiertas en una Europa desde el Atlántico a los Urales refleja también los temores que suscita la Ampliación de la UE en la vieja Europa y que amenazan con cristalizar en el no en los referendos de Francia y Holanda. La UE no volverá a ser la misma después de la Ampliación. A la vie- ja Europa le gusta la decadencia. Le andan llamando decadente desde los tiempos de Alcibiades, y no le ha ido tan mal con una grata decadencia que ahora ve peligrar con la ampliación hacia el Este bullicioso. Se dirá que la Constitución nada tiene que ver con Turquía ni con Ucrania. Pero con esos razonamientos tal vez se incurra en el segundo error. Cuando un país fundador de la UE rechaza una Constitución no lo hace por tecniquerías ni por euroescepticismo, sino porque siente amenazado el viejo modelo europeo. No quiere cambiar su confortable decadencia por la aventura eurovisiva.