Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 5 2005 Madrid 41 Matan de tres puñaladas a un hombre de etnia gitana en Villa de Vallecas La víctima, de 36 años, fue asaltada en plena calle cuando se dirigía a su domicilio varios individuos que abandonaron el lugar de los hechos en un vehículo. No descartan el ajuste de cuentas como móvil del crimen SARAH ALLER MADRID. Antonio cumplió ayer con su rutina. Después de sacarse el dinero del día con la venta de chatarra, se dirigió al bar Franva, un local situado a escasos cien metros de su domicilio, en la calle Puerto del Bruch de Villa de Vallecas. A las seis de la tarde, cuando decidió volver a casa, varios individuos se cruzaron en su camino, le propinaron tres puñaladas y huyeron en un vehículo del lugar de los hechos. Antonio, herido de muerte, intentó llegar a su portal, en el número 29, pero se desplomó a medio camino. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, en el suceso pueden estar implicadas dos o más personas, b Los agentes buscan a que abandonaron inmediatamente el lugar del crimen. De momento se desconoce el móvil del apuñalamiento, aunque los agentes no descartan que se trate de un ajuste de cuentas. Antonio, de 36 años y etnia gitana, estaba casado, tenía dos hijos, de 13 y 20 años, y un nieto de poco más de un año. Todos residían en la misma vivienda. La víctima se desplomó a pocos metros del lugar del crimen Agentes antidisturbios Cuando los facultativos del Samur- Protección Civil llegaron al lugar de los hechos, la víctima se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Tenía tres puñaladas, una en el costado, otra en el abdomen y la última en el hemitórax, que pudo afectarle el corazón. Pese a que le practicaron maniobras de reanimación durante treinta minutos, los sanitarios no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Fue al certificar su fallecimiento cuando se desataron los ánimos. Decenas de familiares se arremolinaban ya en el perímetro establecido por el Samur, que tuvo que solicitar la presencia de agentes antidisturbios para evitar altercados. La Policía cortó el tráfico de la calle, mientras familiares y amigos, la mayoría de etnia gitana, proferían amenazas y reclamaban justicia. El barrio, en cuestión de minutos, se convirtió en un hervidero de comentarios. Socorro, vecina del mismo bloque, no encontraba explicación a lo ocurrido. Era una persona educada, que nunca se metió con nadie- -comentaba- Yo incluso le regañaba porque le gustaba beber y jamás le pareció mal. Me escuchaba y me apreciaba EFE Para otros, sin embargo, el tráfico de drogas está en el origen del crimen. Hay mucho trapicheo por aquí y ayer por la noche el barrio ya estaba revuelto apuntaba otra vecina. La escena más trágica de la tarde la protagonizó Hortensia, una de las hermanas de la víctima. Lloró, gritó y tuvo que ser atendida por una crisis nerviosa. Aún de luto, para ella es la tercera muerte en dos meses. Primero su padre, después su suegro y ahora su hermano. Su sobrina Saray buscaba razones al crimen. Mi tío debía venir bebido y no se pudo defender