Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 5 2005 Deportes LA LUCHA POR EVITAR EL DESCENSO TRIGÉSIMA SÉPTIMA JORNADA 91 Derrota en el adiós de Fran y Mauro El Mallorca se aferra a Primera tras estar 31 jornadas en zona de descenso y bailar a un Deportivo que ofreció una espantosa imagen JOSE LUIS JIMÉNEZ LA CORUÑA. Y colorín, colorado, el Deportivo dijo adiós a Riazor con una nueva derrota (la enésima en casa) despidiéndose de la quimera del séptimo puesto y pidiendo a gritos el fin de la Liga y la llegada de las vacaciones. Hasta aquí, todo muy bien. Pero si se tiene en cuenta que también era el último partido de su carrera de Fran y Mauro Silva, los dos últimos mitos vivientes de la historia deportivista, la imagen dada es deplorable, aunque bien visto, es ni más ni menos que la de toda la temporada, resumida en 90 minutos tristes. A partir de ahora, a Lendoiro le queda la tarea de hacer un equipo nuevo, porque los remiendos no le valen a esta plantilla. Pero la cara dulce de la moneda la puso el visitante, un Mallorca que seguramente no encontró un partido tan fácil en todo lo que va de campeonato, y que le bastó la garra y un inspiradísimo Okubo para agarrar con las dos manos la permanencia. Lo visto ayer fue lo de siempre, y si me apuran, aun más descafeinado que de costumbre, por estar el Deportivo sin opciones serias de jugar en Europa. Con este panorama, los coruñeses DEPORTIVO MALLORCA 0 3 Deportivo (4- 2- 3- 1) Munúa; Manuel Pablo, Romero (Luque, m. 54) Andrade, Capdevila; Sergio, Duscher (Mauro Silva, m. 79) Víctor (Fran, m. 45) Valerón, Munitis; y Xisco Mallorca (4- 2- 3- 1) Moyá; Cortés, Ballesteros, Iuliano, Poli; Pereyra, Farinós; Campano, Víctor, Okubo (Luis García, m. 81) y Arango Arbitro Fernández Borbalán. Mostró tarjetas amarillas a Poli, Pereyra, Andrade, Duscher, Víctor. Goles 0- 1 m. 9: Farinós. 0- 2 m. 36: Arango. 0- 3 m. 63: Okubo. Incidencias Al finalizar el partido, los Riazor Blues pasearon a hombros por el estadio a Mauro Silva y Fran. blanquiazul. La primera estocada del japonés se la dio a Romero a los nueve minutos, centro medido y Farinós enganchó para hacer el primero. La misma jugada, calcada en sus protagonistas, encontró remate en Arango, aprovechándose de un Manuel Pablo desastroso ayer. Y mientras la tramontana balear soplaba y soplaba, calma chicha entre las filas coruñesas, sin ideas, apagadas, calladitas y sin hacer ruido. Fran, tras el descanso Tras el descanso, Fran hizo acto de presencia. Así calmaba Irureta a una grada a la que ha maltratado toda la temporada, con el capitán al que ha tenido en el banco partido sí, partido también. Ni por esas. Okubo marcaba el tercero, pero Riazor, lejos de entonar música de viento, esperaba ilusionada el momento en que ese astro del balón que fue alma del Superdépor hace trece años pisase el césped. El juego daba igual, los trotones coruñeses eran lo de menos para la afición, que perdonó los mil y un pecados de la temporada con la salida de Mauro Silva. Triste despedida para dos mitos deportivistas. Merecían algo más. AP salieron al más puro estilo de pachanga veraniega, todo lo contrario que los baleares. Desde el minuto 1, había un equipo con ansias de ganar. Fue el Mallorca, que salió a morder, ansioso pero sin prisas, y que se bastó de la habilidad de Okubo- -y la absoluta pasividad de su rival- -para desquiciar a la defensa LA LUCHA POR LA LIGA DE CAMPEONES TRIGÉSIMA SÉPTIMA JORNADA El Getafe aleja de la Champions a un Sevilla corto de luces ofensivas J. M. CUÉLLAR MADRID. Al Sevilla le suelen pasar estas cosas. Le han inflado tanto la cabeza con el equipazo que tiene, con la gran campaña, con que ya no pega tanto y juega más, que cuando viene un equipo y le hace frente jugando al fútbol, se pone nervioso, le entra un ataque de nervios y acaba ofuscado y sin ver el balón. Los de Caparrós fueron de más a menos. Empujaron con todo, con ansia, con fuerza en Martí y Renato y con apariciones por todos lados de Jesús Navas y Baptista. Pero el Getafe no es equipo al que le asusten las películas de terror ni los sustos de voz. Se pertrechó con su orden y firmeza defensiva