Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 Opinión 7 comunitarios. En eso consiste negociar. El segundo tema es el límite de gasto, que determina la cuantía de los fondos a repartir. Aunque el Presupuesto de la Unión tiene su límite estatutario en el 1,27 por ciento del PNB, lo cierto es que alcanzó un techo del 1,20 por ciento en 1993 y no ha hecho más que disminuir en términos relativos desde entonces, debido a las dificultades fiscales de los Estados miembros. Dificultades que sólo han empeorado en los últimos años, y no sólo por razones coyunturales, sino por decisiones discrecionales de los Gobiernos. El déficit público del área euro, ajustado de variaciones cíclicas, ha llegado al 2 por ciento del PIB. Por eso, el todavía canciller Schröder ha hecho saber explícitamente que nunca aceptará superar el límite del 1 por ciento del gasto comunitario. Chirac todavía no lo ha dicho, pero lo piensa. Y el ministro Straw ha amenazado directamente con utilizar el veto si se pretende rebajar el cheque británico. Un ejemplo muy ilustrativo de lo que sucede en las democracias maduras, que no intentan rescribir la historia con cada cambio de gobierno. Porque cabe recordar que el cheque fue el gran logro del gobierno Thatcher en Europa, y los laboristas lo defienden con vehemencia y sin complejos. LA ESPUMA DE LOS DÍAS NEGOCIAR CON FUEGO A naturaleza del terrorismo es tan perversay bestial que las concreciones de su lenguaje no pueden ser otras que la destrucción y la muerte, incluso en la circunstancia hipotética de que quisiera dejar de destruir y matar. Si se propusiese anunciar una tregua, no tiene a mano otro léxico que un incremento del terror. El atentado de anteayer en Madrid va a ser interpretado de cien maneras, pero su descripción más aproximada es la de estertor nihilista, de coletazo preagónico en plena sociedad henchida de vida, pletórica de ganas de arrimarse a la felicidad. Es una sociedad que confía su seguridad en manos de quienes representan legítimamente la autoridad del Estado. En tiempo de VALENTÍ absentismos e indiferenPUIG cias colectivas, esa seguridad es la ultima ratio del vínculo entre individuo y Estado. Es el vínculo que organizaciones terroristas como ETA siempre han buscado fragilizar interponiendo la violencia entre el Estado y la confianza del ciudadano. De conseguirlo, ésa y no otra es la victoria del terror, del mismo modo que pagar un secuestro afianza la industria del secuestro. Pasamos por una etapa de confusión y de confusionismo, de oportunidad y de oportunismo: eso es lo que ETA intuye y por eso actúa como acaba de actuar en Madrid. No es por otra razón que aceptar las modulaciones de su estado de beligerancia, por debilitada y acosada que esté, es asumir plásticamente la condición de rehén y reconocer como rentable una táctica ilimitada del terrorismo. No son siempre coincidentes los parámetros pero los últimos años aportan algunas lecciones muy específicas, a partir de la deducción- -destacada por Fernando Reinares en Terrorismo y antiterrorismo -de que uno de los principios organizativosen el caso de los grupos terroristas consiste en que, mientras duran, la acción adquiere primacía sobre la conversación. De ahí puede deducirse que, en todo terrorismo, para durar hay que matar y que sólo se va a conversar- -razón de ser de la ciudad democrática, como institucionalización de la discrepancia- -cuando flaqueen los propios recursos, con lo que la sociedad objeto del terror, siempre deseosa de paz, puede ser propensa a confundir esos dos ciclos, apresurándose a conversar. Incluso perdiendo respaldo social, a ETA le cuesta muy poco insinuar que quiere conversar y a la vez poner bombas en Madrid. Puede declarar una tregua y luego incumplirla. Por acosada que esté, todavía es capaz de atacar el vínculo entre ciudadanía y Estado de Derecho, a menudo consiguiendo el efecto contrario: la solidaridad de todos ante el terror. Ése fue el origen del Pacto por las Libertades que ahora, con dosis colosales de hipocresía, pretenden reconstituir algunos de los que en su día se negaron a firmarlo por razones más bien de escaso contenido. Aún así, estamos en hora de reagrupar las fuerzas al alba, para que el enemigo las vea dispuestas y sin fisura. vpuig abc. es L CARLOS KILLIAN que la negociación se cerrase este año, antes de que se aplicaran las cuentas nacionales revisadas. Es ya hoy prácticamente imposible que se haga durante la presidencia