Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA POLÉMICA TERRITORIAL MIÉRCOLES 25 5 2005 ABC ERC no pedirá perdón y culpa al president de la foto con la corona de espinas El Gobierno catalán cree un éxito el viaje y seguirá invitando a otros líderes b Los socios de gobierno de Mara- Bronca por el veto republicano a una pregunta del PP sobre Carod J. L. L. MADRID. ERC rompió ayer la trición de que los grupos puedan modificar los lunes sus preguntas de la semana al vetar una del diputado del PP Jorge Fernández Díaz a la vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, sobre la negativa de Carod a participar junto a Maragall en el polémico homenaje a Isaac Rabin, al no estar presente en el acto la bandera catalana. El veto de ERC a la pregunta del PP derivó en una bronca entre populares e independentistas catalanes durante la reunión de la Junta de Portavoces de la Cámara Baja. El portavoz del PP, Eduardo Zaplana, y el número dos de ERC en el Congreso, Joan Tardá, se enzarzaron en un duro cruce de acusaciones mientras los socialistas guardaban silencio. Tardá reiteró que los populares son sus enemigos Zaplana censuró el veto y advirtió que, a partir de ahora, su grupo no tolerará la alteración del orden del día de los plenos. gall intercambian un cruce de reproches, aunque reconocen que se debe extremar la prudencia en los viajes oficiales M. J. CAÑIZARES I. ANGUERA BARCELONA. Mientras la Generalitat da por cerrada la polémica, los grupos parlamentarios aún ponen el caso de la corona de espinas en el centro del debate político. CiU pide a Pasqual Maragall que dé explicaciones en la Cámara catalana, mientras ERC culpa al presidente autonómico de la famosa foto en la que aparece el líder de los republicanos tocado con la corona. Es más: Josep Lluís Carod- Rovira no tiene intención de pedir perdón, tal como hizo Maragall con el arzobispo de Barcelona a su regreso de Palestina e Israel. Fue Maragall quien propició este hecho dijo el portavoz de ERC, Joan Ridao, quien recordó que Carod ya expresó su respeto a todas las confesiones religiosas, por lo que no ve necesario que el dirigente independentista pida disculpas a la Iglesia. Ridao reco- noció, no obstante, que es necesario extremar la prudencia en los viajes del presidente de la Generalitat, dada la difícil presencia exterior de Cataluña En este sentido, los republicanos coincidieron con ICV, que el lunes también pidió cautela. Pero lo que no ha gustado a ERC es que los ecosocialistas calificaran lo ocurrido como penoso e impropio de un partido de gobierno. ICV preguntará mañana a Maragall sobre esta cuestión en la sesión de control en el Parlamento catalán. El presidente de CiU, Artur Mas, definió la foto y la negativa de Carod a asistir al homenaje a Isaac Rabín por la ausencia de la senyera como un espectáculo dantesco y degradante que coloca el prestigio de Cataluña El presidente de la Generalitat dará explicaciones mañana en la sesión de control a preguntas de todos los grupos, excepto ERC cuesta abajo por lo que pedirá la comparecencia en comisión del president Mas renuncia a presentar una moción de censura por estar en juego la reforma del Estatuto. El portavoz parlamentario del PP, Francesc Vendrell, acusó al gobierno de hacer el payaso y reclama al primer consejero de la Generalitat, Josep Bargalló, que dé explicaciones. Paralelamente, el Gobierno catalán redoblaba esfuerzos por zanjar la polémica asegurando que considera un éxito internacional la visita a Israel y Jordania, dado que el presidente de la Generalitat se entrevistó con tres jefes de Estado y varios ministros El consejero jefe, Josep Bargalló, se negó a abundar en la polémica de las banderas y se limitó a apuntar que Maragall ya expresó sus disculpas ante el arzobispo de Barcelona. Reconoció, eso sí, que el uso de bandera catalana en actos oficiales debería regirse por el seny- -buen juicio- -y la discreción una aseveración que parecía dirigida al líder de ERC, pero aseguró que el Gobierno catalán tiene intención de seguir invitando a los líderes parlamentarios a viajes oficiales.