Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 5 2005 11 Mariano Rajoy acompañará a Fraga durante diez de los quince días de la campaña electoral gallega Los dos afiliados del PP detenidos en enero amplían su denuncia a los delitos de prevaricación y coacciones Los terroristas avisaban por la mañana a Zapatero, con una furgoneta bomba, que no se desarmarán para negociar La explosión de 20 kilos de cloratita, introducidos en una mochila, provocó medio centenar de heridos leves y cuantiosos daños miembros de un comando con base en el País Vasco, robaron la noche anterior en El Escorial la furgoneta utilizada sin doblarle la matrícula D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. Horas antes del ingreso en la cárcel de Soto del Real del líder batasuno Arnaldo Otegi, ETA había reiterado al Gobierno que no está dispuesta a abandonar definitivamente las armas como paso previo a una negociación. Y lo hizo mediante la explosión de un coche bomba en la madrileña calle de Alcalá que dejó un saldo de medio centenar de heridos leves y cuantiosos daños materiales. La banda eligió una hora punta- -9,30 de la mañana- -y una zona especialmente concurrida- -colegios, oficinas, talleres, establecimientos, la boca del Metro de Suances... en el noreste de la capital, en un barrio industrial, con el objetivo de provocar el pánico y, al mismo tiempo, transmitir el mensaje de que pudo, pero no quiso, causar una matanza. La Policía cree que los autores, al parecer dos, son miembros de un comando itinerante que se habría desplazado desde el País Vasco expresamente para cometer el atentado. Su primera parada fue la localidad serrana de San Lorenzo de El Escorial, donde en la madrugada de ayer robaron una furgoneta Renault Express. Sin doblar las matrículas y sin confeccionar un coche bomba como tal- -simplemente dejaron en su interior la mochila cargada con 20 kilos de cloratita y el temporizador- los terroristas se dirigieron a la capital. Todo apunta a que tenían la orden de comeb Los autores del atentado, ter la criminal acción en la zona finalmente elegida, aunque sin un objetivo concreto. Así, a las siete de la mañana decidieron estacionar la furgoneta en la confluencia de las calles Alcalá con Rufino González, en el distrito de San Blas. Rápida actuación de la Policía A las 8,45 horas, cuando los terroristas se encontraban a buen recaudo, lejos del lugar, un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA avisaba al periódico Gara de que en tres cuartos de hora estallaría la furgoneta bomba y daba el punto en el que había sido aparcada. Agentes de la Policía Nacional procedieron de inmediato a acordonar la zona mientras que integrantes del equipo de desactivación de explosivos, en una rápida inspección, observaron la mochila en el asiento trasero. Dada la premura del plazo, sólo pudieron ser evacuados los empleados que trabajan en las dos primeras plantas del edificio Aragón y de un concesionario de automóviles Opel, así como los transeúntes que se encontraban más próximos a la furgoneta bomba. Cuando los trabajadores de los pisos superiores procedían a salir a la calle se produjo la explosión, cuya onda expansiva empujó a algunos de ellos, de nuevo, al interior del edificio. A las nueve y media se producía la explosión del artefacto, que JAIME GARCÍA Un largo historial Arnaldo Otegi ha sido, desde los 19 años de edad, uno de los más activos militantes de ETA y sus satélites políticos. Con esa edad se fuga a Francia, donde ingresa en el aparato operativo de la banda en 1977. El secuestro del entonces diputado de UCD Javier Rupérez, en 1979, es el primer delito del que se acusa a Otegi, aunque resulta absuelto pues el político no puede reconocerle. También se le imputa en el intento de secuestro del diputado Gabriel Cisneros, del que también se libra. En 1987 es condenado por su participación en el secuestro del industrial Luis Abaitúa. Sale de la cárcel en 1993 y accede a un escaño en el Parlamento Vasco en 1995. Los terroristas habían robado el vehículo de madrugada en el municipio madrileño de El Escorial estaba orientado hacia la acera de enfrente, donde se ubica el concesionario y el edificio de oficinas Aragón. La onda expansiva provocó lesiones leves a medio centenar de personas y cuantiosos daños materiales. Seis de los heridos- -cinco mujeres y el guarda jurado del concesionario- -tuvieron que ser asistidos en distintos centros sanitarios, aunque a todos ellos se les dio poco después el alta. El resto fue atendido por cortes de cristales, crisis nerviosas y problemas en los oídos en el hospital de campaña del Samur. La Policía inspecciona las cintas grabadas por las cámaras de seguridad por si arrojan pistas sobre los autores El atentado no ha sorprendido a los expertos antiterroristas que lo consideran de manual en la estrategia negociadora de ETA, ya que siempre va a intentar acudir a una mesa con una posición de aparente fuerza. En el contacto preliminar mantenido en abril, tal y como avanzó ABC, ETA ya transmitió al emisario de Zapatero que el abandono de las armas no es condición previa, sino resultado de una negociación. Además, las Fuerzas de Seguridad no tienen, de momento, información alguna que apunte a que la banda ha redactado ya el anuncio de una supuesta tregua. En este sentido se recuerda que a etarras detenidos no hace mucho tiempo se les han incautado órdenes del cabecilla Garikoitz Aspiazu, Txeroki en el sentido de que dieran kaña y que acumularan cadáveres sobre la mesa Otra cuestión, apuntan los expertos, es que tras la oferta de Zapatero la banda opte por seguir en la línea de atentados sin víctimas mortales para no cerrar a cal y canto las puertas de la negociación.