luxemburguesa que acaba en junio. Las imprevisibles consecuencias del más que probable no francés y la convocatoria de elecciones anticipadas alemanas lo impiden. Y no parece que la entrante presidencia británica vaya a hacer de este tema una prioridad. Aunque de poco vale lamentarse, no tenía por qué haber sido así, si España, por ejemplo, hubiese condicionado su apoyo a la reforma del Pacto de Estabilidad, que tanto deseaban otros, a la aprobación del marco plurianual de los gastos El tercer tema es el reparto de los fondos. De mantenerse los actuales criterios de elegibilidad, y en el mejor de los casos, sólo tres (Andalucía, Extremadura y Galicia) de las diez regiones españolas que actualmente reciben los Fondos Estructurales mantendrían la capacidad de recibir ayudas del llamado Objetivo 1, y España perdería la totalidad de los Fondos de Cohesión, según un estudio de la Caixa. Esa es la situación y la discusión actual parece limitarse a si el Gobierno es capaz de arrancar una prórroga de dos años antes del inevitable apagón. Tampoco tenía que haber sido así, porque si en vez de andar distraído regocijándose en la foto de las Azores y en dibujar un nuevo mapa de España, el Ejecutivo hubiera prestado más atención a la intendencia podría haber insistido en abrir el abanico de la negociación, en la big picture, en modificar la composición del presupuesto comunitario para evitar la insensatez de que el coste de la Ampliación lo pague España, cuando todos los estudios demuestran que Alemania, Austria, Francia e Italia son los principales beneficiarios a medio plazo. Pero, ¿qué mercader no está dispuesto a hacer un buen negocio? ¿quién no mete un penalti si el portero anda falto de concentración? PALABRAS CRUZADAS ¿Crecimiento económico o maquillaje contable? CRECE DEMASIADO L primer problema de la economía española se llama productividad, una perdida persistente de competitividad por un diferencial crónico de inflación que sube el listón a los exportadores. Se nota en la balanza comercial, en el espectacular aumento de las importaciones que revela que fuera producen más, mejor y más barato. Y eso pasa una factura en pérdida futura de empleo. La economía crece con tres motores: demanda interna intensa, sector público expansivo y crecimiento de la inversión en todos los frentes. Sólo el comercio exterior tira para atrás. Hay datos para estimar el riesgo de calentamiento de la economía, un sofocón que puede llevar a extenuación. F. GONZÁLEZ Las familias no quieren acabar la fiesURBANEJA ta, quieren otra ronda antes de irse a casa, otro pastel antes de la dieta. A la política presupuestaria hay que reclamar contención: primero, propia, que gasten menos; y segundo, impuesta a los demás, por mucho que le irrite a mi compañero de al lado. Los portugueses suben el IVA dos puntos para recaudar (y puede que no recauden) y aquí habría que subirlo para enfriar la demanda interna. Y como no conviene que el recaudador se lleve más parte (que enseguida la gasta) esa medida tendría que venir acompañada de un recorte apreciable del impuesto de sociedades y de las cotizaciones sociales. MAQUILLAJES VARIOS E E N uno de sus luminosos diálogos, la extraordinaria Margaret Dumont se encara con Groucho Marx y le espeta: ¡Es usted un hombre horrible! Y Groucho la interrumpe: Un momento, señora, ¿comparado con quién? Así sucede con la economía española, que tantas satisfacciones provoca a este Gobierno de nuestros dolores y nuestro dinero. Están los socialistas encantados de haberse conocido, pero aquí juegan afeites varios. Uno es el reconocimiento de los inmigrantes, que hace saltar las estadísticas, aunque dentro de nada padecerán el mismo paro que los nativos- -por aquello de los derechos -y desatarán toda suerte de tensiones y problemas. El segundo maquiC. RODRÍGUEZ llaje es el de Groucho: resulta que el GoBRAUN bierno es manifiestamente irresponsable, como lo prueba el Presupuesto, pero de momento aprovecha el tirón de los tipos de interés artificialmente bajos- -el infausto y perverso modelo que reprochaban al PP y de cuyas rentas ahora viven- -y sobre todo gana por la comparación: Zapatero es un desastre pero ¿qué diríamos de Raffarin, Schröder o Berlusconi? El problema no es crecer mucho sino crecer mal, y eso siempre es culpa de las autoridades. Habrá que recordarlo cuando la tortilla, como cantó Violeta Parra, se vuelva. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate