Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 22 5 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES ¡AY! POR EL ESTE, ¡UF! POR EL OESTE L muy poco ejemplar grupo periodístico de Rupert Murdoch ha publicado en medio mundo- -el otro medio no lee periódicos- -una fotografía de Sadam Husein en calzoncillos. Eso es lo que hoy se entiende, desde el Sun del Reino Unido al New York Post de los EE. UU. como una exclusiva informativa. ¿Será verdad, como predicaban los jóvenes revolucionarios del 68, que miles de millones de moscas no pueden equivocarse y que es prudente, y hasta solidario, comer mierda? Parecida repugnancia me producen las imágenes- posadas y no robadas dicho sea en el lenguaje propio del mercado gráfico- -de Josep Lluís Carod- Rovira en M. MARTÍN actitud de probarse una FERRAND corona de espinas mientras, complacido, le fotografía Pasqual Maragall ante la sonrisa generalizada del séquito con que estas dos patas del taburete catalán han viajado a Israel para, aprovechando el caso y con la colaboración teórica del equipo del ministro Moratinos, menospreciar con gestos evidentes la bandera española. En el caso de Sadam Husein se ofende a los lectores con sensibilidad, que algunos quedan, al romper el escudo de intimidad que, para no convertirnos en bestias, debe amparar a cualquier ser humano, aunque sea tan abyecto como el tirano iraquí. También en la instantánea de Carod y Maragall se ofende a cualquiera, sin necesidad de que sea creyente y piadoso, que tome en consideración el peso de las religiones y el valor histórico de la figura de Jesús de Nazaret. ¿Por qué? Hemos entrado, fatalmente, en un concepto bipolar de la vida en el que, en la carencia del debate de las ideas, algo siempre provechoso y deseable, se opta por los símbolos y las imágenes como mazas para la destrucción del diferente. Léase la magnífica biografía de Mussolini de Richard J. B. Bosworth, viejo profesor de Cambridge, para poder sospechar, como puede hacerlo desde el liberalismo, las conexiones que enlazan el espíritu social del fascismo con muchas de las formas, especialmente las dialécticas, de las socialdemocracias mediterráneas. La situación, aquí y ahora, no parece cambiante. Ayer publicaba La Voz de Galicia una encuesta prospectiva de las próximas elecciones autonómicas gallegas y, según ella, el PP perdería un escaño en La Coruña, otro en Lugo y tres en Pontevedra. Eso sería perder la mayoría absoluta por dos escaños y, dada la incapacidad popular para relacionarse y hacer amigos, tanto como dejar a Manuel Fraga y sus marionetas lejos del espectáculo. Algo que puede comprometer, incluso definitivamente, el futuro político de Mariano Rajoy, un hombre que predica la firmeza en sus artículos periodísticos pero que no la concuerda con la vida interior de su partido, y lo tiene lleno, como si se tratara del dormitorio de una mocita, de muñequitos de peluche. AMISTAD E M E caía bastante gordo Christopher Hitchens, el Hitchs de Martin Amis, sahumado hasta ayer tarde por toda la progresía carpetana que lee inglés (o sea, por poca gente pero ruidosa) El año pasado, Hitchs era todavía un trosquista británico casi provecto que se permitía ciertas licencias infantiles con viejos guerreros de talla homérica, como mi venerado Conor Cruise O Brien. Hizo bien Amis, su antiguo compañero de juegos, al ponerlo en evidencia en dos impagables páginas de Koba el Terrible, que no es un libro sobre Stalin, como van diciendo por ahí unos cuantos, sino sobre los lectores de Hitchens. Pero más vale tarde que nunca: Hitchens se ha pasado a los neoconservadores. Congratulations. Como la taciturnidad nunca ha sido su fuerte, ha narrado con dilatados pormenores la experiencia en una entrevista interminable publicada en Frontline, el periódico digital que dirige David Horowitz. La he recorrido varias veces, tratando de encontrarle interés. En vano, pero no hay que desespeJON rar. Hitchs está empezando a descubrir JUARISTI un mediterráneo donde ya se han bañado otros izquierdistas desengañados, como Conor Cruise O Brien, sin ir más lejos. Lo que más le ha sorprendido es la reacción de sus amigos progres de toda la vida, que le han retirado el saludo. Y Hitchs comenta, con una desolación algo cómica, lo frágil que resulta el sentido de la amistad en los ambientes de izquierda. En cuanto les llevas la contraria, se ensucian en tus muertos, viene a decir. Comprendo la desazón de Hitchens. Se le va a hacer duro, pobrecito, los primeros meses. Como a todos los que atravesamos antes que él por trances parecidos. Luego, lo agradecerá. La cantidad de pelmas que te quitas de encima, eso no tiene precio: la de almas aburridas y erráticas, acostumbradas a meter sus narices en tus asuntos, que desaparecen repentinamente del horizonte. A la mayoría de ellos no volverás a