Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Cultura LUNES 23 5 2005 ABC TOMAZ PANDUR Director teatral Me gusta despertar el subconsciente de los espectadores El director esloveno, uno de los grandes renovadores del teatro europeo, estrena el miércoles Infierno un espectáculo basado en la Divina Comedia de Dante, con el que el Centro Dramático Nacional cerrará su temporada en el María Guerrero TEXTO: JULIO BRAVO FOTO: ALJOSA REBOLJ -Usted ha realizado varios montajes basados no en obras teatrales, sino en textos no dramáticos. ¿Encuentra mejor inspiración en ellos? -La inspiración no la encuentro tanto en los textos como en las ideas. Lo que me gusta es dirigir ideas, pensamientos activos. Los pensamientos viajan a través del tiempo y del espacio, y parece que la Divina comedia es mi destino. Para mí es un libro sagrado, uno de esos grandes libros universales como la Biblia, el Corán, el Torah o los libros egipcios o tibetanos sobre la muerte. Es un clásico que sobrevive a los siglos y se ha convertido en un fenómeno. ¿En qué sentido compara la Divina Comedia con libros como la Biblia, el Corán o el Torah? -Todos luchan por una única verdad. Más o menos todos hablan de lo mismo, pero con distintas interpretaciones. De manera diferente, por supuesto, todas son autobiografías del alma. ¿Resulta más difícil llevar a escena estas obras que las piezas de teatro digamos que convencional? -Exigen un trabajo de investigación y de búsqueda muy grandes y muy distinto del trabajo de dramaturgia. Hay que abrir también grandes espacios de referencia, sobre todo si no quieres estar en un sólo lado, sino ver el problema desde miles de puntos de vista. Así concibo yo el teatro: una fusión de todas las experiencias del mundo, no sólo una. Para este Infierno por ejemplo, he investigado en la astrofísica de Stephen Hawking, en la física atómica contemporánea, porque Dante Alighierie fue un visionario, un profeta. Él predijo cosas que ocurrirían desde el medioevo italiano hasta hoy. ¿Cómo pasa de la novela al escenario? -Yo escribo mi propio guión, que en este caso está basado tanto en Dante como en Dantes Divinus de Nenad Prokic. Es la tercera puesta en escena que hago de Infierno Antes la monté en Eslovenia y luego en Hamburgo. Pero ésta es completamente diferente, está hecha para los actores que la interpretan. Yo creo que el teatro ha de realizarse en interacción. Todos deben estar implicados en la puesta en escena. Trabajo con actores, bailarines y técnicos españoles, pero el equipo creativo viene de las antiguas repúblicas yugoslavas: Croacia, de Serbia, de Eslovenia y de Bosnia... ¿Qué importancia tiene la música de Goran Bregovic en el montaje? -Es completamente nueva también, y tiene mucha importancia... Pero la misma que el resto de los elementos. Cada uno es igual al principio. Es teatro total. Si pones la música fuera de contex- Tomaz Pandur to, debe ser capaz de explicar la historia por sí misma. Lo mismo ocurre con las luces. Todos los elementos de la producción tienen la misma importancia en principio, y tú tienes que componerlos y darles unidad. La música, obviamente, conduce la idea con mayor fuerza, es la que une tiempo y espacio. -Usted procede de un país dividido políticamente, pero en este montaje une a croatas, serbios, eslovenos, bosnios... El arte no entiende de fronteras. -Naturalmente que no. Ésta es una prueba de que el teatro, el arte, van más allá de la política. No es fácil, naturalmente, colaborar con ellos, porque necesitan visas, pero nunca miraré la