Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional CONSTITUCIÓN EUROPEA LOS FRANCESES HACEN CUENTAS JUEVES 26 5 2005 ABC LAS RAZONES DEL NO o cabe duda de que después del proceso de ratificación del Tratado Constitucional, los europeos nos conoceremos mucho mejor a nosotros mismos. El posible fracaso del mismo- -los indicios en Francia son francamente malos para el Tratado- -puede hacernos ver cómo la Constitución es derribada por razones opuestas en un país y en otro. Eso no debería ser necesariamente malo. Una constitución rara vez puede concitar unanimidades y puede ser bueno que sea descalificada a la vez por ser demasiado liberal para unos o demasiado intervencionista para otros. Si así fuera y el proceso de ratificación RAMÓN se limitase a un único PÉREZ- MAURA voto de todos los europeos el resultado final sería aceptable. Nadie la quiere. El problema es que en este caso, podemos encontrarnos con que en Francia los argumentos del non son los mismos que los del yes si se llegara a someter a referendo en el Reino Unido. Y que las votaciones de países soberanos la puedan bloquear por razones opuestas es la demostración incontestable de la pericia necesaria para construir una Europa cohesionada. Como ha explicado Peter Oborne en The Spectator, en Francia nos encontramos con que la mayoría del no defiende, como lo hace el ex primer ministro socialista Laurent Fabius, que este tratado es puro entreguismo a las fuerzas del mercado libre filo norteamericanas y, por lo tanto, una amenaza letal al generoso sistema de bienestar social francés. Ni que decir tiene, los matices liberalizadores del Tratado son, precisamente, la bandera de enganche de los europeístas británicos. En el mismo sentido, los defensores británicos del no están convencidos de que el Tratado produciría una nueva ola reguladora que dañaría a su industria, mientras que los galos que promueven el no están convencidos de que la Constitución haría perder a los trabajadores valiosos derechos e inmunidades. Muchos franceses creen que este Tratado es parte de una malvada conspiración anglosajona para tomar el control de la UE por la puerta de atrás y negar al trabajador francés su inalienable derecho a la semana laboral de 35 horas y un generoso calendario vacacional- -al que ninguno de los que votaron que sí en España está dispuesto a renunciar, por supuesto. La conclusión de todo esto está clara. Hay en Europa dos euroescepticismos contrapuestos que pueden imponerse por las mismas razones por las que querrían destruirse recíprocamente. La moraleja está en que el euroescepticismo británico moderado, el defensor del libre mercado, el que ha criticado a la UE por ser egocéntrica, se puede encontrar defiendiendo esta Constitución europea por su intento de adpatar Europa a un mundo globalizado. Y podrían hacerlo al lado de Delors y sus socialistas, pero no con muchos gaullistas. N Un activista del PC francés pega un cartel en favor del no sobre otros del sí ayer en Lille REUTERS En el feudo del padre de la Constitución Europea, el ex presidente Valery Giscard D Estaing, los electores franceses tambien dudan qué votar en el referéndum del domingo. El distrito del Puy de Dome será tan difícil como el resto de la Francia profunda Los vecinos de Giscard D Estaing tampoco se libran del desánimo ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL CLERMONT- FERRAND. El distrito del Puy de Dome ha sido desde siempre el feudo político de Valery Giscard D Estaing y aquí es donde el ex presidente de la República francesa y padre de la Constitución Europea ha venido a hacer sus últimos gestos de campaña ante un referéndum que puede dejar en agua de borrajas el proyecto con el que siempre había pensado pasar a la posteridad. Ni siquiera aquí las cosas están claras y los auverneses no se diferencian mucho de los demás franceses a la hora de afrontar el referéndum del domingo. El castillo de Valery Giscard d Estaing se encuentra en un apacible pueblecito llamado Chanonat. No se trata del castillo d Estaing que ha adquirido recientemente el ex presidente en el pueblo de ese nombre, situado a orillas del Lot, sino el caserón que le regaló su padre y en el que ha pasado largas temporadas desde su juventud. Los lugareños se acuerdan de cuando era presidente, y venían a protestar a sus puertas hasta manifestaciones de prostitutas. Ahora se limitan a verlo pasar fugazmente sin más. Vino el domingo y creo que se ha ido esta mañana dicen cuando se pregunta por él. Seguramente regresará el sábado para votar el domingo y se irá otra vez Se podría esperar que al menos aquí los franceses serían más entusiastas a la hora de apoyar el Tratado Constitucional, aunque sólo fuera porque conocen mejor al autor, pero precisamente por eso parece que las cosas no serán fáciles tampoco aquí. Promesas y realidades No me extrañaría que salga el no en esta región. ¿Qué nos aporta Europa a nosotros, si la Comisión sólo se ocupa de los países del Este? decía André Gazhe, oficial del cuerpo de bomberos de Clermont- Ferrand, que reconoce que desde que empezó a oír hablar de la Constitución europea hace tres meses ha cambiado de opinión varias veces y todavía no consigue convencerse de votar a favor. Aquí el desempleo no es más fuerte que en el resto de Francia, pero todos miran atentamente a la gigantesca fábrica de Michelin, de la que depende el grueso de la economía de la región. De los más de treinta mil obreros que llegó a tener en sus buenos tiempos no quedan más que quince mil, y si no fuese porque la empresa es uno de los símbolos de Francia, estarían temblando por la posibilidad de que fuese trasladada a uno de los países del Este. La campaña está siendo discreta y poco movida en esta hermosa región que fue en la antigüedad un mar de volcanes y ahora vegeta apacible entre colinas boscosas y prados verdes. Europa no nos da mucho, aquí también las pasamos canutas decía Marcel Mercier, un ganadero del pueblo de Giscard, al que no profesa ninguna simpatía: ése no hace más que tonterías Primum vivere La carretera que atraviesan sus vacas está flanqueada de carteles sobre el referéndum. Unos pocos a favor del sí pero la mayoría piden el voto negativo. El más repetido es el que pide el no pero directamente un no a la entrada de Turquía en la Unión Europea, es decir, para el referéndum previsto más allá del que se celebrará este domingo. Y cuando las vacas de Marcel acaban de atravesar la carretera, entonces atraviesa un camión en el que han puesto un enorme adhesivo en la parte trasera: Que sea sí o no yo lo que quiero es sobrevivir No me extrañaría que salga el no en esta región. ¿Qué nos aporta Europa a nosotros si Bruselas sólo se ocupa de los países del Este?