Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MARTES 24 5 2005 ABC Educación Enseñanza Superior Reforma educativa Religión Europa acuerda impulsar la relación Universidad e Investigación Los ministros europeos de Educación acordaron, durante la cuarta reunión de seguimiento del Proceso de Bolonia que tuvo lugar en Bergen (Noruega) aumentar la relación entre la búsqueda de una Educación Superior de calidad y el Espacio Europeo de Investigación. Asimismo, apostaron por tomar medidas para incrementar la movilidad de profesores y alumnos, así como las becas. El PP interpelará mañana al Gobierno sobre la LOE El Grupo Popular ha presentado en el Congreso una interpelación urgente al Gobierno para que explique su proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) ya que, a su juicio, provoca una profunda inquietud en profesores, familias y organizaciones educativas. El PP considera que el proceso de diálogo iniciado por el Gobierno se ha convertido en una farsa y ha quedado lejos del consenso Docentes de Religión católica piden que se pague igual a los de Islam La Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa (FEPER) ha solicitado- -ante el incremento de la plantilla de docentes de Islam- -que no haya diferencias salariales entre ambos colectivos y que se les trate a estos nuevos profesores con los mismos criterios que a ellos. A pesar de reconocer que no saben qué se paga a estos docentes, dicen que sería poco serio que les dieran gratificaciones La Sociedad de Estudios Clásicos ve poco margen para recuperar las Humanidades Historia del Arte pide más protagonismo en la reforma Zapatero que su compromiso público de ensalzar las enseñanzas humanísticas en todo el sistema educativo no se pierda en la selva de subcomisiones ABC MADRID. La Sociedad Española de Estudios Clásicos ha pedido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que esté permanentemente vigilante para que su compromiso con las Humanidades, manifestado en la Primera Conferencia Iberoamericana de Rectores, organizada por Universia, se mantenga en el punto de llegada de la reforma del catálogo de las titulaciones para la creación de un Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) b Exigen a Que su compromiso no se quede en buenas palabras y propósitos y se pierda en la selva de las subcomisiones ha declarado el presidente de la SEEC, Antonio Alvar, quien ha recibido con alegría y esperanza el respaldo público de Zapatero a las enseñanzas humanísticas en todo el sistema educativo. Nos congratula porque abre unas expectativas que esperamos que no sean defraudadas dijo Alvar. El presidente de la SEEC explicó que siempre que se realizan cambios universitarios o en la Educación Secundaria, los profesionales de Humanidades se echan a temblar porque se habla de las necesidades del mercado y se plantean las enseñanzas humanísticas como una cuestión irracional Alvar criticó asimismo que se dibuje el Grado como una vía de inserción rápida en el mercado laboral, puesto que la Universidad no es, en su opinión, la antesala de la empresa, sino que es el centro donde formar intelectuales para que puedan trabajar en dis- Estudiantes de Alcalá de Henares se manifiestan a favor de las Humanidades tintos puestos de trabajo ante un mercado cambiante EFE Criterios objetivos Además, el presidente de la Sociedad de Estudios Clásicos ve en los muy avanzados trabajos del anteproyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) poco margen para ensalzar las Humanidades. Ojalá en los reales decretos de desarrollo se concreten más apoyos a las Humanidades concluyó. Las declaraciones de la SEEC se suman a la declaración de los Departamentos de Historia del Arte que reclaman de la Subcomisión de Humanidades que incluya en sus propuestas de titulaciones un título de Grado en Historia del Arte. Además, piden que el mencionado grupo de trabajo considere la opinión de los rectores de las Universidades que imparten estos estudios, que hagan públicos los criterios objetivos en la elaboración de los títulos y que se tenga en cuenta el Libro Blanco de Historia del Arte elaborado con la ayuda de la Aneca. PROCESO A BOLONIA JOSÉ LUIS GARCÍA GARRIDO medida que avanzan las fechas, el denominado proceso de Bolonia está encontrando, entre los universitarios de España y de otros países, mayores resistencias. A unos iniciales años de calma, en los que ha prevalecido el acuerdo tácito de caminar unidos hacia un espacio europeo común, están sucediendo ahora borrascas conceptuales de indudable calado. Apenas se ha tirado de la manta de los planes de estudio, el bochinche no se ha hecho esperar. Dejando aparte los intereses gremiales que puedan estar en juego, lo que parece haberse descubierto ahora- -no sólo en España- -es un problema mucho más hondo: el concepto de universi- A dad y de estudios superiores a los que pretende quizá conducirnos la todopoderosa globalización, cuya prevalente naturaleza es sin duda económica. Se han puesto en circulación proclamas que hay que tomarse en serio, primero por contener reflexiones para nada insensatas, y segundo por contar con el respaldo de numerosos y muy diversos firmantes. No constituyen en general un alegato contra el esfuerzo de armonización europea en materia de Educación Superior, que más bien se comparte, sino contra el modo con que están haciéndose las cosas y, más todavía, contra la mentalidad harto pragmatista- -científica y humanísticamente chata- -con la que políticos y multinacionales parecen querer vendernos la sociedad del conocimiento Europa y sus universidades se juegan con esto bazas de indudable trascendencia. Tras décadas de caminar en pos de especialidades científicas y humanísticas tempranas en sus planes de estudio, se pretende ahora introducir titulaciones más generalistas y a la vez más profesionalizadas, de manera tal que un contingente mayoritario de alumnos universitarios se encarrile pronto hacia el empleo. No faltan razones para ello. Pero lo que muchos académicos y docentes universitarios se resisten a admitir es la conversión de la universidad en pura y dura formación profesional. La universidad debe seguir siendo un espacio promotor de ciencia y de cultura. Es en éstas, y no en sus derivaciones tecnoprácticas, en las que puede fundamentarse la sólida sociedad del conocimiento que ansiamos. Si lo que se trata es de competir favorablemente con la universidad norteamericana, no habría que sucumbir a la tentación de remedar, junto a sus virtudes, también sus desviaciones y defectos, que los propios norteamericanos son los primeros en denunciar.