Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 MIÉRCOLES 25 5 2005 ABC Deportes Paso a la final más laureada de la historia Milán (6) y Liverpool (4) suman diez Copas de Europa y 21 finales continentales ENRIQUE ORTEGO, ENVIADO ESPECIAL ESTAMBUL. Final redonda. Final 50 Nunca una final de la Copa de Europa, ahora Champions ha mostrado tanto título en su escaparate desde aquella primera cita de París (13 de junio 56) en la que el Real Madrid le ganó al Stade de Reims. Jamás los dos finalistas habían ganado tanto (10) y estado en tantas finales continentales (21) Los seis del Milán contra los cuatro del Liverpool. No hay ningún equipo español en juego, pero en el coqueto estadio Ataturk se hablará castellano por los españoles del Liverpool y por Mejuto. Futbolísticamente el Milán parte como claro favorito, más allá de que tenga coleccionado en su vitrina media docena de Copas de Europa. Se antoja más fuerte. Tiene más calidad, mejores individualidades y su fútbol complace más a los ojos de los aficionados. Dicho esto, bien es verdad que nadie apostaba por el Liverpool cuando eliminó sucesivamente al Juventus y al Chelsea, y ahora los de Anfield, con el papel de víctimas bien asimilado, están en el mejor momento de la temporada. Han recuperado prácticamente a toda la plantilla y su autoestima está por las nubes después de clasificarse para una final veinte años después de aquella trágica de Heysel. Rafael Benítez y Luis García en un momento del entrenamiento del Liverpool ayer en Estambul temporada al ser el único delantero disponible para la Champions -Morientes no podía jugarla- -y su balance goleador ha sido mínimo, dos tantos. Xabi Alonso y Luis García serán titulares y ambos se antojan clave en el rendimiento del equipo inglés. El de Tolosa porque es la referencia para jugar el balón y contará con un guardaespaldas, Hamann, que le libera de parte del trabajo de contención para que pueda exhibir el juego que tan apreciado está siendo en Anfield, y el catalán porque con trece goles es el máximo goleador del equipo y en la Champions sus tantos han sido decisivos. AFP Dato de las nacionalidades Jugadores de 21 países. Los dos equipos finalistas reúnen en sus plantillas jugadores de 21 nacionalidades distintas. Además de los ingleses (cinco en los de Anfield) y de los italianos (diez en los de San Siro) correspondientes, habrá representantes de 19 países. Milán: 3 brasileños, 2 holandeses y 1 ucraniano, un argentino, un danés, un georgiano, un portugués y un francés. Liverpool: 5 españoles, 4 franceses, 2 checos, un polaco, un irlandés, un finlandés, un noruego, un alemán, un argentino, un croata y un australiano. Cerrarse atrás Deberá el equipo italiano correr con el gasto del partido. El Liverpool, salvo sorpresa táctica que Benítez haya tramado en sus noches de insomnio, se va a cerrar atrás. Va a jugar con su clásica defensa de cuatro, cinco hombres en el centro del campo y una referencia arriba. Y ahí en la punta es donde puede estar la novedad y el francés Cissé tenga su oportunidad desde el principio. Sale de una lesión de cinco meses y medio pero está más fresco que un Baros, que se ha desgastado toda la En el Milán, equipo de gala. La garantía de Dida bajo los palos- -ojo, un seguro si el partido llega a los penaltis- -y más teniendo en cuenta que no hay gol de oro, sino prórroga a la antigua de treinta minutos. Una defensa experta y muy segura, la más experimentada de la Champions con tres jugadores por encima de los treinta y Nesta a un año de cumplirlos. Un centro del campo que se mueve al son que marca Pirlo- -tendrá una vigilancia especial- Y arriba el remate de Crespo y la improvisación del hombre que gana los partidos por sí solo, Shevchenko. Zinedine Zidane, a quien Djibril Cissé considera uno de sus mejores amigos, fue uno de los primeros en llamarle por teléfono cuando el 30 de octubre pasado una entrada del defensa del Blackburn, McEveley, le partió la pierna izquierda por dos partes. Rotura de tibia y peroné. Los primeros informes médicos no pudieron ser más alarmantes. Se pensó incluso en que le tenían que amputar la pierna. Como suena. Después de la operación se habló de que era una lesión para dejar el fútbol y finalmente que por muy bien que saliera se despidiera hasta la temporada próxima. El jugador no quería escuchar a nadie y su única pregunta era si estaban dañados los ligamentos cruzados de la rodilla. Cuando le dijeron que no, comentó a sus allegados, juego DJIBRIL CISSÉ Delantero francés del Liverpool De siniestro total al tapado de la final E. O. antes de que finalice la temporada Y acertó. Reapareció el 13 de abril en Delle Alpi, contra el Juventus. Un cuarto de hora, lo suficiente para celebrar el pase de su equipo a semifinales sobre el terreno de juego. Desde entonces no ha parado de jugar. Poco a poco. Minutos que Benítez le graduaba según mejoraba su condición física. Hace diez días, en la última jornada de la Premier disputó el partido completo contra el Aston Villa: dos goles. Estoy al ochenta por ciento Desde ese día se ha convertido en el gran fichaje del Liverpool para la final. Podría ser incluso titular, pero considera su entrenador que su velocidad innata puede hacer más daño en la segunda parte cuando la veterana defensa rossonera pueda estar más cansada. A sus 23 años, Cissé ha sido portada de los periódicos tanto por ser dos veces máximo goleador de la Liga francesa (2002 y 2004) con el Auxerre y ser la gran esperanza de la selección francesa para salir de su profun- da depresión, como por sus excentricidades. Esta temporada ya se le ha visto el pelo de color rojo, blanco, amarillo y platino y se acaba de comprar una mansión- -ha vendido la anterior a Morientes- -que le ha convertido en lord porque comprar la casa en cuestión lleva consigo heredar el título que data de 1086 y que llegó a pertenecer a la Casa real inglesa. Fichado esta temporada por el Liverpool, los 22 millones representan el mayor fichaje de la historia de Anfield. Llegó recomendado por el anterior técnico, Houlier que le tenía apalabrado desde hacía dos años. Antes de lesionarse no había tampoco demostrado su calidad, esa velocidad vertiginosa y facilidad para rematar en carrera, que le había convertido en uno de los delanteros con más proyección del fútbol mundial.