Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 5 2005 Cultura 61 Muntadas ve obsoleto el formato de la Bienal de Venecia como parque temático Propone para el pabellón español una reflexión sobre los Giardini di Castello participación española en la 51 edición de la Bienal, Exteriores inaugura colaboración con las Comunidades Autónomas, que abre la Generalitat catalana NATIVIDAD PULIDO MADRID. Viene siendo habitual que los artistas que nos representan en la Bienal de Venecia no quieran desvelar por anticipado sus proyectos. En 2003 Santiago Sierra jugó con el factor sorpresa para que el visitante comprobara in situ que quedaba prohibida la entrada al pabellón español a todo aquel que no tuviera DNI patrio. Una crítica typical Sierra a las fronteras y la política de inmigración. Logró, una vez más, no pasar desapercibido. Para esta 51 edición, que abrirá sus puertas al público el 12 de junio, es Antoni Muntadas el artista escogido por el comisario, Bartomeu Marí, conservador jefe del Macba. Tratar de hacer paralelismos entre Sierra y Muntadas es absurdo. Ambos viven fuera de España (el primero en México, el segundo en Estados Unidos) y gozan de reconocimiento internacional. Pocos nexos más. Si Sierra trabajó sobre el pabellón español mismo, Muntadas reflexiona ahora sobre los Giardini di Castello de Venecia (unos jardines de la época napoleónica que acogen el grueso de la Bienal desde hace un siglo) en ellos están 31 de los 65 pabellones nacionales que habrá este año- -China es el último país en incorporarse- El resto de los pabellones están repartidos por la ciudad. Para su propuesta, el artista catalán ha querido retomar On Translation una serie que inició en 1995 y que, de momento, consta de 35 proyectos. En ella aborda la interpretación y transformación de los fenómenos contemporáneos de la cultura desde perspectivas muy diversas: política, económica, lingüística... Una serie que le sirve para la reflexión crítica que se propone hacer en el pabellón español acerca de la producción cultural. En su opinión, resulta paradójico, y obsoleto, que esta bienal presente el arte en pabellones nacionales, cuando el arte es cada día más internacional y globalizado. b Para la El Hospital de los Venerables exhibe una selección de la colección Focus- Abengoa b Una conferencia de Juan Manuel Bonet sirvió de preámbulo a la apertura de esta exposición de la Fundación Focus- Abengoa, integrada por una treintena de obras P. GARCÍA SEVILLA. La pintura sigue existiendo y tanto dentro como fuera de España goza de bastante buena salud Así de rotundo se mostraba ayer el ex director del Reina Sofía, Juan Manuel Bonet, que ofreció una conferencia en la Fundación Focus- Abengoa con motivo de la apertura al público en la sede de la institución de la exposición Colección Focus- Abengoa. Obras selectas que estará en el Hospital de Los Venerables hasta el próximo 17 de julio. La muestra, que dirigen y coordinan el asesor artístico de la Fundación y director honorario del Museo del Prado, Alfonso E. Pérez Sánchez, y el profesor de la Hispalense Fernando Martín Martín, reúne una treintena de obras seleccionadas de la colección FocusAbengoa. La exposición se caracteriza por la variedad de estilos y escuelas. Dentro de este contexto cabría resaltar la presencia de artistas de la talla de Gustavo Torner, Fernando Botero, Carmen Laffón, Antonio López, Ramón Gaya, Guillermo Pérez Villalta, Eduardo Chillida, Antonio Saura o Luis Gordillo. El patrimonio artístico de esta Fundación está integrado por más de 120 obras. Esta colección se vio incrementada en su día con la donación de un conjunto de veinticinco lienzos propiedad de Abengoa de autores como Andrés Cortés, José García Ramos, Benjamín Palencia, Carmen Laffón, así como de otros jóvenes pintores. La Fundación adquirió también la serie de grabados El Museo del Prado visto por doce artistas contemporáneos rias o centros de información. Le interesa este espacio como idea de tránsito y circulación. En él habrá una pieza central que aún no se ha instalado, junto a un quiosco de fotografías de todos los pabellones, que nos irán mostrando el lifting arquitectónico que han padecido estos enclaves en su azarosa vida (en 1942, por ejemplo, se transformaron por la guerra) El pabellón de España se construyó en 1922 y en 1952 fue remodelado. Alrededor del hall central se distribuyen nueve proyectos de la serie On Translation siete antiguos y dos nuevos. Muntadas nos proporciona las piezas de un puzzle (vídeos, fotografías, instalaciones... para que lo reconstruyamos. Aborda esta microciudad dentro de Venecia desde la situación geopolítica, económica y cultural. No pasa por alto tampoco las ausencias con una lista de países sin pabellón en la Bienal. ¿Quién define esas presencias y ausencias? se pregunta. Sorprender y abrir puertas Antoni Muntadas ABC Un catalán cosmopolita Antoni Muntadas nació en Barcelona en 1942. Vive en Nueva York desde 1971. Supo que representaría a España en la Bienal de Venecia 2005, mientras impartía clase en la Escuela Universitaria de Arquitectura de la ciudad de los canales. También ha sido profesor en San Diego, Burdeos, París o Sao Paulo. Ha participado en bienales como las de Venecia (1976) Sao Paulo, Lyon y la Documenta de Kassel. La reflexión sobre los mass- media ha centrado buena parte de su obra. Utiliza mucho el vídeo y la fotografía. Entre sus últimas exposiciones destacan Proyectos. Laboratorio Arte Alameda (Sala de Arte Público Siqueiros de México D. F. 2004) y On Translation: Spaces of Memory (Neues Museum Weserburg de Bremen, 2004) La configuración de la Bienal de Venecia (con pabellones nacionales) es, para Muntadas, una especie de parque temático. Pero Venecia es en sí misma un parque temático. Esta ciudad tiene 60.000 habitantes y recibe al año 15 millones de visitantes. Ya se habla de que en el futuro se entrará con un salvaconducto para protegerla En la presentación del proyecto, Bartomeu Marí subrayó la capacidad de sorprender y abrir puertas de Antoni Muntadas, mientras Alfons Martinell, director general de Relaciones Culturales y Científicas del Ministerio de Exteriores, destacó la colaboración de la Seacex y las Comunidades Autónomas en este proyecto. Este año le ha tocado a la Generalitat catalana. Resulta obvio: comisario y artista (y director general) son catalanes. Pero, en el futuro, ¿será la procedencia de un artista o un comisario la que determine la Comunidad Autónoma invitada a colaborar? Es de esperar que no. Lugar, territorio, sitio... Reticente a explicar en detalle su proyecto (no quiere crear expectativas que luego defrauden) Antoni Muntadas apenas nos da unas pistas de lo que encontraremos en el pabellón de España. Habrá un espacio central de 12 por 12 metros, un gran hall con moqueta y aire acondicionado en el que, a través de un trabajo metafórico creado para la ocasión, reflexiona sobre las transformaciones y traducciones vividas por este espacio en su historia, como lugar, territorio, sitio... Será un ambiente (es como le gusta denominarlo) que evocará las salas de espera de los aeropuertos, agencias inmobilia-