Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 5 2005 Opinión 5 ESCENAS POLÍTICAS SIEMPRE QUEDA PARÍS I joven maestro Martín Ferrand recordaba ayer aquí mismo unas frases de Julio Camba en las que se cachondeaba de los franceses. Decía Camba que en Francia un académico es siempre mejor escritor que uno que no sea académico ¡Qué horror! Como nuestro actual afrancesamiento nos lleve a la misma idea, resultará que Juan Luis Cebrián escribe mejor que Paco Umbral, mejor que Raúl del Pozo, mejor que Manolo Alcántara y mejor que yo, toma higos, Pepa, que se agusanan. Pero Francia es así, París será siempre el ombligo del mundo, siempre nos quedará París y, como dice Camba, allí la decadencia es imposible, incluida la decadencia liteJAIME raria, porque siempre CAMPMANY tendrán el mismo número de magníficos escritores, o sea, tantos como académicos. Ni la decadencia literaria ni la deportiva. Acaba de decir Ronaldinho que él, en la disputa por la sede olímpica, apuesta por París. Seguramente ganará. Poco, pero ganará. Las grandes casas de apuestas pagan con una friolera las apuestas por París. Le dan a usted 1,20 euros por cada euro apostado, o sea, que ni siquiera se gana un real por peseta. La candidatura de Londres la pagan 4 a uno, y en cambio la de España y la de Nueva York las han subido a 16 por uno, lo que quiere decir que es muy difícil que ganen. Peor está Moscú, que dan por su triunfo 40 por uno. Total, que gana París. Ronaldinho no da un duro por Madrid como sede olímpica de 2012, pero peor es lo de Eto o. Yo creo que Samaranch nos ha dejado de su mano. Y por si eso fuera poco, ahí viene la banda etarra poniendo bombazos, Zapatero cabreando a los Estados Unidos, que algunos votos mueve en el COI, y el moro amigo que es mucho más amigo de Francia. La propaganda de Madrid ha sido muy cauta. La ciudad está llena de carteles donde se lee solamente Madrid y al lado dos admiraciones: No sabemos para quién o para qué serán las admiraciones, si para Samaranch, para Ronaldinho, para Eto o, para el alcalde, para la presidenta que besa por la mañana y muerde por la noche para Zapatero, que es del Barça, o por los bombazos. París no sólo tiene la llave de la sede olímpica, sino la de la Constitución de Europa. Dicen los augures, una vez consultados los hígados de las ocas sagradas y el vuelo de las águilas, que Francia va a decir no en el referéndum del domingo próximo. No sé, no sé. Los franceses siempre salen por donde menos se espera. Parecía que habían perdido la guerra, y la ganaron. Lucharon bravamente contra los alemanes de Hitler hasta el último aliento y la última gota de sangre de los soldados británicos y americanos. Y en 2012, si queremos asistir a las pruebas olímpicas, siempre nos quedará París. Bueno, esa fecha de 2012 me cae muy lejos y, si vivo, me hallará desansiándome ante el televisor. Me conformo con que Nadal le gane el Roland Garros a ese chico francés tan bueno llamado Gasquet. M NO EN MI NOMBRE OMO señalaba acertadamente en estas páginas Mikel Buesa, el gobierno de Rodríguez va a tener dos problemas de distinta envergadura cuando se enfrente a la reclamación más que probable de la cúpula de ETA de libertad para sus presos. Uno de ellos, no pequeño, será de orden jurídico: darle forma a la excarcelación masiva de presos condenados por asesinatos espeluznantes no será fácil ni siquiera para López Aguilar, el saltador de obstáculos que con un pie salta la valla y con el otro la tira. La salida de uno solo de los criminales de ETA entre los vítores de sus secuaces y la aprobación silenciosa y mal disimulada de nacionalistas varios, desde Carod a Ibarreche, tiene mala fotografía. Será un triunfo difícilmente digerible por un Estado de Derecho que ha consumido buena parte de su tiempo en asegurarse el derecho del Estado a defenderse de los delincuentes. Pero el CARLOS otro, de aún más complicada concreHERRERA ción, es de carácter ético. Ése plantea aún mayores escollos incluso para gente con pocos escrúpulos ante la historia como los que han mostrado determinados miembros de la izquierda política española. Ni siquiera para los que desde las filas del Partido Socialista han visto morir a alguno de sus inolvidables hombres como Fernando Múgica o Fernando Buesa o Joseba Pagazaurtundúa será sencillo. No puedo olvidarme, sin ir más lejos, de aquella fría madrugada en la que supe, a través de una abrupta llamada, de la muerte a fuego y plomo de Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García Ortiz. Cuando salí corriendo hacia el Ayuntamiento de Sevilla, a eso de las cinco de la mañana, lo hice aturdido por la incredulidad de haber perdido a unos amigos como consecuencia de una acción armada de la banda terrorista más cruel y despiadada del mundo. Pasaron las horas y sólo la reacción popular C y política de mi ciudad pudo amortiguar el dolor que todos los hombres y mujeres de bien sentimos por la pérdida de los padres de tres chiquillos aturdidos. La Policía detuvo a los asesinos, pero al poco tiempo uno de ellos fue elegido parlamentario por Batasuna entre los votantes navarros y celebrado impunemente por los suyos entre vítores y aplausos en la calle. Sentí honda, hondísima vergüenza de vivir y pertenecer a un país capaz de albergar a gentuza semejante. Si mañana, o dentro de un año, una hipotética negociación entre un gobierno legítimo y democrático y una banda de criminales nacionalistas desemboca en la libertad de éstos ante un puñado de secuaces vociferantes y triunfadores, entenderé que hemos perdido la batalla. La ética y la otra. El asesino podrá celebrar su libertad viajando hasta la calle Don Remondo de Sevilla a beberse unos vinos en el mismo bar del que salían Alberto y Ascen poco antes de ser disparados por la espalda. Podrá, si se lo propone, mofarse ante los propios hijos de ambos ocho años más tarde. Compadezco al que se lo tenga que explicar a ellos como he compadecido a los que han tenido que explicárselo a los muchos hijos de concejales, policías o guardias civiles que han visto pasearse ufanos y retadores a los asesinos de sus padres. Por todo ello es importante la manifestación del próximo día 4 en Madrid. El poder político, el Gobierno, los negociadores, los bienintencionados y los malintencionados deben saber que, si eso se produce o alguien tiene la tentación de que se produzca para satisfacer las palabras de Otegui en la cómoda entrevista en la cadena pública catalana, no será nunca en nuestro nombre. Será, si acaso, en el de Rodríguez y en el de los que piensen como Rodríguez. Evidentemente, no en el mío. No en el de quienes gozábamos de la amistad de los Alberto y Ascen que han muerto en España. A ese problema ético se enfrentan. Allá ellos. www. carlosherrera. com