Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 5 2005 59 Una filtración apunta a que el mago Dumbledore muere en la última entrega de la saga de Harry Potter Antoni Muntadas ve obsoleto el formato de la Bienal de Venecia como parque temático El rostro cambiante de Clío Datos editoriales: Traducción y nota de Eva R. Halffter. Biblioteca Nueva y Fundación Ortega y Gasset. Madrid, 2004, 894 páginas. Contenido: La obra reúne los ensayos breves y las reseñas de libros que no habían sido publicados hasta ahora en forma de libro. Está dividida en tres partes, la primera dedicada a España, la segunda a Gran Bretaña y la tercera a la Historia. España: La parte dedicada a España transcurre desde la Edad Media hasta nuestros días e incluye, entre otros temas, la nobleza en el siglo XVIII; la época borbónica, el ejército y la política, Maura, la guerra civil (Orwell, los comunistas, Stalin, Guernica) el franquismo (Franco, los guerrilleros, las relaciones internacionales, los trabajadores y la ciudad, los católicos, la ruptura) y la Transición. Además, Carr trata asuntos relacionados con las regiones (La Lliga Regionalista, Gaudí, la invención de Euskadi) de cultura, incluso popular, (el toreo, César Rincón, Julio Iglesias, la cultura andaluza) y de literatura La Regenta La forja de un rebelde La familia de Pascual Duarte Juan Goytisolo, Álvaro Pombo) TOBIAS WOLFF Escritor norteamericano Ser amable hace muy difícil convertirse en escritor Leonardo DiCaprio interpretó a Tobias Wolff en Vida de este chico película también protagonizada por Robert de Niro y que estaba basada en la novela autobiográfica del mismo título. Ahora el autor presenta otra ficción autobiográfica: Vieja escuela TEXTO: T. D. FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Raymond Carr comparte los temores del PP porque no se puede negociar con ETA si antes no depone las armas telectual e historiador que es lo que sumado al mundo personal que emerge del libro, lo convierte en una auténca autobiografía intelectual También Varela Ortega y Sánchez Lambas describieron, cada uno en su turno, el contenido de El rostro cambiante de Clío El libro está dividido en tres bloques: 76 ensayos y reseñas sobre España, 59 sobre Gran Bretaña y 81 de Historia en general. Los temas tratados perfilaron subdivisiones y, dentro de éstas, se aplicó un criterio temático- cronológico para su ordenación. Por último, los presentadores destacaron que aporta una perspectiva desconocida para el lector español de la sociedad tradicional del campo inglés y su evolución, así como reflexiones sobre la Historia y los historiadores, Oxford y la religión, entre otros temas. Bibliografía de Raymond Carr España 1808- 1939 (1969 en español) La República y la guerra civil en España (1971) La tragedia española: la guerra civil en perspectiva (1977) España de la dictadura a la democracia (1979) Historia general de Puerto Rico (1982) La caza del zorro en Inglaterra (1986) La época de Franco 1939- 1975 (1985) España de la Restauración a la democracia 1875- 1980 (2003) Richard Ford, Gerarld Brenan y el descubrimiento de España por los viajeros (1995) Fábrica de Trubia 1794- 1987: historia y producción artística (1993) Visiones de fin de siglo (1999) Historia de España (2001) MADRID. Tobias Wolff es uno de los más importantes narradores norteamericanos de la segunda mitad del siglo XX. Aunque ha frecuentado más el cuento y la novela corta De regreso al mundo La noche en cuestión Cazadores en la nieve y Ladrones de cuarteles sus tres novelas de aliento, las ya citadas y En el ejército del faraón son autobiográficas. En Vida de este chico recuerda la vida viajera que tuvo con su madre; En el ejército... recupera sus vivencias en Vietnam; y ahora aborda el proceso que lleva a un joven a decidirse a ser escritor. Sí que hay elementos autobiográficos en esta novela- -precisa