Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes EL LIVERPOOL, CAMPEÓN DE EUROPA JUEVES 26 5 2005 ABC Cruz y cara para los españoles, que supieron levantarse ABC MADRID. Cruz y cara para los españoles ayer. Horror en la primera parte para todos, Xabi Alonso, Luis García y hasta Mejuto, y esperanza en la segunda. El realista estuvo perdido en el campo. Le comió el terreno Gerrard, cuya voracidad de balones le robó protagonismo. Sin que el juego pasase por el donostiarra, todo fue mal. No encontró el sitio Xabi, ni ofensivo ni defensivo. No pasó el balón por sus pies y, lo peor, fue incapaz de tapar a Kaká, principal artífice del desastre inglés. En esta primera parte, Luis García se mostró más activo que su compatriota, aunque tampoco estuvo muy acertado. Al menos, el ex barcelonista lo intentó. Intervino mucho en el juego e incluso fue el mejor rematador de su equipo, pero con escasa puntería. Incluso fue el protagonista de uno de los errores de Mejuto, que resultó capital. Hizo el delantero español un recorte a Nesta que cortó el balón con el codo. Mejuto no se enteró o no lo vio, con la mala suerte además de que en la jugada siguiente el Milán marcó el segundo tanto, y parecía el punto final. Como el pattido en sí, también los españoles cambiaron su rol en la final. Con Hamann en el campo, Xabi entró más en juego, marcó el gol después de fallar el penalti y encontró más gente a su alrededor para crear algo de juego. También Mejuto mejoró al acertar en el penalti de Gattuso a Gerrard, si bien se comió la tarjeta que debería haberle enseñado. El que no tuvo tanto protagonismo fue Luis García, al que la nueva posición de Gerrard, más adelantado, también le restó protagonismo, como antes le había pasado al propio Xabi Alonso. En el final, con el Liverpool ¡Viva Benítez! y banderas de España Banderas de España y leyendas como las de ¡Viva Benítez! poblaban las gradas del estadio olímpico Ataturk. Rafa s Red Armada era un lema que aparecía, bien visible, en el centro de una gran bandera española que la afición del Liverpool había colocado en uno de los fondos del nuevo estadio turco. Incluso su imagen ilustraba otro tipo de enseñas que se podían ver en el campo, en un estadio teñido de rojo por todos los rincones. Fue un espectáculo que recordó a los españoles otras finales recientes vividas con equipos de nuestro país en el césped. Un extraño sentimiento debió pasar por la cabeza de Fernando Morientes, que anoche no pudo jugar con el Liverpool al no estar inscrito para esta competición con el club inglés. Vio el partido y ese ambiente español desde la tribuna, rememorando la final perdida con el Mónaco, el año pasado, y recordando su protagonismo en el éxito del Real Madrid frente al Valencia, en el año 2000. Luis García, con la Copa de Europa tras una final épica más cerrado, sólo hubo apariciones de Xabi sacando bien el balón. AP Maldini iguala a Mateos Otro futbolista, Paolo Maldini, capitán e historia en activo del Milán, vivió anoche una plusmarca inesperada en su extensa carrera profesional. Marcó el primer tanto de la final en el primer minuto del encuentro e igualó el récord del recordado Enrique Mateos, que hasta anoche era el autor del gol más rápido en una final de la Copa de Europa. B. B. talismán para la final Y fuera del terreno de juego, en labores más burocráticas como uno de los responsables de Prensa, otro español, Borja Bilbao, disputó anoche su novena final de Champions consecutiva. Este bilbaíno de 46 años cayó en el mundo del fútbol nada menos que en el Athletic, donde fue jefe de Prensa durante seis años (90- 96) y fue fichado por la FIFA en 1994, donde ya formó parte del departamento de Prensa en el Mundial de Estados Unidos. Al año siguiente también la UEFA comenzó a contar con sus servicios y desde entonces ha estado presente, siempre en Prensa, en todos los Mundiales y Eurocopas (tres y tres) amén de campeonatos sub 21, sub 19 y sub 17 continentales y mundiales.