Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 5 2005 Toros 55 Triunfador hasta el momento de San Isidro, cuando ya ha llegado a su ecuador, busca aumentar su glorioso palmarés en Madrid, hoy, en la Corrida de la Prensa Rincón: Voy a por mi séptima Puerta Grande TEXTO: GONZÁLEZ LINARES FOTO: BOTÁN En la imagen superior, la Infanta Doña Elena (en una barrera junto a la mujer EFE de Adolfo Suárez Illana) y Jaime de Marichalar (en un burladero) disfrutan de la tarde en Las Ventas; abajo, Ana Botella, su hija Ana y su marido Alejandro Agag, en un palco sentirle mucho sus arrancadas inciertas y sin ritmo; a base entenderlo y aprovecharle los viajes poco a poco. Y al final incluso le ha cosido una tanda sin solución de continuidad. Tiene la emoción del valor seco más que de la estética. Pero ayer esta batalla se planteaba en ese campo. Y con cabeza. -El colombianito Bolívar ha confirmado con mucha dignidad, ¿no te parece? -Sí. Al soso de su confirmación le ganado siempre el paso adelante para sacarle más de lo que ofrecía y al sexto quizá lo haya toreado demasiado abierto. Demasiado también porque no dábamos un duro por el rajado toro, que le ha aguantado al menos tres tandas de derechazos... -Dávila Miura no cae majo en Madrid, ¿eh? -Buff. Mira yo creo que, como entre las personas, o hay química o no, y en este caso no existe. Para mí ha estado mejor con el peor, ese colorao que no topaba sin humillar, que con el cuarto, que, oye, tenía un pitón izquierdo potable. A la hora de matar sí que no hay por donde atarlo. -Cuidado con el escalón. No te caigas. -Aquí el único que se puede caer es El Cid de Beneficencia. Se lo merecerían. Granada Córdoba Triunfo de Antón Cortés y oreja para Ponce MUNDOTORO. El albaceteño Antón Cortés, que sustituyó a José María Manzanares después de que la empresa no llegase, finalmente, a un acuerdo con El Cid, abrió la puerta grande en la sexta corrida de la Feria del Corpus de Granada. Cortés se mostró muy dispuesto en sus dos toros. Enrique Ponce cortó una oreja al quinto y César Rincón no tuvo suerte en esta tarde y fue ovacionado con su lote. Con dos tercios de entrada, se lidiaron toros de Alcurrucén, muy bien presentados y de escaso juego, salvo el excelente segundo; el quinto fue un sobrero de la misma divisa. César Rincón, palmas y ovación tras aviso. Enrique Ponce, vuelta al ruedo tras aviso y oreja. Antón Cortés, oreja en los dos de su lote. José Luis Moreno, por la puerta grande A. DORADO. El esfuerzo que realizó José Luis Moreno el pasado domingo en la corrida de Jaralta lo rentabilizó en esta quinta de Feria, realizando una gran faena al segundo toro, al que cortó dos orejas. El cordobés, que sustituía a Rivera Ordóñez, planteó la faena en la distancia adecuada y templó mucho. Aprovechó así las buenas condiciones de un animal al que había que medir, puesto que tenía las fuerzas justas. En el quinto, estropeó con la espada una buena faena. Saludó desde los medios. Oreja y ovación fue el balance de El Fandi. Jesulín cortó una oreja al cuarto tras una labor técnica. En el primero oyó una fuerte ovación. Se lidiaron cinco toros de Núñez del Cuvillo y uno de Benjumea, escasos de trapío, nobles y flojos. ¿Cómo se siente una semana después de su triunfo en Madrid? -Feliz, porque han sido días muy bonitos, de muchos reconocimientos por parte de la prensa, de aficionados y de profesionales. ¿Cómo recuerda la tarde? -Como una tarde redonda. Estoy orgulloso también de la difusión que ha tenido. Nos quejamos de que no se habla ni se escribe de toros, y afortunadamente no fue el caso ese día. -A estas alturas de su carrera una salida a hombros de Las Ventas será algo muy grande. -No puedo decir que fue como la primera, porque para un torero, como ésa no hay ninguna. Pero sí que es más que las demás, sobre todo para el hombre, por la superación y el esfuerzo que llevo en lo personal. La salida a hombros sí fue la más especial. Fue impresionante ver la cantidad de gente que tiraba del traje para tener un recuerdo mío de ese día. Por cierto, que no he querido mandar arreglar el vestido: lo pondré tal cual quedó en una vitrina en homenaje a mi sexta Puerta Grande. -Entre la quinta y esta sexta hay diez años de diferencia. ¿Sentía ya necesidad? -La anhelaba, la verdad. El triunfo siempre se necesita. Ahora estoy viviendo una etapa en la que no busco la cantidad de corridas; las prisas no van conmigo. También llevo con tristeza no estar en plazas en las que he triunfado, como Palencia, El Puerto o Barcelona. -Se podría dar de nuevo el caso de repetir hoy Puerta Grande consecutiva. -Sería lo más espectacular del mundo. Lo hice cuatro veces seguidas y es un hecho histórico en Madrid. No es fácil repetirlo, pero me he mentalizado para lograrlo y voy a por ella. Entonces no tendría palabras para contarlo. ¿Qué significa para usted torear esta Corrida de la Prensa? -Es una fecha clave en el calendario taurino y creo que es tremendo el revuelo de entradas que hay, pagando mucho dinero en la reventa. Eso es impresionante. El cartel es muy atractivo: Tejela fue el triunfador el pasado San Isidro y en éste ya ha cortado una oreja; Perera es un torero muy nuevo, pero que va creciendo a pasos agigantados por sus excelentes formas, y yo vivo en un momento lindo como torero. -Ahora tal vez le exijan más. -Ahí está lo duro de Madrid. Y la prueba de que no regalan nada. Espero volver a estar a la altura. César Rincón, en su sexta salida a hombros en Las Ventas