Wolff- pero el colegio de Vieja escuela (Alfaguara; y en catalán en La Magrana) es muy distinto al que yo asistí. Se trata de una novela, no de un libro de memorias -Su protagonista y narrador afirma que ser escritor libera de problemas de sangre (no reconoce su ascendencia judía) y de clase (es un estudiante becado en un colegio de clase alta) ¿Cree en eso? -No, claro, y la novela demuestra que él está equivocado al pensarlo, y se ve obligado a enfrentarse, precisamente, a tales problemas. La confusión y el conflicto que le crean son lo que le empujan a convertirse en escritor. -Tres escritores muy contradictorios entre sí visitan su Vieja escuela el poeta Robert Frost y los novelistas Ayn Rand y Ernest Hemingway. ¿Fueron sus modelos? -Sí, todos ellos lo fueron en algún momento de mi vida. Una de las razones por las que los elegí es que ejercieron una influencia muy grande sobre mi generación. Además, me parecen que son emblemáticos, sobre todo, porque eran muy conscientes de sus personajes públicos. Y, como escritor, me interesó cómo los construyeron, lo que además me permitió ciertas libertades, porque si ellos se trataban a sí mismos como personajes yo también podía hacerlo. -Varios de los compañeros del narrador también aspiran a ser escritores: George, que dirige la revista del colegio; su gran amigo Purcell y Bill, su rival. ¿Por qué ninguno de ellos termina por serlo? -El narrador nunca se rindió ni cejó en su empeño y es lo fundamental. Tobias Wolff, ayer, en la Casa de América Los demás, sí. Purcell quizá tenía demasiado dinero y eso anestesia; George, porque se hizo profesor... ¿No porque fuera tan amable? ¡Claro y ser amable hace muy difícil convertirse en escritor! (Se ríe) En cuanto a Bill, no sabría decir por qué. Contaré una anécdota. George es uno de los personajes que no he inventado y se parece mucho a un chico del colegio. Hace cinco o seis años, cuando empecé a redactar Vieja escuela me invitaron a leer en una universidad y quise poner a prueba el material que llevaba escrito. Así que leí la parte de la novela en la que lo presento; después, el profesor que me había invitado, me dijo: Me gustaría que conociera al director de nuestro Departamento, porque creo que fueron al mismo colegio. ¡Era George y había estado sentado allí escuchándome! En fin, se portó muy bien... y no protestó por lo que había escuchado. -Susan, a la que el narrador plagia un cuento, tampoco llega a ser escritora, pese a su talento. ¿Por qué no desarrolló más su personaje? -No se puede saber más de ella que el narrador. No era plausible que esta joven más madura que él pudiera estar más tiempo con el protagonista. Susan podría haberlo sido, pero piensa que la vida de escritor no es lo suficientemente buena para ella. A ese conflicto se enfrenta todo autor. -Usted da clases en la Universidad. ¿Qué comparte con el decano, el profesor Makepeace? -Hay mucho de mí en el joven narrador y también en este personaje del que todo el mundo cree que ha sido gran amigo de Hemingway y no lo es. Soy muy consciente de que cuando uno ocupa una posición de prestigio de cara a los jóvenes, te mitifican e idealizan. Hay que tener mucho cuidado con ello. También lo que Makepeace piensa sobre la enseñanza se acerca mucho a lo que yo pienso. -Tobias Wolff fue gran amigo de Raymond Carver y lo es de Richard Ford, pero sus obras no se parecen nada... -A lo mejor, si hubieran sido más parecidas, no hubiéramos sido tan amigos. ¡También soy muy distinto a mi mujer! En fin, sus obras han gustado y siguen gustando mucho a la gente. Hace poco hablaba con el traductor de Carver al hebreo y me dijo que, mientras trabajaba en ello, se estaba divorciando y que no se sentía tan solo cuando lo leía. Ése sí que es un gran halago para un escritor. Hay muchos puntos autobiográficos, pero Vieja escuela es una novela y no un libro de memorias