Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional SEGUNDO ANIVERSARIO DEL ACCIDENTE DEL YAK- 42 MIÉRCOLES 25 5 2005 ABC El jefe de los Ejércitos exige a la OTAN que admita su error y compense a España por la tragedia del Yak Advierte que recurrirá hasta el Consejo Atlántico para que su agencia Namsa reconozca que no cumplió de la Defensa arremete contra la intermediaria de la OTAN, con la que España contrató el vuelo que fue subcontratado otras cinco veces LAURA L. CARO MADRID. Voy a exigir a Namsa con todas mis fuerzas el reconocimiento de su error y las compensaciones de cualquier tipo que procedan, y estaré hasta el último día que esté sentado como jefe del Estado Mayor de la Defensa exigiéndoles su responsabilidad... hasta el día en que me vaya Cuando se cumplen mañana dos años del accidente en Turquía del Yakovlev- 42 en el que perdieron la vida 62 militares españoles, las investigaciones sobre la cadena de subcontrataciones que desembocó en el uso del aparato siniestrado han llevado al jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Félix Sanz Roldán, a arremeter contra el primer eslabón: la Agencia de Mantenimiento y Apoyo de la OTAN, -Namsa en su acrónimo en inglés- -a la que se encomendó el vuelo de vuelta de los soldados que acabó, cinco subcontrataciones después, en manos de la ucraniana Um Air. Para el jefe de los Ejércitos, Namsa nos ha defraudado por lo que, en declaraciones a ABC, explicó que está dispuesto si hace falta, a llegar hasta el Consejo Atlántico -el máximo órgano político de decisión de la OTAN- -para que la agencia reconozca que no cumplió con lo que acordó con el Estado Mayor de la Defensa de España Un acuerdo por el que, desde febrero de 2002, a cambio de 25.000 dólares anuales, se había puesto en manos de esta agencia la gestión del alquiler de aviones para transportar a las tropas a las misiones en el exterior, y que se extinguió el 31 de diciembre posterior al accidente, aunque desde el mismo 26 de mayo de autos no volvió a invocarse para transportar personas. A juicio del Jemad- -que en la fecha del siniestro no ocupaba el cargo, entonces en manos de su antecesor, almirante Antonio Moreno Barberá- -si alguien se pregunta por qué no se ejerció el derecho a revisar el avión final y a comprobar las condiciones del aparato, naturalmente, reconozco que se tenía que haber hecho, pero en el fondo- -añade- -es que contratamos para nuestros soldados en el mejor lugar que había, y luego acabamos en manos de uno que... dejaba mucho que desear De acuerdo con las declaraciones realizadas el lunes por el ministro de Defensa, José Bono, remitiéndose a las conclusiones provisionales del informe de la Comisión Internacional que investiga el accidente, entre las causas del siniestro se ha documentado la fatiga de pilotos y tripulación, fallos técnicos en la aeronave y probablemente b El Jefe del Estado Mayor La cadena de subcontrataciones 1. Namsa. La Agencia de Mantenimiento y Apoyo de la OTAN percibía cada año 25.000 dólares del Gobierno de España por facilitar el alquiler de aviones para el transporte de tropas a misiones en el exterior. En esta ocasión, se trataba de traer a 62 pasajeros desde Afganistán, un vuelo por el que el Gobierno pagó 149.000 euros. Namsa subcontrató el servicio con el Grupo Chapman Freeborn 2. Chapman Freeborn. El broker dedicado al alquiler de aeronaves con sede en Frankfort recibió los 149.000 euros y encomendó el vuelo a la empresa de fletamiento con matrícula rusa VoldaDnepr. Como comisión, Chapman se quedó con 18.000 euros. 3. Volga Dnepr. Esta compañía rusa, con base en Irlanda, se ocupa con frecuencia del transporte de tropas de países como Austria, Croacia o Turquía. Tampoco era la propietaria del Yakolev- 42. Subcontrató el encargo con Adriyatic Ltd. 4. Adriyatic Ltd. Esta intermediaria con sede en Estambul fue descubierta cuando había transcurrido más de un año de la tragedia al revisar las documentaciones. Entre Adriyatic y Volga Dnepr se quedaron en concepto de comisión unos 75.000 euros de los 149.000 pagados por España. Subcontrató con JTR Company. 5. JTR Company. De capital libanés, es el último eslabón de la cadena en aparecer. También subcontrató el servicio. 6. Um Air. Las Aerolíneas Mediterráneas Ucranianas eran propietarias del aparato. Percibieron por fletar el vuelo siniestrado 35.000 dólares. El seguro de vida de 75.000 para cada persona se perdió también a lo largo de las subcontrataciones. El Yakovlev- 42 siniestrado, poco antes de despegar de Afganistán -explicó- -tuvo también que ver el hecho de que hubiese ni más ni menos que seis contrataciones distintas para encontrar un avión más barato todas realizadas a partir de Namsa. Hasta la fecha, el Jemad ha realizado más de una vez ante esta instancia peticiones de responsabilidad y obtenido a cambio razones que no me ABC convencen y que rehusó concretar. En su momento, la agencia de la OTAN ya se exculpó de las reclamaciones lanzadas desde España argumentando que su labor consiste en un trabajo de facilitador o intermediario entre las empresas y los países, asegurándose de que los permisos son correctos Un legionario fallece de un tiro en el cuello durante unas maniobras en Zaragoza Un soldado perteneciente a la VII Bandera de la Legión falleció ayer de un disparo en el cuello mientras participaba en unas maniobras con fuego real en el campo de San Gregorio, en Zaragoza. El joven, cuya identidad responde a las iniciales K. A. P. S. tenía 24 años, era de nacionalidad ecuatoriana y fue trasladado al Hospital Militar de Zaragoza, donde ingresó en estado crítico y murió poco tiempo después. Al parecer, el legionario fue encontrado en el suelo cuando la línea de ataque en la que estaba integrado empezó a avanzar. En su cuello se detectó un orificio de entrada de bala, aunque no se descarta que se trate de una esquirla pero no el orificio de salida. La familia muerta en Sigüenza, enterrada en El Pardo J. S. IGNACIO GIL MADRID. Unas 200 personas acudieron ayer al cementerio de El Pardo (Madrid) para dar su último adiós a los cinco miembros de la misma familia muertos en el trágico accidente de tráfico de Sigüenza. Entre los asistentes, además de los compañeros de los tres niños que perdieron la vida, se encontraban numerosos amigos del padre, Guillermo Wakonigg, vicepresidente de Gastón y Daniela, tales como Ana Patricia Botín (en la fotografía) o Emilio Ybarra.