Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 5 2005 69 Málaga recordará el centenario de Manuel Altolaguirre, una de las figuras de la generación del 27 La nueva entrega de La guerra de las galaxias bate el récord de taquilla en su primer día de exhibición en EE. UU. Muere Paul Ricoeur, figura imprescindible del pensamiento contemporáneo El filósofo fue uno de los grandes animadores de la corriente existencialista cristiana b Fallecido a los noventa y dos años, Ricoeur fue uno de los raros profesores que tomaron partido a favor de los estudiantes durante Mayo del 68 JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Olivier Abel anunció ayer la muerte de su amigo Paul Ricoeur (92 años) uno de los grandes filósofos franceses del siglo XX, profesor, historiador, epistemólogo, traductor, exegeta de la Biblia, mucho más apreciado en Nueva York que en París durante muchos años, hasta que una gloria tardía lo consagró como una figura imprescindible del pensamiento de su tiempo. Huérfano de padre y madre muy temprano, educado en un hospicio primero antes de consagrarse a la enseñanza, Ricoeur comenzó siendo un existencialista cristiano, en la gran estela de Jaspers y Gabriel Marcel, que marcaron profundamente su primer gran libro, Karl Jaspers y la filosofía de la existencia (1947) un libro contemporáneo de El Ser y la Nada de Sartre, publicado pocos años antes, y biblia canónica del existencialismo agnóstico. Con Mounier, Ricoeur fue uno de los grandes animadores de la corriente existencialista cristiana que floreció en torno a la revista Esprit. De aquella primera aventura- -a la que siempre fue fiel, hasta el fin- Ricoeur fue evolucionando hacia otros terrenos, como la fenomenología, la hermenéutica, la historia, los comentarios bíblicos, la historia y el pensamiento de la culpa, que lo emparenta, con frecuencia, con Paul Ricoeur AP Los hermanos Dardenne, junto a la actriz estadonidense Hillary Swank come knocking a los que han saltado con el mismo desdén con el que saltaría un tigre sobre un plato de lechuga. Y un largo, largo silencio alrededor de Hou Hsiao Hsien: la delicadeza de Tres tiempos su poética película, le debió de dar alipori al rudo Kusturica. El premio de interpretación femenina también puede tener su guiño: lo ganó Hanna Laslo por su simpático personaje en Free Zone del israelí Amos Gitai... Si recuerdan, la película reunía en un mismo coche o trama a tres personajes femeninos: una judía, una palestina y una estadounidense (que interpretaba Natalie Portman) y no sólo el personaje de la judía tuvo la mejor actriz, la ayer reconocida Hanna Laslo, sino que también ocurrió lo contrario, que esta actriz tuvo en sus manos el mejor personaje. Y de esta película, precisamente, es de donde desapareció el que había rodado Carmen Maura: hizo pufff como la chica de las mallas que acompaña al mago. El último de los galardones con más o menos peso, también llamado del Jurado lo ganó la película china Shangai Dreams Bueno, se puede soportar perfectamente que le den un premio, pero no el volver a verla. Y esto empezaba con un par de deducciones lógicas a la vista del Palmarés. Falta la última de ellas: cuando uno coincide tan de pleno con un jurado de Festival internacional es que ha de replantearse muy seriamente lo de seguir en activo. AFP Palmarés Palma de Oro: L enfant de JeanPierre et Luc Dardenne (Bélgica) Grand Prix: Jim Jarmusch, por Broken flowers (EE. UU. Mejor actriz: Hanna Laslo, por Free Zone (Israel) Mejor actor: Tommy Lee Jones, por Los tres entierros de Melquiades Estrada (EE. UU. Mejor director: T. L. Jones Michael Haneke, por Caché (Francia) Mejor guión: Guillermo Arriaga, por Los tres entierros de Melquiades Estrada (EE. UU. Premio del Jurado: Shanghai Dreams de Wang Xiaoshuai (China) Palma de Oro al mejor cortometraje: Podorozhni (Caminantes) de Igor Strembitskyy (Ucrania) Premio Caméra d Or Moi, toi et les autres de Miranda July (EE. UU. y Sulangam Enu Pinisa (La tierra abandonada) de Vimukthi Jayasundara (Sri Lanka) Premio Sección Un certain regard Moartea domnului Lazarescu (La muerte del señor Lazarescu, de Cristi Puiu (Rumanía) Premio de la Cinéfondation: Buy it now de Antonio Campos (Estados Unidos) Emmanuel Levinas. Ricoeur se inició a la vida pública con las protestas europeas que siguieron a la condena y ejecución de Sacco y Vanzetti, los legendarios anarquistas norteamericanos. Desde entonces, el compromiso político no partidista estuvo íntimamente ligado a la reflexión filosófica, ética y estética. Profesor emérito, sin embargo, fue víctima de un cierto ostracismo inconfesable. Durante los acontecimientos de Mayo del 68, él fue, con Alain Touraine, uno de los raros profesores que tomaron partido a favor de los estudiantes, que, paradójicamente, no soportaban la obra filosófica de Ricoeur, acogido con los brazos abiertos en las grandes universidades de la costa Este americana, donde consiguió pronto gran respeto, influencia y celebridad. Ricoeur sólo fue finalmente aceptado en los medios filosóficos franceses muy tardíamente, tras el ocaso de las escuelas y epidemias existencialistas y estructuralistas.