Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 5 2005 Cultura CENTENARIO MANUEL ALTOLAGUIRRE 71 Cartas de amor fraterno en la distancia ABC ha conseguido dos cartas inéditas del poeta, escritas curiosamente en el mismo año, y que reflejan, a la perfección, el carácter de un hombre que desconocía la egolatría y buscaba la opinión de otros con la generosidad que el talento proporciona. La vanidad no combina con la pasión por el trabajo, porque resta entrega, porque cercena la cesión del espíritu. Altolaguirre es, en estas cartas, el hombre que, desde la distancia, le escribe a sus hermanos María Emilia y Carlos dándoles cuenta de la película en la que ha puesto el alma, El Cantar de los Cantares Su hermana era monja y consideraba, por tanto, esencial informarla. De hecho, la familia era muy católica y Porfirio Smerdou, sobrino del escritor, que estuvo junto a él durante el trance de la agonía, contó que en aquellos duros momentos, rezaba, pedía perdón y tenía un crucifico entre las manos. Parece lógico, pues, que le comente a su hermano Carlos que ha llevado el filme a los jesuítas para que le den el visto bueno. co que combinó su fe con la República. Que se sepa nunca tuvo un enfrentamiento con los poetas de ideología socialista o comunista. En 1950, viajó a España para investigar sobre Misericordia de Galdós, para llevarla al cine. Vivió en la calle Ferraz, en la casa de su hermana Concha. El séptimo arte entró a formar parte de sus pasiones. Entregado a él, como a todo y como siempre, recibió el Águila de Plata, en México, por Subida al cielo cuyo argumento escribió mientras que la dirección fue cosa de Buñuel. Recibió, también, el premio de la Crítica en Cannes y París. Lo que quedó por hacer Cuando hizo estas películas ya estaba casado con María Luisa Gómez Mena, una multimillonaria cubana que lo siguió a México y para quien escribió: Gracias a ti hoy puedo estar conmigo Ella produjo algunos de sus filmes. Casada dos veces, una de ellas con un militar español de alta graduación- -de quien se dijo que no perdonaba que su ex esposa se hubiera casado con un poeta rojo y otra con un pintor, se enamoró perdidamente del poeta malagueño y, como él, era de extrema generosidad. Con motivo de la presentación en el Festival de Cine de San Sebastián de su versión de El Cantar de los Cantares de Fray Luis de León, el matrimonio viajó a España. Regresaron hacia Madrid el 23 de julio de 1959. El coche, ya en tierras de Castilla, sufrió un accidente- -fue a dar en un campo de trigo- que malhirió a Manolo y dejó muerta a María Luisa. El golpe- -sobre las once de la noche y a dos kilómetros del pueblo burgalés de Cubo de Bureba- se achacó a un frenazo brusco. Unas muchachas llamaron en petición de socorro. Altolaguirre fue llevado a la Clínica de San Juan de Dios, en Burgos. Su estado fue calificado de gravísimo. Sobrevivió tres días. El libro de Job que pensaba rodar en lugares castellanos nunca pudo ser. El autor de Fin de un amor había escrito así sobre la muerte: Parece que mi destino es el de vivir soñando A vida que es toda sueño la muerte no le hará daño El poeta en una imagen de juventud, a la edad de 24 años