de siempre y esperó a que dejase de llover sevillistas. Cierto que el equipo de Caparrós mereció más en una primera parte dominada con cierta claridad, pero sin efectividad ni profundidad arriba. Tapó todo el Getafe con mucho sacrificio y kilómetros recorridos por su centro del campo y el oficio de sus centrales, que valen su peso en oro. Tanto dominio quedó en nada, o en casi nada. Para peligro el del Getafe, que incluso marcó, si bien en claro fuera de juego GETAFE SEVILLA 0 0 Getafe (4- 4- 2) Sergio Aragoneses; Yanguas, Belenguer (Pulido, m. 81) Nano, Pernía; Cotelo, Albiol, Gabi, Vivar Dorado; Kome (Rivas, m. 84) y Craioveanu (Riki, m. 76) Sevilla (4- 2- 3- 1) Notario; Alves, Javi Navarro, Sergio Ramos, David; Renato, Martí; Jesús Navas, Baptista, Adriano (Jesuli, m. 54) y Makukula (Darío Silva, m. 77) Árbitro González Vázquez, del Comité gallego. Amarilla a Nano, Albiol, Pernía, Vivar Dorado, Gabi, Kome, Riki, David y Cotelo. No arriesgó el Español ante un Osasuna que pensó más en la Copa EFE PAMPLONA. El Osasuna y el Español firmaron tablas en un encuentro poco vistoso, que se resolvió con dos goles afortunados en los primeros 22 minutos, el del Español de rebote y el del Osasuna un autogol de los catalanes. Los de Lotina podían haber conseguido la victoria si Iturralde González no hubiese anulado un gol de Velamazán en la segunda parte por un inexistente fuera de juego. El equipo navarro se despidió de su afición en un partido en el que no se jugaba nada y con la mente puesta en la final de la Copa del Rey, mientras que al Español, a pesar del punto sumado, se le pone muy difícil la Liga de Campeones. Lotina, se decidió a salir de inicio con tres centrales y, aunque su equipo se adelantó a los tres minutos en una jugada afortunada y de rebote, fue inferior al Osasuna en la primera parte. Los blanquiazules hicieron lo más difícil al adelantarse sin llegar a cumplirse los tres minutos. La fortuna se alió con el Español a la salida de un córner, ya que la defensa rojilla falló en cadena y Maxi marcó de rebote tras pegarle el balón en un despeje de OSASUNA ESPAÑOL 1 1 Osasuna (4- 4- 2) Elía; Expósito, Cruchaga, Josetxo, Corrales; Valdo (David López, m. 64) Puñal, Pablo García, Delporte (Moha, m. 73) Webó y Morales (Aloisi, m. 79) Español (3- 4- 2- 1) Kameni; Lopo, Pochettino (Soldevilla, m. 32) Jarque; Ibarra, Alex, De la Peña, Domi; Maxi (Coro, m. 82) Amavisca (Velamazán, m. 58) y Tamudo. Árbitro Iturralde González. Amarilla a Delporte, Expósito, Puñal (m. 35) Morales, Pablo García, Cruchaga, Lopo y Álex. Goles 0- 1, m. 3: Maxi. 1- 1, m. 22: Lopo, en propia puerta. Morales, que produjo una parábola inalcanzable para Elía (0- 1, m. 3) El equipo barcelonés se movió con soltura en los siguientes minutos y parecía que iba a controlar con claridad al Osasuna, pero se vino abajo al perder el sitio y los locales, sin llegar a presionar como otras veces, asediaron la portería de Kameni, que tuvo que emplearse en cuatro ocasiones a remates de Corrales, Webó, Pablo García y un activo Puñal. Sin embargo, el Osasuna igualó curiosamente en otra jugada afortunada, un autogol de Lopo en su intento de despejar en el primer palo un centro de Delporte (1- 1, m. 22) El conjunto catalán salió con mayor ambición tras el descanso y equilibró el partido ante un Osasuna que no estuvo muy certero. de Albiol. Con el primer tiempo se le fue el gas al Sevilla y se vio que su fútbol tenía más de farol que de otra cosa. El Getafe se puso a jugar, a tocar en medio campo, a buscar a Vivar Dorado y a Gabi, y el Sevilla se esfumó, desapareció en combate. Ya ni fue arriba, ni inquietó a Aragoneses, e incluso recibió un gol de Kome, también anulado, aunque esta vez el fuera de juego había que verlo con lupa de gran aumento. Tuvo muchas y variadas ocasiones el Getafe en este periodo, tantas o más que el Sevilla cuando los andaluces disfrutaban de las vacas gordas, pero entre uys (todos las jugadas a balón parado de Craioveanu) palos (Albiol) y errores en el último remate, a los azulones se les fue el triunfo de la misma forma que al Sevilla se le alejaba la Champions a pasos agigantados.