Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 5 2005 Internacional 33 El ejército chileno pierde la esperanza de rescatar más supervivientes en Los Andes Al menos 14 reclutas muertos y 31 desaparecidos LIBIO PÉREZ. CORRESPONSAL SANTIAGO. Tengo la convicción de que todos están muertos dijo el jefe del Ejército chileno a las familias de los 31 reclutas desaparecidos y de los otros 14 que fallecieron congelados en las altas montañas de la cordillera de los Andes. Los soldados fueron sorprendidos por una fuerte ventisca de nieve con temperaturas de hasta 20 grados bajo cero. El general Juan Emilio Cheyre destituyó a dos mandos, admitió errores en las operaciones, reconoció incapacidades profesionales y abrió un proceso en los tribunales militares. La tragedia comenzó el miércoles, cuando surgieron las primeras informaciones sobre las dificultades que tenía un batallón del regimiento de Los Ángeles- -a 500 kilómetros al sur de Santiago- -para regresar a su base, tras varios días de ejercicios de alta montaña en los que participaban 485 reclutas, la mayoría menores de 20 años de edad. Desde ese mismo momento, el Ejército ofreció confusas y contradictorias versiones sobre el número de supervivientes y víctimas mortales, que levantaron continuas y crecientes olas de indignación entre los familiares de los soldados, casi todos originarios de empobrecidos sectores rurales. compañeros, pero que nada pudieron hacer por ellos. Yo sólo miraba para adelante y no quería mirar para el lado o atrás, para no ver a los compañeros que caían relató otro joven, que no dio su nombre por órdenes impartidas por sus superiores. AP Aislados en la nieve Una compañía completa de militares- -unos cien efectivos- -quedó aislada primero y se dispersó después, lo que resultó fatal para las 14 víctimas, cuyos cuerpos comenzaron a ser recuperados el viernes en una zona que acumulaba hasta dos metros de nieve. El presidente Ricardo Lagos, ante la magnitud de la tragedia, decretó duelo nacional y ofreció ayuda a las familias de las víctimas. El Ejército, entre tanto, relevó a tres oficiales del mando del regimiento de Los Ángeles por su responsabilidad en la operación militar. La orden de destitución emanó directamente del comandante en jefe del Ejército, el general Juan Emilio Cheyre, quien responsabilizó a los oficiales por falta de criterio y capacidad profesional en la dirección de la expedición militar. En el regimiento de Los Ángeles centenares de familiares de los reclutas realizaban ruidosas protestas, mezcladas con llanto, desmayos y escenas de fuerte dramatismo. El batallón de reclutas que sufrió la tragedia llevaba apenas un mes de instrucción cuando fue enviado a la alta montaña, con equipos y vestuarios inadecuados para el duro clima, y con medios tecnológicos insuficientes para mantener contacto por radio con su base y sus mandos. Los jóvenes que sobrevivieron relataron que vieron caer a varios de sus