Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 5 2005 Toros 57 El Juli y Ponce se medirán hoy ante la afición más exigente del mundo San Isidro alcanza su momento de mayor esplendor y rivalidad con la llegada de las máximas figuras, que no comparten cartel en Las Ventas desde 2000. La expectación y la reventa se han disparado Había que haberlo intentado al menos. Ni una duda sobre su bizarría, que conmovió la pañolada incluso dos descabellos después de la estocada. Podía haber significado su segunda oreja y la Puerta Grande. Por esfuerzo no quedó. Por otras cuestiones surgen las dudas. actuación más importante que se le haya visto por estos lares. Y por otros, en lo que al arribafirmante respecta. Sin eco, pero con un valor muy seco y una capacidad de ganarle la acción a sus toros se mostró Serafín Marín. Con el pegajoso, gazapón e incómodo tercero, que iba e iba y nunca se iba de la muleta ni de su jurisdicción, y con el manso y complicado sexto, de una tremebunda seriedad que no arredró al catalán. Buscó la colocación cabal y resolvió con una profesionalidad no recompensada. Aunque durante la lidia se hizo la misma un lío a la hora de agarrar los mandos y mover los caballos. Juan Diego contó con un lote desinflado de fuerzas y de todo en general. Cumplió con el noblote primero, eficaz con el acero, y perdió un tanto el temple con el inválido cuarto, que si ya de por sí se caía, no necesitaba pues de algunos tirones que lo derrumbaron. Ponce y El Juli se ven las caras hoy en Madrid TEXTO: GUILLERMO LEAL ROSARIO PÉREZ FOTOS: LUIS ÁNGEL GÓMEZ Largos muletazos Sebastián Castella se había arreado con un toro que no se clarificó hasta tomada la muleta. Apretó en el caballo pero en cuanto se le dejaba a su aire buscaba las querencias. Tuvo el torero la virtud de sacárselo a los medios y quitarle tentaciones. Y también las ideas claras a la hora de plantear la faena por el pitón derecho, por donde había surgido la clarificación más noble del toro en su comportamiento. Largos los muletazos, enganchados en una serie más por el viento que por las astas, y limpios y ligados en otra, en su línea de linealidad pero con mayor fibra. Quiso al natural, pero al natural no era. Golpe de viento, golpe de descolocación con las tablas a la espalda y golpe de la bestia, que en el capote, de salida, ya se había rebotado por las nubes por ese mismo lado. Lo empaló por donde el conde Drácula empalaba en Transilvania a sus víctimas. Sin tino, afortunadamente. Le pudo taladrar hasta el intestino. No recuerdo tarde en que no le hayan zurrado los toros. Será, como dice Luis Álvarez, porque se coloca donde los toros zurran. No sé. Sólo sé que no se aflojó, que volvió a la cara y trazó la mejor tanda de derechazos de la faena, bien trazados y reunidos, hilvanados en la misma boca del platillo con enorme tersura y vibración. Muy ajustado siguió por manoletinas y enfiló el morrillo con suma rectitud con la espada por delante. La gente lo valoró con una oreja que premiaba la Expectación inusitada hoy en Madrid: Enrique Ponce y El Juli, las dos primeras figuras del toreo, harán el paseíllo juntos después de cinco años sin verse las caras en la plaza más importante del mundo. Ocurrió el 17 de mayo de 2000, fecha de la confirmación de alternativa de Julián López. Ha llovido mucho desde entonces, y en esta cita se espera la máxima rivalidad. El cartel de no hay billetes está más que colgado y la reventa hará su agosto. El valenciano y el madrileño compartirán terna con el mexicano Eulalio López El Zotoluco ídolo en su tierra. Su inclusión generó alguna polémica a la hora de confeccionar el cartel, en el que en principio sonaba el nombre de Fernando Cepeda. Pero, finalmente, la primera figura de México verá cristalizado su mayor sueño, gracias a la ayuda de Enrique Ponce, orgulloso de haber puesto a Zotoluco en el cartel. Si volviera a nacer, lo volvería a hacer. No estoy arrepentido; al contrario, me siento satisfecho, porque México me ha dado mucho. Es una manera de corresponderle señaló. Su deseo: Vivir una tarde triunfal como la del 5 de febrero en la Monumental de México Revivir esa tarde mágica es también el anhelo de El Juli, según comentó su apoderado, Roberto Domínguez. También explicó que su poderdante conoce las exigencias de Madrid con las figuras consagradas y acude muy responsabilizado y preparado Su meta: El triunfo. Lo necesita a nivel personal y va a salir a buscarlo como sea Por su parte, Zotoluco, después de ocho años dando cuenta de los hierros más duros en España, palpará ahora su ilusión de formar parte de la corrida más importante de la Feria, al lado de los dos maestros que ocupan la cima en este país El reto es grande y arduo. Madrid es Madrid y la afición les medirá como las máximas figuras que son. Ponce, por encima ya del bien y del mal, va en busca de su cuarta Puerta Grande, y El Juli, en el camino de un toreo más reposado, persigue su primera salida como matador por el portón de la gloria. El Zotoluco no será ningún convidado de piedra y todo México está hoy pendiente de su actuación. Los tendidos se inundarán de claveles, chanel y glamour. Los toros de Puerto de San Lorenzo dirán el resto.