Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 5 2005 Nacional 15 LA INVESTIGACIÓN DE LA MATANZA DE MADRID La Policía cree que uno de los detenidos enseñó a manipular móviles a la célula del 11- M El marroquí, estudiante de Telecomunicaciones en Linares, tenía en su casa un auténtico taller b Los tres marroquíes arrestados están acusados de financiar la matanza mediante el tráfico de drogas. Se les ha intervenido documentación, hachís y éxtasis D. MARTÍNEZ MADRID. La Policía cree que uno de los tres marroquíes detenidos por su relación con el 11- M enseñó a los terroristas a manipular teléfonos móviles para activar bombas. Ese fue el sistema utilizado para hacer estallar los artefactos colocados en los trenes de la muerte Estas sospechas se basan en la preparación técnica de Abdelhak Chergui, estudiante del último curso de Ingeniería en Telecomunicaciones de la Facultad de Linares. La Policía cree que sus conocimientos pudieron haber facilitado la manipulación de los teléfonos móviles utilizados en los atentados y en el registro realizado ayer por la tarde en su domicilio de la localidad jiennense fue hallado un auténtico taller de telefonía: miles de piezas informáticas, ordenadores (armados y desarmados) discos duros, periféricos y abuntante material. Muchísimo material. Muchos móviles armados y desarmados, cables USB para conectar móviles a ordenadores y transferir datos. Los agentes subieron al piso una docena de cajas de cartón y maletas. El detenido era pro- pietario además de un locutorio en Granada. Este marroquí, al igual que los otros dos arrestado, está acusado de integrar la red de tráfico de drogas que sirvió para financiar los atentados y que también abasteció de armas a los islamistas. Avanzar en las investigaciones sobre la trama narcoterrorista del 11- M es el objetivo de la operación Astra desarrollada por la Policía en Madrid y Granada que acabó con tres detenidos y siete registros. En Madrid fue detenido Mourad Bhar, Ismael nacido en Tánger (Marruecos) hace 20 años. Este individuo, según la Policía, se dedicaba principalmente al tráfico de drogas. Además, los investigadores creen que pudo haber almacenado las armas que tenían los autores del 11- M. De hecho, en el piso de Leganés, la Policía halló dos subfusiles sterling y una pistola astra robada a un militar en 1997. A ello se une el que Bhar compartió piso con el confidente Rafa Zouhier y con Soufine Raifak- -imputados en la matanza- -en la calle Duquesa de Parcent de Madrid durante los días previos y posteriores al 11- M. En el registro del piso, la Policía halló documentos y pastillas de éxtasis. También en Madrid fue detenido Abdelkhalak Chergui, de 29 años, natural de Tánger (Marruecos) y hermano del detenido en Granada. Este individuo, según la Policía, además de traficar con armas y drogas, habría suminis- Locutorio propiedad del marroquí detenido en Granada trado a los terroristas las armas que tenían en el piso de Leganés y que exhibieron en los dos vídeos en los que reivindicaron la matanza. Los investigadores han comprobado que Chergui realizó, días antes de los atentados, varios viajes a Holanda, Bélgica y Marruecos, puntos de abastecimiento y distribución de la red narcoterrorista de la que era jefe Jamal Ahmidan, El Chino Según las pesquisas, los desplazamientos pudieron estar relacionados con los preparativo del 11- M. Abdelkhalak Chergui estaba relacionado con Rachid Aglif, El Conejo Faisal Allouch, Mohamed Belhadj y El Tunecino a quien vendió móviles. También está acusado de facilitar documentación belga falsa a El Chino Chergui tiene varios negocios en Madrid: un locutorio y un restaurante en la calle José Martínez Seco y dos tiendas, una de ropa y otra de bisutería en la calle Benita López. Vivía en la calle Leonor de Góngora, donde la Policía encontró hachís para vender. EFE El procesado que grabó las Torres Gemelas, en libertad N. V. MADRID. El Tribunal que juzga a los 24 presuntos miembros de la célula española de Al Qaida dejó ayer en libertad bajo fianza de 50.000 euros a Ghasoub Al Abrash Ghalyoun, quien se enfrenta a 62.509 años de cárcel por su presunta colaborarión en el 11- S. El fiscal considera que el vídeo de las Torres Gemelas que grabó este procesado en Nueva York sirvió de base para la comisión de los atentados. Sin embargo, el comisario de la UCIE Rafael Gómez Menor testificó ayer que no existe prueba material directa de que este procesado hiciese llegar la cinta a dirigentes de Al Qaida.