Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 23 5 2005 ABC Decenas de militares y de voluntarios de Aldeas Infantiles y de la Escuela Superior de Hostelería se encargaron del reparto de las miles de raciones. La plaza Mayor se convirtió ayer, por decimoctava ocasión, en un inmenso comedor donde miles de personas disfrutaron de las 20.000 raciones del plato más castizo: el cocido madrileño. A cambio, sólo la voluntad, a beneficio de Aldeas Infantiles Garbanzos solidarios en la plaza Mayor TEXTO: MARIO DÍAZ FOTOS: ERNESTO AGUDO MADRID. Encaramado a su estatua, Felipe III contempló desde su privilegiada posición en mitad de la plaza Mayor cómo el monumental recinto se transformaba ayer en un gigantesco restaurante, donde se dieron cita miles de personas para degustar el tradicional cocido madrileño que, desde hace 18 años, la ONG Aldeas Infantiles elabora con la colaboración del Ejército de Tierra. Está muy rico, aunque algo fuerte para el calor que hace opinan dos turistas, Nancy y Vania, entre cucharada y cucharada. Ellas decidieron no repetir, pero sí lo hicieron muchos otros comensales: se habían cocinado unas 20.000 raciones del castizo plato, calculando unos cinco mil asistentes, y hora y media después de empezar el reparto la organización calculaba que incluso se podían quedar escasos. Con este cocido queremos agradecer a los madrileños su apoyo y colaboración con Aldeas Infantiles, resumía su presidente, Juan Belda, que a las dos de la tarde sirvió el primero de los miles de platos que se despacharon. Esta organización trabaja para erradicar la marginación entre los niños y, aunque las raciones eran gratuitas, cada comensal podía donar lo que deseara en varias huchas ubicadas junto a las mesas, e incluso asociarse. Los ingredientes Media tonelada de garbanzos empleó la organización para elaborar el gigantesco cocido, además de 100 kilos de repollo, 150 de carne de morcillo, 170 de patatas, 80 de gallina, 90 de chorizo, 90 de morcilla, 70 de tocino, 40 de huesos de jamón, 50 de hueso fresco de vaca, 90 de zanahorias, 20 de puerros, 10 de apios, 25 de sal y 2 kilos más, por último, de bicarbonato. 20.000 raciones fueron repartidas entre los miles de comensales que se acercaron a probar el típico plato. Entre ellos, muchas personas mayores, quizá los que más conocían la cita, puesto que muchos de los que probaron el cocido pasaban por la plaza casualmente. to a ellos, tratando de saciar a las concurridas colas que formadas ante los termos, varios voluntarios de la ONG y una decena de estudiantes de la Escuela de Hostelería y Turismo. La receta normal, pero en grande Si es un plato tan típico es porque está riquísimo, aunque podían haberle echado algunos garbanzos más exclamaba una señora cocido en mano. Probablemente no sabía que para elaborarlo se habían empleado 500 kilos de estas legumbres, junto a 150 más de carne de morcillo, 170 de patatas, 80 de gallina, y decenas de decenas de kilos más de apios, zanahorias, puerros, chorizo, morcilla, huesos de jamón o puerros. La receta normal de un cocido madrileño de toda la vida, pero algo más grande resumía entre risas un voluntario de la organización. Los corrillos de jóvenes tostándose al sol en el empedrado de la plaza Mayor sustituyen las hamburguesas por el cocido y, en las terrazas, algunos extranjeros apuran sus cervezas antes de fundirse conla cola para probar ese plato tan typical spanish En la Puerta del Sol, varios carteles anuncian esta monumental degustación, y muchos curiosos se encaminan a la plaza, a probar el plato más castizo a la sombar de la estatua de Felipe III. Con este cocido queremos agradecer a los madrileños su apoyo y colaboración con Aldeas Infantiles Las colas se sucedían, pobladas sobre todo de muchas personas mayores que, antes, además, habían disfrutado de los chotis y demás ritmos castizos. Viene todo tipo de gente: muchos mayores que acuden todos los años, turis- Las colas se sucedieron desde las dos de la tarde, cuando comenzó el reparto tas que están de paso, gente joven y vecinos que se lo encuentran y lo prueban... enumera el Brigada Márquez, al frente de un buen número de militares que colaboran tanto en la elaboración como en el reparto del cocido. Jun-