Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional DOMINGO 22 5 2005 ABC Duran Lleida tacha de insensato a Zapatero por su enfoque sobre ETA b El portavoz de los nacionalistas catalanes dice que su grupo votó a favor de la resolución del PSOE sobre el diálogo con la banda para no parecer supporter del PP ABC BARCELONA. El secretario general de CiU y portavoz del grupo catalán en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, tachó de frívolo, temerario e insensato al presidente el Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por su estrategia ante un eventual diálogo con la banda terrorista ETA. Asimismo, Duran Lleida pidió al jefe del Ejecutivo discreción y sugirió la existencia de discrepancias al respecto dentro del PSOE. El dirigente nacionalista catalán considera temerario el planteamiento del que está haciendo el Gobierno sobre una negociación con ETA. En su opinión, se trata de una cuestión de Estado y, como tal, no puede tratarse con la frivolidad con la que lo está haciendo Zapatero y con la insensatez e inconsistencia con que lo aborda el Ejecutivo socialista. En la carta- web que dirige semanalmente a los militantes de Unió, Duran Lleida sostiene que si se tiene que negociar con el entorno de ETA, para acabar haciéndolo con la banda terrorista, se debe hacer con discreción y, cuando haya resultados, comprometer al Parlamento. Zapatero lo hace al revés Dudo- -añade el líder de UDC- -que haya nada ligado y, si hay algo, es insignificante y se aguanta por los pelos. No sé si es temeridad o ingenuidad o las dos cosas a la vez Los parlamentarios de CiU, en el último debate sobre el estado de la Nación CHEMA BARROSO Tras la negativa del PSOE y ERC a apoyar alguna de las mociones de CiU en el debate sobre el estado de la Nación, el PP ve ahora la posibilidad de romper a través de los nacionalistas catalanes el aislamiento parlamentario al que le someten los socialistas y sus socios El disputado voto de CiU J. L. LORENTE Discrepancias en el PSOE Duran no sólo plantea su abierta discrepancia sobre el enfoque de Zapatero en materia de lucha antiterrorista, también sugiere desacuerdos con la estrategia del presidente del Gobierno en el grupo parlamentario del PSOE. Consciente de que su análisis no deja de sorprender- -dado que votó a favor de la resolución del PSOE sobre el diálogo con ETA si deja las armas- Duran explica tal decisión con el argumento de que, aunque no tiene justificación había que actuar de acuerdo con lo políticamente correcto y no aparecer como supporters del Partido Popular Asimismo, indica que el grupo de CiU no podía dejar de apoyar cualquier expectativa del fin de la violencia. Al fin y al cabo, como dice un importante dirigente socialista, políticamente Zapatero no tiene columna vertebral, pero hay que reconocer que es un chico con suerte concluye el dirigente nacionalista catalán. MADRID. El portavoz de CiU en el Congres, Josep Antoni Duran Lleida, no salía de su asombro el pasado miércoles, cuando tras preguntar al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la sesión de control al Gobierno, las bancadas del PP aplaudieron su intervención. El hecho no pasaría de ser una mera anécdota en las dos últimas legislaturas- -sobre todo, en la primera de Gobiernos de Aznar, cuando populares y nacionalistas catalanes eran aliados- pero no en la actual. El principal partido de la oposición ve ahora la posibilidad de romper con CiU el aislamiento parlamentario al que le han sometido los socialistas y sus socios este último año. Un aislamiento al que habitualmente se han sumado los nacionalistas catalanes. El cambio de estrategia de Conver- gència y Unió se produjo al término del debate sobre el estado de la Nación. Tras comprobar que ninguna de sus propuestas de resolución era aprobada en el Congreso- -algo que nunca había sucedido- Duran proclamó el martes que su grupo abría una nueva etapa en sus relaciones con el PSOE y ERC para lo que resta de legislatura. El enfado de CiU con los diputados de ERC y el PSOE- -especialmente con los del PSC- -ha sido patente esta semana. A los nacionalistas catalanes les molestó que sus colegas socialistas comentasen que no habían apoyado ninguna moción de CiU porque el grupo de Duran se había aliado con el PP. El portavoz nacionalista se apresuró a matizar que los populares sólo respaldaron sus propuestas de resolución sobre economía, dependencia e inmi- gración, mientras CiU votaba otras dos mociones del PP. La ovación que los populares dedicaron a Duran al día siguiente llevó a los diputados del PSC en Madrid a redactar un comunicado de prensa en el que señalaban que los aplausos del Grupo Popular eran un signo evidente que había un pacto entre CiU y PP. ¡Simplemente, patético! Si cada vez que los socialistas me han aplaudido en intervenciones en el Congreso- -y hay que decir que lo han hecho sobre todo en política exterior- -el PP hubiese sacado un comunicado, yo sería más zapaterista que el PSC responde Duran en la carta- web que dirige semanalmente a los militantes de Unió. El PP, a la espera No obstante, el hecho de que CiU se aleje del PSOE no significa que se vaya a echar en brazos del PP, según quiere dejar claro Duran. Ejemplo de esa distancia que CiU quiere marcar con el PP y el PSOE es la dura crítica lanzada por el portavoz nacionalista contra populares y socialistas por negarse esta misma semana en el Congreso a traspasar el Forcem a Cataluña. Así las cosas, la dirección del Grupo Popular está a la espera de ver cómo marchan los acontecimiento en su estrategia de acercamiento a los nacionalistas catalanes, con la vista puesta en importantes votaciones que tendrán lugar en la Cámara Baja antes de que finalice el actual periodo de sesiones (el 30 de junio) Es evidente el interés de los populares en no quedarse solos en la votación del informe de conclusiones de la comisión parlamentaria del 11- M.