Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 5 2005 31 Las expulsión de Cuba de políticos españoles y europeos pone en evidencia la política de Zapatero Los social- demócratas alemanes temen una derrota en las elecciones de Renania del Norte y Westfalia La Casa Blanca admite que se trata de un delito A. A. NUEVA YORK. Aunque la primera reacción de Bush ante la foto de Sadam en calzoncillos fue dudar de que fuera a atizar la insurgencia iraquí y abstenerse de criticarse su publicación, un portavoz de la Casa Blanca reconoció posteriormente que su difusión es una clara violación de las directrices militares sobre el trato a prisioneros y probablemente de las reglas de la Convención de Ginebra Mientras el gobierno estadounidense orilla la Convención respecto a los detenidos en cárceles como la de Guantánamo, argumentando que su condición de combatientes enemigos no les hace merecedores de sus prerrogativas, las condiciones de encarcelamiento indefinido y las torturas en Guantánamo, Irak y Afganistán no han hecho sino enturbiar la imagen internacional de Washington, especialmente en el mundo árabe. Tras forzar a la revista Newsweek a retractarse de una información sobre la profanación del Corán en Guantánamo, la Casa Blanca ha iniciado una investigación para averiguar quién hizo las fotografías del ex presidente iraquí en la prisión y quién las puso en manos de los diarios sensacionalistas The Sun y The New York Post. La difusión de las imágenes desató un gran debate en los principales medios de comunicación estadounidenses. El New York Times reprodujo en pequeño y en su tercera página la portada del Sun y dedicó un artículo a analizar la reacción de la prensa internacional ante las imágenes, en tanto que para Los Angeles Times se trata de una noticia legítima al margen de su buen o mal gusto. Asistentes al Foro Económico Mundial escuchan la intervención de Laura Bush AP Laura Bush insta a los líderes árabes a ampliar los derechos de las mujeres La esposa del presidente de EE. UU. intenta pulir la imagen de su país norteamericana ha ensalzado también los extraordinarios progresos alcanzados recientemente por las mujeres en Oriente Próximo ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Durante sus cuatro primeros años en la Casa Blanca, Laura Bush adoptó un papel mucho más discreto que el de su predecesora, Hillary Clinton. Pero desde que George W. Bush revalidó su mandato, la primer dama ha cobrado un creciente protagonismo: mientras el presidente ve su popularidad en franco declive, Laura Bush es una de las mujeres más admiradas de EE. UU. Ayer dio un nuevo impulso a su carrera pública como embajadora de buena voluntad, decidida a mejorar la deteriorada imagen de su país en el b La primera dama mundo árabe: no hurtó su condición de estrella de la conferencia organizada por el Foro Económico Mundial en Jordania e instó a los dirigentes de Oriente Próximo a ampliar los derechos de la mujer: La libertad, sobre todo la libertad para las mujeres, es más que la ausencia de opresión. Es el derecho a hablar y a votar y a rezar libremente Dos meses después de una visita sorpresa a la capital de Afganistán, Kabul, y tras sus celebradas ironías sobre la tendencia de su marido a resolver los problemas del rancho con la motosierra (habilidad que le ayudó a comprender su sintonía con Dick Cheney y Donald Rumsfeld) la bibliotecaria Laura ha empezado a jugar un papel más activo en la arena política. Su verdadero baño internacional acaba de dárselo en Ammán, donde la primera dama recordó los extraordinarios progresos alcanzados reciente- mente por las mujeres en Oriente Próximo. En Ammán también, alabó la desaparición del opresivo régimen de los talibanes en Afganistán y se mostró entusiasmada de la decisión adoptada la semana pasada por el Parlamento de Kuwait de conceder a las mujeres el derecho de voto. Intervención que suscitó una andanada de aplausos. Y mientras en las calles de la capital jordana se celebraba una protesta contra el maltrato de prisioneros musulmanes a manos de carceleros estadounidenses, Laura Bush reconoció que el desarrollo de una democracia verdaderamente integradora lleva tiempo: En mi país, las mujeres no tuvieron garantizado el derecho a votar hasta un siglo después de su fundación dijo antes de hacer hincapié en la necesidad de que las sociedades favorezcan la educación para que la libertad eche raíces