verlos nunca, Hitchs: nunca. ¿No te parece maravilloso? Y nada te digo de los estó- lidos merodeos sexuales que vas a ahorrarte. Ni de la cantidad de tiempo que te van a dejar libre para que aprendas a vivir y a pensar por tu cuenta. Eso es lo mejor que tiene la izquierda: el alivio que produce abandonarla. Suelo decírselo a mis amigos de derechas de siempre (que, por cierto, ya eran amigos míos cuando yo era de izquierdas) no sabéis lo que os habéis perdido. Pues claro que la amistad de la izquierda está condicionada a la sumisión ideológica o al conformismo borreguil, vaya novedad, Hitchs. Por España corre un tópico muy divertido: los ancianos militantes del Felipe aseguran que todos los que estuvieron en sus filas contra el franquismo mantienen una amistad inquebrantable. Ya, ya. Lee las memorias que nos están infligiendo y me dirás en qué queda esa florecilla franciscana. Yo entiendo que algunos lo pasen mal. Me duele, por ejemplo, la actual situación de los disidentes socialistas vascos, a los que considero amigos entrañables. No les aconsejaría afiliarse al PP (dejemos las groserías sectarias para el rebaño mozárabe) No los veo en un partido de centroderecha. Me gustaría explicarles también que la trinchera socialista frente al nacionalismo vasco, esa que todavía defienden en solitario los firmantes de la carta a Patxi López, no es la única ni la mejor ni sea ya probablemente una trinchera, sino un pozo atascado, pero sé que les costaría mucho admitirlo. Cualquier salida al embrollo presente pasa, sin embargo, por la valoración de la amistad forjada durante el último decenio entre los constitucionalistas vascos de distinto signo. La amistad, la verdadera amistad, constituye un vínculo cordial con una virtualidad política más que evidente. En realidad, la nación es una forma no partidista de amistad, perfectamente distinguible de la escarlatina progre del buen talante, tan primorosamente reflejada en una Canción de amigo de la trovadora gallega Susa da Vaca: Permíteme que te muerda, consiénteme que te maje, que te infame y que te ultraje y que te cubra de mierda. Soy, recuerda, quien más te estima en la izquierda: deja que te raje el traje con mi garfio de abordaje: la amistad, que no se pierda. PALABRAS CRUZADAS ¿Eran necesarios los cambios en el Instituto Elcano? CAMBIAR LO QUE FUNCIONA BIEN MANTENER EL SENTIDO DE ESTADO E STE Gobierno se ha marcado el objetivo de retirar a España de la primera fila de la escena internacional. Ya no somos interlocutores privilegiados de la única potencia; las relaciones con la primera y más pujante nación europea- -el Reino Unido, que tiene un Gobierno socialista- -son manifiestamente mejorables; se ha dejado desaparecer el Foro Formentor, la gran cita anual de los protagonistas de la política mediterránea, y está por ver si el Real Instituto Elcano podrá sobrevivir a los avatares que afronta. El Gobierno del PP creó un centro de reflexión suprapartidista. Le dio un presidente que había ejercido responsabiliRAMÓN dades de Gobierno con el PSOE y el PP y PÉREZ- MAURA le dio un director que había tenido cargos públicos con el PSOE. Era una muestra de la voluntad de crear un órgano que pudiera servir con lealtad a los intereses del Estado. Y por ello el Príncipe de Asturias asumió la Presidencia de Honor. Todo está hoy en entredicho. Se ha nombrado un presidente indisimuladamente afín al Gobierno y se ha intentado nombrar un director que ha suscitado el rechazo del PP. Y todo eso sin una sola crítica al trabajo de los últimos cuatro años. Había que quitar a los que están y poner a los nuestros Mustio collado. E N el forcejeo internacional los estados respetables mantienen un hilo conductor a través del tiempo. Josep Piqué mantuvo esa continuidad. Ana Palacio la rompió. Miguel Ángel Moratinos la cosió y restableció. Sin ese hilo mayor nada es posible. España no debe deteriorar su desigual relación con Estados Unidos. Ha de hacerlo, sobre todo, como miembro de la Unión Europea. En política, la deslealtad se paga: a precio altísimo en la arena global. El Instituto Elcano no debe presumir de independiente (depende del Estado) Aunque sin el sector privado pedalee en el vacío. El Instituto debe aconsejar en DARÍO problemas de la agenda europea y la reVALCÁRCEL lación con Estados Unidos. Pero América Latina de un lado; Marruecos y Argelia de otro son vitales para España. Asia lo será pronto. El nuevo presidente Gustavo Suárez Pertierra ha sido ministro de Defensa y de Educación. Es un catedrático abierto, sagaz e íntegro. En la nueva etapa debería huirse de la dispersión, los recados y el bla bla. El PP colaborará en zonas próximas a la política de Estado. España, en fin, es más que PP y PSOE. Hay catalanes, vascos o valencianos que deben estar. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate