Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 24 5 2005 ABC La Sección de Homicidios y Desaparecidos de la Policía, ahora muy potenciada, investiga casos oscuros enquistados en el tiempo. Sus hombres apoyan a las plantillas locales y ya han resuelto crímenes muy complejos como el de Melilla Ocho asesinatos en busca de autor TEXTO: C. MORCILLO P. MUÑOZ FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Se está perdiendo la investigación pura y dura, la que permite centrar una línea y romper la coartada de un asesino; eso es lo que intentamos recuperar. Un policía no se puede derrumbar porque se enquiste un caso, pasen los años y no se resuelva Con estas dos premisas básicas pero cruciales, desgranadas por el comisario Ángel Luis Galán, ha tomado aliento la Sección de Homicidios y Desaparecidos de la Policía, de nuevo cuño sólo en el nombre y en la cantidad. Han pasado de ser cinco a 20 investigadores con algunos entre sus filas bregados en los asesinatos más difíciles de los archivos policiales y una hornada de inspectores recién incorporados que rondan los 30 años, se han presentado voluntarios al reto y superado una exhaustiva criba. Es la Sección de los casos, si no imposibles, sí complejos, oscuros, esas muertes y desapariciones por las que va supurando el tiempo y se van perdiendo pistas para desesperación de las familias y, en ocasiones, también de los investigadores. Ahora tienen entre las manos ocho asuntos de primera fila, a cual más negro, que consumen las horas de estos especialistas y los llevan de una punta a otra de España. No entramos ni en Madrid ni en Barcelona ni en Valencia porque las tres Jefaturas tienen grupos de Homicidios muy potentes. En el resto intervenimos cuando nos lo piden los compañeros o por decisión de nuestros jefes, si ven que el asunto se complica y tenemos algo que aportar. Siempre con el apoyo básico de las plantillas de cada lugar, que son las que mejor conocen el terreno El comisario Galán evita señalar cuál es el tema estrella- a todos les dedicamos la misma entrega aunque admite estar muy dolido con el triple crimen de Burgos o con la muerte de la joven de Vigo Déborah Fernández. La otra cara de la moneda ha sido la rapídisima resolución de un doble asesinato en Melilla- -un equipo multidisciplinar se trasladó al lugar desde el principio- -y el final que rozan los agentes en la desaparición de una joven en Tarragona. Triple crimen de Burgos: El 8 de junio de 2004 aparecen los cadáveres de Salvador Crisanto, de 53 años, su mujer Julia Dos Ramos, de 47, y un hijo de ambos de 12 en su casa, una céntrica vivienda de la capital burgalesa. Los tres fueron acuchillados; la casa no estaba revuelta, no forzaron la puerta y no se ha encontrado el arma homicida. Tres investigadores se dedican en exclusiva al caso hasta el punto de que viven a caballo entre Burgos, Verín- -de donde procedía la mujer- -y La Parte de Bureba, una pedanía de la que Salvador era alcalde. El asunto es muy complejo y aún no hemos cerrado ninguna línea de investigación señala Galán, que repasa el abanico de un móvil económico relacionado con la familia, alguna enemistad con el alcalde, un trasfondo sentimental o incluso un robo pese a que en la casa se halló dinero. de su entorno calla lo que sabe. Si no la mataron, sí que desnudaron a la chica y dejaron el cuerpo donde apareció apunta Galán. Se han entrevistado ya con más de 200 personas, pero no hay nada concluyente. En este crimen aparece uno de los problemas comunes para el grupo: intervinieron muy tarde, cuando ya habían pasado varios meses, y algunas pistas empezaban a evaporarse. Ángel Luis Galán, comisario de UDEV María José Arcos (Santiago) A muy poca distancia los agentes trabajan en otro asunto cubierto por el misterio y donde el paso del tiempo ha llegado a enquistar cualquier atisbo de final. Esta funcionaria de 35 años salió el 15 de agosto de 1996 de su casa en Santiago de Compostela para pasar el fin de semana en la playa con un amigo. Al día siguiente fue hallado su coche en el faro de Corrubedo, cerrado, con toda la documentación y sin una sola huella. El asiento del conductor reveló a los investigadores que lo había conducido una persona de más de 1,70 metros de estatura; es decir, alguien distinto a la propietaria. Su familia y sus amigos no han parado ni un momento para que el caso no se olvide. Descartan- -también los agentes- -una desaparición voluntaria, pero su cuerpo no se ha encontrado. María Natividad Garayo (Santander) Profesora de Literatura en el Colegio Británico de Somosaguas (Madrid) de 45 años, fue cosida a puñaladas en pleno corazón de Santander el 7 de julio de 2002, tras asistir sola- -tenía tres hijos- -a la boda de su sobrino. Le asestaron 35 cuchilladas con al menos dos ar- Déborah Fernández (Vigo) La joven de 22 años desapareció el 30 de abril de 2002 cuando salió a hacer footing con su prima. Diez días después su cadáver desnudo fue hallado en un camino sin signos de violencia, según determinó la autopsia. Para los investigadores- -la Brigada también ha dedicado a dos agentes sólo a este caso- -alguien Sólo en el triple crimen de Burgos trabajan de forma permanente tres investigadores junto a sus compañeros de la plantilla de esa ciudad Los padres de María Teresa Fernández, desaparecida desde hace cinco años, piden ayuda para encontrarla tras varias pistas falsas EFE En los entierros de la familia asesinada en Burgos familiares y amigos aseguraban que no había ningún motivo para matarlos FÉLIX ORDÓÑEZ