Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 22 5 2005 ABC ISIDORO BARRIOS ANTONIA DE LA CRUZ Afiliados del PP de Las Rozas Nos detuvieron por ser militantes del PP MADRID. La cita es en la casa de Antonia de la Cruz, en el municipio madrileño de Las Rozas. Esta ama de casa reconoce que ha cogido miedo a salir a la calle. Desde que el pasado 25 de enero fue detenida junto a su compañero de partido Isidoro Barrios al llegar a la comisaría de Moratalaz, por los incidentes ocurridos en la manifestación convocada por la Asociación Víctimas del Terrorismo, no levanta cabeza. Él, visiblemente afectado, defiende su inocencia, pero sin acusar a nadie. ¿Agredieron al ministro de Defensa durante aquella manifestación del 22 de enero? -Antonia de la Cruz: En ningún momento. -Isidoro Barrios: En ningún momento. ¿Y lo intentaron? -I. B. En ningún momento. ¿Le insultaron? -I. B. Tampoco. ¿Vieron a alguien que agrediera o intentara agredir a José Bono? -I. B. No, a nadie. ¿Por qué fueron a la manifestación? -I. B. Fuimos en apoyo de las víctimas del terrorismo. ¿Cómo recuerdan el incidente con el ministro? -I. B. En un momento determinado oímos mucho murmullo detrás de nosotros y una persona dijo que venía el señor Bono. A partir de ahí se arremolinó la gente, nos empujaron y nos llevaron hasta la situación que se puede ver en la fotografía. ¿Y qué hicieron? -I. B. Pues nada, yo sólo trataba de sujetar la bandera en la mano. -A. C. Cuando se armó ese follón tremendo, vimos que insultaban al ministro y tuvimos la mala suerte de que nos pilló en la calle de Alcalá con la calle Peligros, cuando el señor ministro salía de la manifestación. Entonces, al volvernos, fue cuando vino toda la avalancha de gente que nos llevó hacia él. Nos rompieron la bandera, que llevaba Isidoro Barrios, y a mí, alguien de la escolta, o del grupo que llevaba el ministro, me dio en la espalda. De ahí la cara de susto y de miedo que yo tenía, al verme empujada y agredida. ¿Le dieron un golpe? -A. C. Sí, sí, por la espalda. Y lo único que queríamos era salir de ahí cuanto antes. -Usted, señor Barrios, ¿qué hacía con la bandera? Porque la estaba moviendo. -I. B. No, como estábamos muy apretados, no podía ni bajar los brazos, por eso la tenía arriba. Intentaba no herir a nadie. La trato de bajar y de recoger y es ahí cuando alguien se imagina que yo iba a pegar al ministro. En fin, una cosa... Entonces es cuando me la quitan y me la rompen. ¿Qué hicieron cuando de pronto Ellos también piden que se sepa la verdad- -para recuperar el honor perdido, añaden- después de que un inspector jefe de la Brigada de Información de Madrid declarara ante el juez que se opuso a su detención por falta de pruebas TEXTO: MARIANO CALLEJA FOTO: EFE Los dos militantes, con el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados I. B. Allí había muchos que estaban más cerca del ministro que nosotros, y en un tono más agresivo se encontraron con su fotografía en los medios de comunicación? -A. C. Nosotros nos vinimos a nuestras casas tan tranquilos. Cuando llegué me llamaron y me dijeron que estábamos en internet. Me metí en internet, y efectivamente, estábamos ahí. ¿Qué pensó en ese momento? -A. C. A partir de ese día fue un sin vivir. Llamé a Isidoro, diciéndole que A. C. Esto nos ha afectado muchísimo en nuestra vida. Incluso nos ha dado miedo salir a la calle estábamos en internet. Isidoro no durmió esa noche. A las ocho de la mañana fuimos al quiosco, estábamos en todos los periódicos, y desde ese momento ha sido un martirio, porque nosotros ni somos políticos, ni vivimos de la política, ni nada de nada. Somos afiliados del PP, personas de Las Rozas de toda la vida, superconocidas, que nunca hemos dado nada que hablar y ver- nos involucrados en esto nos ha afectado muchísimo en nuestra vida personal y familiar. Incluso nos ha dado miedo salir a la calle. ¿Todo esto ha cambiado en algo su vida? -I. B. Sí, muchísimo. Yo tengo una pequeña empresa y desde luego ya no es lo mismo que antes. Anímicamente me encuentro mal, he tenido que ir dos veces al médico de urgencias. Soy diabético y me subió mucho el azúcar. Debido a eso, cogí una depresión. Ya no soy la misma persona que era antes. Si quiero dormir, tengo que tomar pastillas, porque si no, no puedo. -A. C. Totalmente. En principio me daba miedo salir a la calle. Un día tenía que ir al médico y tuve que llamar a mi hermana para que me llevara porque era incapaz de salir sola. Tenía miedo a que se metieran conmigo. Estaba obsesionada con que me reconocían en el metro y el autobús. Han sacado mis fotos, mi casa y mis teléfonos continuamente. Eso sí, he recibido llamadas de apoyo de toda España. ¿El partido les ha apoyado? -A. C. Sí. El partido en Madrid se ha portado fenomenal y Esperanza Aguirre no nos ha dejado solos en ningún momento. -A. C. Y estamos a disposición del partido para lo que haga falta. ¿Cuando leyeron que un inspector jefe se opuso a su detención por falta de pruebas, qué pensaron? -A. C. A mí me ha dado mucha alegría que una persona que no está manipulada haya dicho la verdad. ¿Quién creen que dio la orden de detenerlos? -I. B. No sabemos. Simplemente, nos detuvieron porque éramos del Partido Popular. Ése ha sido nuestro problema, porque allí había, según se ve en las imágenes, muchas personas que estaban mucho más cerca del ministro que nosotros, y en un tono mucho más agresivo. -A. C. Porque nosotros no hicimos nada. Los policías tendrían alguna orden para detenernos. ¿Van a volver a otra manifestación de las víctimas del terrorismo? -I. B. Sí, por las víctimas del terrorismo, sí. -A. C. Hemos estado en todas las manifestaciones contra el terrorismo, por Miguel Ángel Blanco, el 11- M... ¿Qué le dirían al delegado del Gobierno? -A. C: Que nos han hecho mucho daño, quien haya sido. Nosotros tenemos la conciencia muy tranquila, porque no hemos hecho nada, y nos han metido en este lío que nos está afectando muchísimo en nuestra vida. ¿Qué solución esperan? -A. C. Yo lo único que quiero es que se sepa la verdad, para ser las personas que éramos antes, porque nuestro honor ha caído por los suelos.