Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional VIERNES 27 5 2005 ABC La Policía acaba con una red de violadores de bebés que distribuía las imágenes en internet Decenas de niños, alguno de sólo 16 meses, fueron grabados mientras sufrían espantosas vejaciones b Las detenciones de los tres auto- res de las agresiones se produjeron en Murcia, Barcelona y Orense. Uno se ofrecía como canguro para acceder a los niños PABLO MUÑOZ MADRID. Los agentes del Grupo de Menores de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Comisaría General de Policía Judicial han desmantelado una red de violadores de bebés que distribuía luego las imágenes por internet. En la operación se ha detenido a cinco individuos- -tres agresores sexuales, un encubridor y un distribuidor del material- -e intervenido fotografías e imágenes en las que decenas de niños, alguno de ellos de sólo 16 meses, sufren espantosas vejaciones. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, que acudió al complejo de Canillas para felicitar a los investigadores, fue contundente: He sido juez muchos años y visto muchas cosas. Pero esto es lo más abyecto de todo cuanto me he encontrado hasta ahora En febrero saltó la alarma. Un agente encubierto de un país extranjero había descubierto en la Red unas fotografías de violaciones de niños, una de las cuales le llamó poderosamente la atención, ya que la víctima tenía en su mano un billete de tren que podría ser de España. Interpol comunicó el caso a la Policía española, que abrió una investigación después de recibir cuatro fotografías: dos pornográficas y dos de entorno. El tratamiento de las mismas permitió determinar que el citado billete era de Cercanías de Renfe y había sido expedido por una máquina en la estación de Atocha de Madrid el 15 de enero de 2004. El destino era una localidad de la zona norte. En otra de las imágenes se veía una toalla en la que se distinguían una z y una p y se pudo averiguar que pertenecía al Hospital La Paz que atiende a la población de la misma área. Finalmente, en una tercera aparecía un niño con un ordenador que tenía la letra ñ Ya no había duda. Los hechos se habían cometido en España, por lo que se pidió todo el material a Interpol y se abrió una investigación a la que se ha dado preferencia absoluta en la BIT. Se abrieron varias líneas de trabajo. La primera, enseñar las fotografías de los niños y de los agresores a las policías municipales de varias localidades del norte de Madrid, además de a instituciones como el Defensor del Menor, por si alguien los reconocía; la segunda, las habituales gestiones en internet para identificar quién se encontraba detrás del nick (apodo) Nanysex el miembro más activo de una red que producía y distribuía en foros y comunidades de pederastia imágenes y vídeos de bebés violados. Se con- tó con la ayuda de todos los servidores. Nanysex en su página que daba acceso al material, incitaba a verlo con un mensaje en el que recordaba a los pederastas que sufrirían la misma pena tanto si veían fotografías menos duras como si decidían ver las de violaciones o las imágenes de las vejaciones. Algo así como no seas tonto, elige lo bueno porque las consecuencias serán las mismas Las imágenes estaban catalogadas con la firma Kova Tood y un número de serie. No se tardó mucho en saber que otro de las apodos de Nanysex era Kova pero además existía al menos un segundo violador, Tood Las investigaciones llevaron hasta Murcia, desde donde se habían realizado cientos de conexiones, aunque en puntos muy distintos. A partir de ese momento, la pregunta era: ¿qué conexión podía haber con Madrid? Madrid. Los muebles y un sofá que aparecían en las imágenes del pederasta coincidían con los del salón, de modo que algunas de las violaciones se habían perpetrado allí. Además, los vecinos recordaron que allí también vivieron con el sospechoso un matrimonio, formado por un español y una rusa, y su bebé, al que además reconocieron en la fotografía que les mostraron los agentes. Se trataba, pues, de localizar a la pareja. Se le siguió la pista por varios puntos, sin resultado, hasta que, casualmente, fue encontrada en Murcia. Paralelamente, se detectó en la Red un vídeo de Nanysex con la dedicatoria: Para mis friends BL (boy lover) Aza y Tood Había dos novedades: aparecía un tercer implicado (con el apodo de Aza y en la imagen se pudo identificar al gerente de la tienda como uno de los agresores. Quedaba por identificar a Tood y a Aza En este punto, la memoria de uno de los agentes fue importante, ya que recordó que en una operación anterior en Murcia habían salido el nombre de Nanysex y su material. Entonces se detuvo a una persona, pero quedaba otra por identificar que tenía en su poder los vídeos. Se trataba de A. O. M. también vecino de esa ciudad. En su casa se encontró todo el material, que él distribuía. Poco después se puso nombre a Tood E. S. M. natural de Lérida y desde hace unos meses vecino de Barcelona, que estuvo en Madrid con Nanysex y a Aza un orensa- Tienda de informática Los agentes localizaron una tienda de informática de Murcia. Los responsables del caso establecieron entonces la hipótesis de que Nanysex podría aprovechar la actividad de la tienda, dedicada a configurar equipos, para realizar conexiones con cada uno de ellos. Por tanto, se vigiló e investigó a todos los relacionados con el negocio. Pronto se supo que el gerente, A. I. G. había residido en Collado- Villalba, localidad del norte de Madrid, entre agosto de 2003 y febrero de 2004. Precisamente en las fechas en las que se había expedido el billete de Cercanías. Se había cerrado el círculo. El trabajo ahora era inspeccionar el piso y reconstruir la vida de este individuo en El enigma de los padres Los investigadores se encontraron ante el dilema de detener o no a los padres del niño agredido sexualmente en el piso de Villalba. En principio, les parecía muy difícil que no hubieran notado algún indicio de las brutales violaciones, por lo que decidieron detener al matrimonio. No había, sin embargo, pruebas concluyentes de su implicación. En los interrogatorios ambos dijeron que no habían notado nada, más allá de algún detalle al que no dieron entonces importancia. Mostraban cierta ingenuidad. Ante la tesitura, decidieron dejarlos en libertad, a la espera de ver si surgen nuevos datos en la investigación. Nanysex acusado de 7 agresiones, admitió a la Policía haber violado o abusado de más de un centenar de niños