Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 Nacional 17 no que responde a las iniciales J. G. C. A Nanysex se le acusa ya de siete agresiones sexuales a niños de entre uno y cinco años, una de ellas la de Villalba, perpetrada con Tood y a Aza de sucesivas violaciones de dos niños de 7 y 9 años, en alguna de las cuales participó también el detenido de Barcelona. A. O. M. está acusado de distribución de pornografía infantil, y J. C. C. vinculado también con la tienda de Murcia, de encubrimiento. Todas las víctimas están identificadas. Confiesa los hechos Nanysex que se ofrecía como canguro para acercarse a los niños con más facilidad, reconoció los hechos y admitió que había abusado o violado de más de un centenar de menores; el detenido en Orense igualmente confirmó su participación en los hechos. Tood en cambio, sólo confiesa que estuvo en el lugar de los hechos, pero asegura que no participó en ellos. La Policía tiene ahora que analizar todo el material intervenido, lo que llevará varios meses de trabajo. Se intenta identificar a más víctimas y detener a más implicados. La operación continúa. Tienda de informática desde la que operaba el pederasta Nanysex EFE Nanysex Tood y Aza son tres nick (apodos de internet) que esconden mentes enfermas, capaces de todas las vejaciones sexuales imaginables a niños Viaje al fondo de la perversión TEXTO: P. M. Arriba, el niño violado en Villalba, con un ordenador en el que aparece la letra ñ lo que indicaba que la imagen se había tomado en España; a la izquierda, anuncio de Nanysex en el que se ofrecía como canguro ocasional, para tener acceso a los menores; junto a estas líneas, imagen del billete de Cercanías de Renfe sacado en Atocha que resultó una de las claves de la investigación MADRID. A. I. G. 23 años, apodado Nanysex y Kova informático, amable y simpático según sus vecinos, canguro ocasional, de nivel económico medio- bajo, vecino de Murcia; E. S. M. 24 años, apodado Tood estudiante de Geografía e Historia, miembro de una familia de alto nivel adquisitivo, vecino de Barcelona; J. G. C. de 24 años, apodado Aza estudiante de Biología, poseedor de una página web sobre medio ambiente, de nivel económico medio, vecino de Orense. Tres mundos absolutamente distintos que se unen finalmente a través de internet por la perversión de sus mentes, que sólo pueden saciar sus impulsos sexuales perpetrando horribles vejaciones a niños, las cuales graban y fotografían para distribuirlas por la Red. Tood conoce personalmente a Nanysex y a Aza porque su nivel económico le permite viajar y, según la Policía, comparte con ellos violaciones a bebés. Además, proporciona la cámara para grabarlos. Los dos últimos, en cambio, sólo se comunican entre sí por internet, donde comparten sus sueños enfermos y las hazañas que realizan. A las fuentes consultadas por ABC les llama la atención su juventud, lo que los aleja del estereotipo de pederasta de uso común, ya roto para siempre. No hay dos iguales dicen los expertos. Lo único que tienen en común son sus mentes abyectas y que no buscan dinero En este caso, además, hay otra circunstancia poco habitual. En general, estos individuos encuentran en internet la coartada intelectual perfecta para calmar sus conciencias. Si hay mucha más gente como yo, quiere decir que no soy un enfermo, que esto que siento y practico es normal sería su razonamiento. Esta regla se rompe con los individuos ahora detenidos. Según las fuentes consultadas, todo indica que son plenamente conscientes de que son unos enfermos mentales, unos depravados. Sin embargo, no son capaces de cambiar. Incluso, dos de ellos lo intentaron y se pusieron en manos de profesionales para recibir una terapia adecuada. Sólo con niños Como parte de ese tratamiento, estos dos sujetos llegaron a quemar todo el material que habían grabado, en una especie de ritual que simulaba la ruptura total con su vida anterior. Sin embargo, no mucho después lo recuperaron a través de sus contactos en internet. Era el penúltimo episodio de su fracaso. El tercero, según parece, también había realizado algún movimiento en ese sentido, igualmente sin éxito. Alguno, incapaz de mantener relaciones con adultos, admite que nunca ha tenido trato sexual que no fuera con niños. A partir de ahí se fabrican su mundo de perversión, que en ocasiones quizá les pueda atormentar- -de ahí que al menos dos de ellos siguieran un tratamiento- pero del que no quieren o no pueden salir. Se les han encontrado libros de psicología infantil que utilizaban para saber tratar a los menores y uno se interesó por cómo abrir una guardería. Un detalle- -otro más en este caso- -que sobrecoge. Dos siguieron una terapia y llegaron a destruir el material. Sin embargo, luego lo recuperaron